lunes , 26 febrero 2024
Home Efemérides Sucedió un 4 de febrero en Entre Ríos
Efemérides

Sucedió un 4 de febrero en Entre Ríos

Así supo lucir el edificio del Banco Hipotecario.

1842

El general Paz hace su entrada a Paraná

Después de su victoria en Caa-Guazú, derrotando al ejército entrerriano que comandaba el gobernador Echagüe, nada se opone al general Paz en su camino a Paraná, a donde deseaba llegar para proyectar y desarrollar nuevas acciones, y continuar su avance al encuentro de las fuerzas de Rosas.

Además de Paz, de Rivera y del gobernador provisorio de Entre Ríos, sargento mayor Seguí, llegan para encontrarse en Paraná, en esos mismos días, el gobernador de Corrientes general Pedro Ferré y el de Santa Fe, general Juan Pablo López. Estos hombres debían acordar ideas para el mejor éxito de la campaña emprendida, pero los recelos, las desconfianzas y las prevenciones hacen fracasar por completo la empresa al punto que aquí se disuelve el victorioso ejército que viene de Corrientes.

1846

Batalla de Laguna Limpia

El general Urquiza, en su avance sobre Corrientes para dominar el cuarto alzamiento de esa provincia contra Rosas, encabezado por su gobernador Joaquín Madariaga y su hermano el general Juan Madariaga, —quienes entregan la dirección de guerra, nuevamente, al unitario José María Paz—, sigue su derrotero con éxito, ganando el combate de “Las Osamentas” y pasando a nado el río Corrientes, en el Paso de Santillán. Para esto, el ejército de Paz, incorpora bajo su mando a los cuerpos paraguayos según un tratado firmado entre las partes; denominándose, desde entonces, las fuerzas, Ejército Aliado Pacificador.

En Laguna Limpia, el ejército entrerriano dispersa a las vanguardias enemigas. En esa acción cae prisionero el general Juan Madariaga. Sobre este episodio el general Paz dice en sus Memorias: “Entretanto, el general Madariaga, venía envuelto en este torbellino y tuvo la desgracia de rodar y caer con su caballo; estaba rodeado de los suyos y lejos aún del enemigo; su caballo no pudo levantarse, pero le ofrecieron otro; otros quisieron alzarlo a la grupa, pero nada se pudo conseguir; parecía estupefacto, anonadado. Al fin llegaron siete hombres enemigos, de que huyeron más de doscientos y lo tomaron prisionero.”

El general Madariaga es llevado por el comandante de la 2ª división correntina, José Virasoro, su comprovinciano y adversario, ante la presencia de Urquiza, quien lo trata cumplidamente, con afectuosidad, para utilizarlo más adelante como prenda de gestiones pacificadoras.

1852

Urquiza dirige una proclama al pueblo de Buenos Aires

Al otro día de la batalla de Caseros, el general Urquiza, animado por el propósito de lograr la confraternidad argentina en base a la unión y proclamando el olvido de las ofensas, dirige una proclama al pueblo de Buenos Aires, expresando entre otros conceptos los siguientes: “El ronco clarín de la batalla no suena ya, y en su lugar se oye solamente el fraternal clamor, con que los hijos de una misma revolución, herederos de una misma gloria, armonizan sus afectos patrióticos y celebran la vergonzosa derrota del dictador, el suspirado triunfo de la libertad argentina”. Más adelante decía: “Divido general de todos los agravios, confraternidad y fusión de los partidos políticos, forman los letreros de las divisas de los libertadores”.

1852

La ciudad de Buenos Aires ofrece su capitulación

Tras la renuncia de Rosas, producto de la derrota en día anterior en Caseros, disuelta la autoridad, en Buenos Aires hay un ambiente de densa inquietud incluyendo algunos saqueos, que se tratan de reprimir por parte las fuerzas de Urquiza acantonadas en la ciudad.

En esta situación, encontrándose el entrerriano en Palermo de San Benito, donde se instala, recibe a una comisión representativa de la ciudad, formada por el obispo de Aulón, Mariano J. de Escalada, el presidente del Superior Tribunal de Justicia, doctor Vicente López, Bernabé de Escalada, José María Rojas, entre otros, que, invocando el nombre del pueblo, ofrece su capitulación. El general, según referencias de un cronista de la época, le contesta que sólo se capitulaba con el enemigo. Rechaza la idea de toda capitulación y sometimiento, prometiendo emplear su influencia para que cesara la acefalía de las autoridades, a fin de imponer el orden, lo que así hace con la designación de gobernador provisorio en la persona de Vicente López, autor del Himno Nacional.

1887

Primera sucursal del Banco Hipotecario Nacional

La instalación de la sucursal del banco Hipotecario Nacional en Paraná se hace de conformidad a una ley sancionada el 7 de febrero de 1882, que autoriza hacerlo en Paraná y en otras ciudades.

© Es una producción del Archivo General de Entre Ríos.

Related Articles

Sucedió un 25 de febrero

1820-Francisco Ramírez hace su entrada a la ciudad de Buenos Aires La...

Sucedió un 10 de febrero en el mundo

1874 – MAR DEL PLATA. El comerciante y estanciero Patricio Peralta Ramos...

Sucedió un 10 de febrero en Entre Ríos

1822 Organización de la administración de Justicia Una ley del flamante Congreso...

Sucedió un 4 de febrero en el mundo

1900 SEMANA DEL FUEGO. Comienza la ola de calor que durante 8...