domingo , 21 abril 2024
Home Misceláneas Narcos: Del Frade apunta a la raíz de un problema complejo
Misceláneas

Narcos: Del Frade apunta a la raíz de un problema complejo

La presencia de las Fuerzas Armadas en las calles, ha suscitado inquietudes disímiles en la ciudadanía.
El capitalismo necesita del narcotráfico, del contrabando de armas y la trata de personas. Rosario parece ser la geografía de un gran experimento político y social de control sobre su población y riquezas para que queden a merced de intereses ajenos a las propias fronteras argentinas.

Carlos del Frade | [email protected]

Estamos en una guerra sin cuartel…el ejército está atado de manos – dice y repite la ministra de Seguridad del gobierno supuestamente nacional, Patricia Bullrich, empecinada en aplicar la Doctrina de Seguridad Continental desde sus tiempos en la misma función durante la administración del ingeniero Mauricio Macri. En ocasión del intento de copamiento al canal de televisión de Ecuador, la señora Bullrich adelantaba que el problema era “continental” y que Rosario repetía lo que sucede en el país sudamericano.

La clave de aquella doctrina de la DEA y el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos era la definición de narcoterrorismo como excusa de la intervención de fuerzas federales en las ciudades latinoamericanas para generar un combate que, en realidad, luego se convierte en una herramienta de control social sobre los sectores populares y juveniles.

Miles de muertos en cada uno de los países donde se aplicó este plan y el narcotráfico cada vez más fortalecido.

Hipocresía del sistema

El capitalismo necesita del narcotráfico, del contrabando de armas y la trata de personas. En Rosario, además, la ocupación territorial garantizará la extranjerización de la principal fuente de recursos de la Argentina que es el comercio exterior de granos y derivados que surge del sur de la provincia de Santa Fe a través del Paraná.

No resulta casual que en la misma semana que se hablaba de los asesinatos cobardes de cuatro trabajadores muy jóvenes, dos taxistas, un colectivero y un empleado de una estación de servicio, la Aduana supuestamente Nacional anunciaba un convenio con el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos para planificar la “hidrovía”, lo mismo que aceptó Paraguay tres años.

No hace mucho tiempo Rosario asistió al “hallazgo” de casi 130 kilogramos de cocaína olvidados en una lancha a la deriva frente a la lujosa zona del llamado puerto norte rosarino. La clara demostración de que el Paraná debe ser custodiado por expertos internacionales, nada menos que el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos.

El drama rosarino no es consecuencia de un cartel, sino de la disputa brutal de las sobras de aquellos cargamentos que desde el 24 de abril de 1978 salen del puerto rosarino hacia distintos lugares del mundo.

La pelea por el dinero que emerge de esas sobras está protagonizada por lo menos por 47 bandas narcopoliciales barriales que fueron denunciadas por uno de nuestros trabajos en diciembre de 2023.

Esas bandas no tienen relación alguna con Medellín, Cali, San Pablo o Sinaloa.

Es un problema político provincial que únicamente tendrá solución cuando todas las fuerzas políticas santafesinas, el ejecutivo y el legislativo, intervengan civilmente las comisarías más relacionadas con las bandas que luego operan como si fueran un gobierno de facto en algunos barrios de la ex ciudad obrera.

Y, en forma simultánea, se triplique la inversión en trabajo, educación, cultura, alegría y deportes en esas regiones devastadas por el empobrecimiento y la presencia de esos nichos de corrupción policía que generan la presencia de un estado corrupto, no la narcozoncera de un estado ausente como se escucha desde hace años.

Rosario parece ser la geografía de un gran experimento político y social de control sobre su población y riquezas

A merced.

La desarticulación de la conciencia democrática genera la necesidad de reivindicar la mano dura y la represión como solución ante el miedo de los asesinatos contra “gente inocente”. Es más sencillo clamar venganza que construir justicia. Avalar métodos carcelarios al borde mismo de la violación de derechos y garantías constitucionales que trabajar en sistema vinculados a la seguridad ciudadana y democrática.

El famoso hartazgo sumado al miedo deja de lado esos elementos y se espera, en vastos sectores de la sociedad rosarina en particular y argentina en general, en que se desaten las manos del ejército, como clama la señora Bullrich.

Rosario parece ser la geografía de un gran experimento político y social de control sobre su población y riquezas para que queden a merced de intereses ajenos a las propias fronteras argentinas.

Decir estas cosas es ubicarse en un escenario antipopular y hasta susceptible de ser señalado como cómplice de narcos a pesar de las amenazas de muerte recibidas.

Elegimos pensar y decir con sinceridad lo que sabemos, estudiamos y trabajamos desde hace un cuarto de siglo como muestra de respeto a quienes sufren el dolor producido por los asesinatos cobardes impulsados por bandas narcopoliciales barriales, absolutamente desclasadas de su entorno.

Porque el narcotráfico, el negocio que produce, está muy lejos de la sangre derramada y no tiene nada que ver con tanques en las calles. El narcotráfico es cuestión de las burguesías. Y sobre ellas no hay requisas.

Sobre el autor

Carlos Alfredo del Frade es un periodista de investigación, escritor y político. Se caracteriza como un militante de la izquierda nacional. Nació en Rosario; es diputado provincial por el Frente Social y Popular en la Provincia de Santa Fe. Es conocido por sus investigaciones acerca del narcotráfico y las mafias en su provincia.​

Uno de sus libros es “Ciudad blanca, crónica negra. Historia política del narcotráfico en el Gran Rosario” (2000).

Por sus investigaciones, su labor periodística y legislativa ha sido amenazado de muerte en distintas ocasiones. Carlos Del Frade tiene 61 años.

Alzar la voz

En los últimos días, Carlos Del Frade fue consultado sobre la situación en Rosario, dado que se ha dedicado al tema de las mafias. Como se sabe, la escalada de violencia en Rosario incluyó el asesinato de dos taxistas, un colectivero y un playero de una estación de servicio, a manos de bandas vinculadas con el narcotráfico. Las muertes son una reacción a medidas tomadas por el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, que limitó una serie de privilegios del que gozaban los narcotraficantes en las cárceles.

A través de su cuenta de Instagram, Del Frade aseguró que “las 47 bandas narcopoliciales barriales” que se mueven en la ciudad “deberían ser absolutamente disueltas por una policía al servicio del pueblo”. Sin embargo, criticó que “los nichos de la corrupción generan que eso no se produzca”.

Del Frade resaltó que la ciudadanía de Rosario “necesita un poco de tranquilidad y paz” y que las bandas vinculadas con el narcotráfico generaron miedo con “estos asesinatos cobardes” por lo que la sociedad está “clamando por la presencia del Ejército”.

Sin embargo, alertó que la estrategia de enviar más efectivos federales y de las fuerzas armadas “viene de la década del ’80 y se impone en distintos lugares de América Latina con un resultado terrible”, como 300 mil muertos en México, 80 mil en Colombia, 30 mil en Perú y más de 20 mil en Brasil. “Y, por supuesto, el narcotráfico sigue fluyendo y produciendo víctimas”.

Related Articles

Rebeldía en rimas

Organizado por la productora de eventos de hip hop @elundergroove se realizó...

El pensamiento destructivo puede volvernos esclavos

En una época donde abunda la esclavitud emocional, liberarse de los pensamientos...

Una gran vidriera

El trabajo de las emprendedoras es silencioso y no sabe de pausas....

El ACA, un clásico

La llegada del automóvil implicó verdaderas transformaciones, desde el tipo de vivienda...