miércoles , 17 julio 2024
Home Sin categoría El agua, un tesoro al alcance de la mano
Sin categoría

El agua, un tesoro al alcance de la mano

Una serie de contrasentidos nos han vuelto reacios a una práctica fundamental como tomar agua.

Acostumbrados a su presencia por doquier, no terminamos de ser conscientes del valor que tiene el agua para nuestra salud. Nunca es tarde para incorporar el hábito de hidratarnos; pero como tampoco es una tarea sencilla, BIEN! propone repasar sus beneficios para animarse a protagonizar un cambio de vida.

El 70% de la composición de nuestro cuerpo es agua. Puede que la frase no resulte novedosa para las personas que recuerdan las clases de Biología de la escuela primaria. Tener presente esta noción, puede ayudar a convencernos de que no es bueno descuidar la ingesta diaria de agua, ya sea de forma directa, o mediante alimentos que la contengan en un porcentaje alto.

Como sabemos, el agua es un elemento indispensable para estar sanos. Nos mantiene hidratados, nos ayuda a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo; y, al mismo tiempo, el agua sirve de medio de transporte para las vitaminas y sales que necesita cada una de nuestras células ¡Menuda tarea!

Se entenderá entonces por qué hemos escuchado tantas veces que debemos tomar agua; al menos 6 o 8 vasos al día.

Una duda frecuente es cuánta agua exactamente se debe tomar por día. Si bien es cierto que se recomienda ingerir al menos un litro y medio a lo largo de la jornada, es conveniente señalar que esta medida puede variar en función de las necesidades y particularidades de cada persona. Por ejemplo, si se hace alguna actividad deportiva de manera sistemática, como caminar, trotar, o andar en bici, se recomienda incorporar una cuota extra de agua, para reponer lo transpirado y también facilitar la recuperación muscular. La consulta con un especialista nos permitirá adecuar la ingesta de agua a la alimentación, el peso corporal y el ejercicio físico.

En definitiva, quien incorpore el hábito de tomar agua en cantidades suficientes ayudará al organismo a que funcione armoniosamente y se sentirá con una energía especial, que redundará incluso en la piel.

No es bueno descuidar la ingesta diaria de agua, ya sea de forma directa, o mediante alimentos que la contengan en un porcentaje alto.

El mate hidrata, pero no reemplaza el consumo de agua.

Una riqueza líquida

El agua es fundamental para el funcionamiento del cuerpo humano, e irreemplazable por otro tipo de bebida, mucho más si son jugos o gaseosas, dado que contienen altas cantidades de sodio, azúcar, conservantes y colorantes. Contrariamente a lo que se cree, la bebida azucarada da más sed y a mediano y largo plazo pone en riesgo nuestra salud. En otras palabras, lo único que puede ayudarnos a quitar la sed es el agua, sencilla, y sin propagandas.

Los expertos aconsejan que la ingesta de agua no sea nunca menor a un litro diario, y que se la complemente con frutas y verduras, dado que se trata de alimentos que de por sí son muy acuosos.

Asimismo, tomar agua nos ayuda a mantener un peso saludable y a prevenir enfermedades, especialmente las renales. En efecto, los riñones tienen funciones depurativas que necesitan de este líquido vital llamado agua. De tal modo, no beberlo en cantidades suficientes puede afectar la filtración de los desechos que el cuerpo debería eliminar.

El agua también es un termorregulador; es decir, nos ayuda a mantener una temperatura constante. Por eso se sugiere que cuanto más calor haga se tome más agua.

Buenas costumbres

Aumentar la ingesta de agua en la vida diaria es un desafío, porque pese a su valor no la consideramos especialmente, y solemos reemplazarla por líquidos que afectan nuestra salud. Recordar algunos de sus beneficios puede alentar su incorporación en la vida diaria.

Mejora la hidratación: beberla en cantidades suficientes puede ayudar a que el organismo funcione de manera más eficiente; mantendrá los niveles de energía y prevendrá el cansancio.

Colabora en la digestión: beber agua antes y después de las comidas ayuda a suavizar los alimentos y facilitar su paso por el sistema digestivo. También es relevante en la producción de saliva y en la eliminación de los desechos.

Mantiene la piel saludable: el agua ayuda a mantener la piel hidratada y flexible. Además, elimina las toxinas del cuerpo, reduciendo la aparición de problemas en la piel.

Promueve la salud cardiovascular: beber suficiente agua ayuda a mantener la circulación sanguínea y prevenir enfermedades cardiovasculares.

Mejora el rendimiento físico: la hidratación adecuada es esencial para un buen desempeño deportivo, especialmente durante el ejercicio intenso.

Promueve la pérdida de peso: el agua puede ayudar a controlar el apetito y reducir la ingesta de alimentos altos en calorías. Además, puede mejorar el metabolismo y la quema de grasa.

Potencia la concentración: la deshidratación puede afectar negativamente la atención y la memoria. Por eso, beber suficiente agua puede mejorar la función cognitiva.

Fortalece el sistema inmunológico: el agua ayuda a mantener los niveles adecuados de líquidos en el cuerpo, herramienta clave para combatir enfermedades y fortalecer el sistema inmunológico.

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Articles

“Como un león” se presenta en La Picada

Luego de la función, se ofrece la posibilidad de compartir un riquísimo...

Impactante película sobre el peor atentado de la historia de Noruega 

22 de julio, la cruda película que recrea la peor masacre que...

Netflix estrenó el documental sobre Leonardo Cositorto y Generación Zoe

El escandaloso caso llegó a la plataforma de streaming con una producción...

Empleos en casas particulares, hay aumentos salariales

El aumento salarial para las trabajadoras del hogar en casas particulares será...