miércoles , 24 abril 2024
Home Misceláneas Hay formas de saber si el perro es hiperactivo
Misceláneas

Hay formas de saber si el perro es hiperactivo

Los paseos pueden ayudar a que las mascotas encuentran reposo y tranquilidad.
La hiperactividad canina es uno de los trastornos del comportamiento que más problemas causa a los propietarios, ya que los animales provocan destrozos, molestias y conflictos por reacciones imprevisibles e incluso agresivas hacia animales y personas. De hecho, los problemas de conducta son una de las principales causas de abandono de perros en nuestro país.

Mariano Strekir (*) Especial para EL DIARIO

La hiperactividad es algo con lo que nacen todos los perros. Los primeros días y meses de vida de estos animales, están repletos de estímulos externos muy fuertes para la percepción canina, factor que provoca la intensidad con la que viven cada momento.

No obstante, la inquietud del animal debería ir diluyéndose con el paso del tiempo. Por ello, lo normal sería que síntomas como estar inquietos y nerviosos desaparezcan cuando nuestro perro alcance una edad adulta. 

En algún momento todos los propietarios de perros hemos sufrido algún tipo de comportamiento problemático en nuestras mascotas. Pueden ser ladridos excesivos, conducta agresiva frente a otros perros, daños en mobiliario y tirones constantes en los paseos.

Al mismo tiempo, en la práctica, cada persona le asigna un significado diferente a la palabra hiperactivo, a veces influido por sus propias expectativas en relación a lo que debería ser y hacer una mascota.

Así las cosas, lo primero que debemos averiguar para tratar la hiperactividad es saber detectar si nuestro fiel compañero padece o no este trastorno. Hay una serie de alteraciones en el comportamiento de los canes que nos ayudan a desenmascarar a un perro hiperactivo.

Señales

Sin duda, uno de los síntomas más asociados a la hiperactividad es la inquietud y el nerviosismo constantes en el comportamiento del animal. Es por ello, que en la mayoría de casos, un perro hiperactivo es capaz de morder todo lo que se encuentra a su paso y de no cumplir ni una sola orden señalada por su tutor.

El hecho de padecer este trastorno, ocasiona que el perro reaccione con indiferencia a cualquier mandato, aunque lo escuche y mire con atención a su dueño. En este aspecto, cabe destacar que cualquier ruido será motivo de sobresalto para el animal, incluso cuando este se encuentre relajado o dormido.

Como solemos sugerir, la consulta con especialistas puede ser de gran ayuda, ya que influye no sólo la edad del perro sino su raza. En cualquier caso, contar con un diagnóstico oportuno es el mejor primer paso.

Tanto en los casos de hiperactividad graves como en los no tan graves, el tutor tiene un papel fundamental para que este trastorno desaparezca de la vida de su fiel compañero.

Hay una serie de actitudes que debemos mostrar ante el perro que calmarán su conducta inquieta. Te las explicamos a continuación:

El orden en la vida de un perro es más importante de lo que te imaginas para evitar situaciones de nerviosismo. Por ello, es muy necesario fijar unas horas de paseo y de comida durante la semana, para que el animal pueda tener una rutina, y su comportamiento sea más calmado, ya que sabrá en todo momento cuándo toca comer y cuándo pasear.

Estar de su lado

Del mismo modo es importante estimular sus sentidos y habilidades. A este apartado lo podemos cumplir de muchas formas. Por un lado, mientras paseamos con nuestro fiel compañero, es útil dejarle olfatear, explorar y visualizar su alrededor y los diferentes elementos que se van cruzando a su paso. Si podemos evitar pegar tirones en la correa, mejor; esto facilitará la calma en el animal.

Aunque parezca exagerado, muchas veces la hiperactividad viene por no saber manejar la situación de correas en los paseos y de socializar con su entorno.

Otra clave es la enseñanza de comandos para poder lograr que nuestro can escuche y podamos guiarlo de la mejor manera a determinados estímulos que despierta su ansiedad y nerviosismo.  El comando del llamado, y el stop son los pilares para poder mejorar su hiperactividad.

Nuevamente, el más sabio consejo es consultar a un etólogo o a un educador canino para mejorar este comportamiento y poder guiarlos de la mejor manera a una vida saludable y feliz. Contar con la mayor información sobre nuestra mascota evitará que la convivencia sea fatigosa. Conocerla es una señal de cariño, también. Y de respeto, ya que de alguna manera armoniosa, hay que encontrar la manera de compartir la vida.

(*) Educador canino

Related Articles

Rebeldía en rimas

Organizado por la productora de eventos de hip hop @elundergroove se realizó...

El pensamiento destructivo puede volvernos esclavos

En una época donde abunda la esclavitud emocional, liberarse de los pensamientos...

Una gran vidriera

El trabajo de las emprendedoras es silencioso y no sabe de pausas....

El ACA, un clásico

La llegada del automóvil implicó verdaderas transformaciones, desde el tipo de vivienda...