viernes , 23 febrero 2024
Home Misceláneas El Champaquí, una experiencia de exigencia física y riqueza natural
Misceláneas

El Champaquí, una experiencia de exigencia física y riqueza natural

El cerro Champaquí está por encima de los 2.700 metros sobre el nivel del mar

Se trata del pico más alto de la geografía cordobesa y segunda maravilla natural de la provincia que se ubica en el centro oeste de Córdoba y configura un recorrido alternativo para quienes buscan desafíos.

Florencia Fazio (Télam)

En el centro oeste de Córdoba, entre los dos valles más imponentes de la provincia, se emplaza el pico más alto de la geografía cordobesa y segunda maravilla natural de la provincia, el cerro Champaquí, que configura un recorrido alternativo para quienes buscan desafíos, pero con un valor agregado que “va más allá de la exigencia física” y del impactante escenario natural que ofrece el recorrido.

“Es el punto más alto de la provincia, está por encima de los 2.700 metros sobre el nivel del mar, es el gran objetivo en la disciplina del trekking y, si bien no es complejo, es de lo más exigente que hay en relación con otros caminos, por eso la gente lo busca, por ser el trofeo de las sierras”, explicó a Télam Juan Manuel Busaniche, guía y operador turístico de Córdoba.

“Pero el recorrido también tiene que ver con vivencias, como, por ejemplo, llegar al refugio un día de lluvia y encontrarse con mate cocido caliente y pan casero, una sensación de volver a la infancia, de revivir cosas del origen, de lo natural y de la esencia de lo simple”, agregó.

El cerro Champaquí se ubica en Sierras Grandes, representa el límite austral de la Pampa de Achala y limita al este con el valle de Calamuchita y al oeste con el de Traslasierra. Su nombre en lengua comechingón significa “agua en la cabeza” y remite a la laguna enclavada en su cima, que tiene la particularidad de congelarse de finales de abril hasta principios de agosto.

“Lo más asombroso, una vez que se llega a la cima, es la fotografía de 360 grados que se obtiene, porque ya no hay nada que obstruya la vista. Es uno de los pocos lugares desde donde se pueden ver los dos valles, con una postal panorámica increíble”, aseguró Busaniche, quien no obstante remarcó que se trata apenas de uno de los condimentos que ofrece esta travesía.

Para Busaniche, la experiencia de ascender al cerro Champaquí no tiene solo que ver con cumplir el objetivo de llegar al punto más alto de Córdoba, su relevancia, además, radica en las costumbres que aún conserva el puñado de familias, unas 50 personas que viven en unos diez refugios, en el faldeo de las Sierras Grandes.

“El valor agregado va más allá del trekking y de lo paisajístico. Por un lado, tiene que ver con llegar al punto más alto de Córdoba como objetivo y, por otro, con la posibilidad de tomar contacto con la idiosincrasia local que habilita el pernoctar en los refugios, muy distinta a la de la gente que vive en grandes ciudades y que se mantiene pese a que todo se transculturizó”, detalló.

Hay varios caminos que dirigen al cerro Champaquí y cada uno tiene su particularidad: por su cara oriental, se puede ascender desde Villa Alpina, que configura el trekking más popular, y por su cara occidental, por la zona de Traslasierra, con picadas que presentan una dificultad mayor. Sin embargo, se aconseja que los recorridos sean guiados dado que el pronóstico del tiempo es impredecible.

Cuando el cielo está despejado, es posible ver cóndores, jotes, caranchos, águilas moras, zorzales, chimangos y el halcón plomizo, entre muchas otras especies, por lo que esta aventura también está sugerida para quienes disfrutan de observar aves o reptiles, como el lagarto verde de Achala, endémico de la región.

Al margen de la dificultad propia de la ruta que se elija, hay una condición que influye en el nivel de exigencia física demandada en la travesía y tiene que ver con la organización de los días que se destinan para el ascenso a la cima del cerro.

El cerro Champaquí, una buena propuesta para disfrutar en familia y con amigos.

RECOMENDACIONES PARA EL ASCENSO

Cuándo se recomienda visitar el cerro Champaquí, por qué se sugiere hacer la travesía con guía de turismo y cuáles son los requisitos que las personas que quieran adentrarse en las sierras cordobesas deben poseer, son tres datos que deben evaluarse antes de emprender el viaje.

Juan Manuel Busaniche, guía y operador turístico de Córdoba, consideró que “se subestima mucho a las sierras de Córdoba” y contó a Télam que, sin embargo, es “una de las zonas donde la gente más se pierde”.

En las sierras, los cambios de temperatura son muy abruptos, ocurren durante todo el año y no hay una época con mayor probabilidad de neblina; además, se debe considerar la crecida de los arroyos entre todas estas variables.

A esto, agregó Busaniche, que algunas pequeñas características del clima hacen que parezca de alta montaña, como la gran amplitud térmica y lo impredecible de las condiciones climáticas, dos características que exigen un buen “manejo de la gestión del riesgo”, uno de los principales motivos por el que aconseja que los recorridos sean guiados.

En paralelo, si bien los caminos están marcados por momentos y el sendero tradicional de la cara este es uno de los más acondicionados, si la neblina baja o si llueve, deja de verse con facilidad y la gente fácilmente se pierde. Además, los campos que rodean el cerro Champaquí son privados y algunos solicitan permisos de acceso.

Quienes decidan subir a la cumbre deben tener principalmente aptitud y un pensamiento positivo, porque no importa cuán bien preparados estén, si decretaron que no pueden llegar a la cima, el recorrido será extremadamente difícil.

También deben tener una actitud física que permita sobrellevar jornadas de siete u ocho horas de caminata todos los días y no llevar peso de más, porque eso genera que “el cansancio se manifieste más rápido, la persona se fatigue de más, se generen accidentes y lesiones”, remarcó Busaniche.

Históricamente, las temporadas altas en el turismo tradicional eran las bajas en el turismo alternativo y la mayor afluencia de gente en el cerro Champaquí se registraba entre septiembre y diciembre, pero la pandemia de coronavirus causó un cambio y la estacionalidad se rompió. Actualmente, se organizan excursiones durante la semana y en temporada baja.

La economía principal de los lugareños tiene que ver con la prestación de servicios básicos vinculados con la actividad turística del trekking, como alojamiento, gastronomía y traslado del equipamiento. Los locales producen su propio alimento, se reabastecen con sus propias granjas de cordero y cabritos, ingrediente principal de los exquisitos sabores locales.

“Es como en el origen, hay costumbres que nosotros perdemos, pero que se siguen manteniendo en las sierras. Además, todo sabe más rico porque tiene que ver con el esfuerzo, lo que costó llegar ahí”, reflexionó Busaniche.

La experiencia desde Villa Alpina

Habitualmente, el recorrido desde Villa Alpina se organiza en tres días y para la primera jornada se propone una caminata de 15 kilómetros, en la que se ascienden 700 metros hasta la zona de refugios que se ubica entre los 2.000 y 2.100 metros sobre el nivel del mar.

En el segundo día, se caminan siete kilómetros hasta la cumbre que alcanza los 2.790 metros sobre el nivel del mar, por una picada con mayor exigencia, dado que presenta un gran desnivel en una distancia reducida. En la cima del cerro, una silla vacía invita a contemplar la inmensidad del paisaje.

“En el tercer día, se desanda todo lo que se caminó al inicio. Son tres jornadas de entre siete y nueve horas de caminata, más o menos en promedio, y de 15 kilómetros y 700 metros de desnivel por día”, recapituló Busaniche, quien recomienda este trekking para personas que recién comienzan con la actividad.

Desde la cima se obtiene una fotografía de 360 grados porque ya no hay nada que obstruya la vista.

Champaquí desde Los Linderos

Hay una propuesta accesible y más corta desde elcerro Los Linderos, con un camino de ripio al que se accede en vehículo desde el acceso de Yacanto de Calamuchita y que tras dos horas de manejo choca con un estacionamiento, de donde solo se debe caminar entre 20 minutos y media hora.

En la cara este, por la composición geográfica, el paisaje es pelado, hay un pinar introducido en Villa Alpina, pero, enseguida, aparece el pastizal de altura y esa es la postal que abraza todo el recorrido hasta la cumbre, donde, cada vez, se torna más macizo y rocoso.

Los accesos al Champaquí por su cara occidental se ubican en Los Hornillos, Los Molles o San Javier, entre otras localidades, y el paisaje tiene vegetación más prístina y agreste, donde abundan los bosques de tabaquillos.

“A diferencia del circuito desde Villa Alpina, donde el sendero es mucho más amigable, aunque largo, por Traslasierra el perfil de la montaña es más prominente, con un sendero más escarpado, más escalonado y mucha más pendiente en menos distancia”, describió Busaniche, quien se especializa en actividades de trekking, espeleísmo y manejo de cuerdas.

DOS ALTERNATIVAS AL CERRO CHAMPAQUÍ

Dos caminos alternativos al ascenso a la cumbre del cerro Champaquí y que se posicionan como los más atractivos de las sierras cordobesas son el paseo por el río subterráneo y el cruce de Cumbrecita a Villa Alpina.

Vinculados con el cerro más alto de Córdoba por la proximidad, cada uno de estos recorridos están diseñados para hacerse en el día y, además, en familia.

Uno de los itinerarios, el del río subterráneo, tiene su punto de partida en La Cumbrecita, cerca al arroyo Wildbach, que luego se recorre entre un bosque de tabaquillos, especie en peligro de extinción como consecuencia de la tala indiscriminada, y de abedules.

“Es una excursión distinta. Se visitan unas cuevas inundadas y, también, se recorre un río subterráneo por dentro”, explicó a Télam Juan Manuel Busaniche, guía y operador de turismo de Córdoba, sobre lo llamativo del paseo.

La caverna de varios metros de altura, con rocas encastradas en el techo, agua prístina y helada, asoma en el horizonte tras un par de horas de caminata

“Hay dos piletas pequeñas, en las que está habilitada la inmersión, pero no son profundas, siempre se camina sobre una superficie de piedra y de arena”, detalló Busaniche.

De allí, a través de un camino de rocas laberínticas, se accede al río encajonado en una galería de piedras, por donde los rayos de luz apenas intervienen.

Poco frecuentado, el segundo camino tiene una exigencia baja en dificultad, pero el paseo es un poco cansador dada su extensión. Se trata de un trayecto de 10 kilómetros de ida y otro tramo igual de regreso; la excursión se estima en ocho horas de marcha.

Entre las localidades de Cumbrecita y Villa Alpina, la ruta se abre entre el pinar del arroyo Las Mojarras y el paisaje, con los pasos, va adquiriendo características de una pampa de altura, para, tiempo después, adentrarse nuevamente en un pinar; entre medio, otros arroyos y, la perla, una vista impresionante del macizo del Champaquí.

Related Articles

Hay formas de saber si el perro es hiperactivo

La hiperactividad canina es uno de los trastornos del comportamiento que más...

Un caso de sarampión que marca la necesidad de reforzar la vacunación

La Organización Mundial de la Salud alertó esta semana sobre la rápida...

Miradas contemporáneas

La exposición con obras realizadas por artistas entrerrianos, convoca en el Museo...

Argentina utiliza imágenes y actualiza la cartografía de bases antárticas

Las tareas comenzaron en la Base Esperanza y durante la actual campaña...