lunes , 22 julio 2024
Home Cultura Una cita con los últimos relatos del grupo Paranatecuento
CulturaDestacado

Una cita con los últimos relatos del grupo Paranatecuento

Este viernes 11 a las 20, en el Museo Histórico Martiniano Leguizamón, el grupo de narradores orales celebrará sus 30 años de trayectoria y realizará la última función.
El grupo de narradores orales celebrará sus 30 años de trayectoria pero también se despedirá con una última función. La actividad tendrá lugar este viernes 11 de agosto a las 20:00 en el Museo Histórico Martiniano Leguizamón.

Dicen que dicen, tal como empiezan algunas narraciones orales, el surgimiento del Paranatecuento, se remonta a los años 90 y al reconocido Taller del Río que funcionaba en Liniers, coordinado por la escritora y pintora Gloria Montoya. Allí concurría un grupo de escritores, autodenominado Los 13 del lunes, que en un momento dado tuvo la inquietud de compartir oralmente sus propias historias, pero enseguida notaron que no tenían las herramientas suficientes para poder hacerlo. Así fue como acudieron a una experta narradora como Dora Apo que vino en distintas oportunidades a formar a este grupo. Varios de ellos constituyeron el Paranatecuento, como Tochy Eymann o Chury Chemin, entre otros.

En 1993 fue la primera función a público en aquella casa de calle Liniers ya como Paraná te cuento. A medida que fue pasando el tiempo se empezaron a narrar no solo historias propias sino de otros y se fueron sumando integrantes, cada uno con su impronta, estilo y repertorio. 

Algo de esa historia confió María Elena Lothringer, quien formó parte de la etapa fundacional del grupo y siguió hasta el cierre, que será este viernes con una última función de narraciones que tendrá un doble gusto a despedida y a celebración por los 30 años de recorrido grupal. 

En diálogo con EL DIARIO, la docente y narradora repasó a grandes trazos algunos hitos de estas tres décadas. Entre ellos, los espacios en los que actuaron. “Nos fuimos animando hasta llegar al Teatro 3 de Febrero que se colmaba, siempre con músicos invitados. También fueron un hito las actuaciones en espacios como el Paraninfo de la UNL o el Teatro municipal de Santa Fe, en la Feria del Libro de Buenos Aires o el Gran Teatro de La Habana (Cuba). Pero no menos queridos fueron los lugares a donde fuimos a contar como las bibliotecas populares de Paraná y del interior de la provincia o las plazas”, subrayó.

La formación fue un capítulo importante en el camino desandado de manera colectiva. En ese aspecto comentó que “narrar cuentos como profesionales, hacer este ejercicio en el oficio, requiere mucho trabajo ligado a la lectura, la escucha y la narración. Creo que esos son los tres pilares, así como escuchar la voz de grandes narradores ensenándonos. En ese sentido, tuvimos grandes maestros como María Heguiz, Graciela Cabal, Ana Padovani, Ana Castellano (España) o Francisco Garzón Céspedes (Cuba), por citar sólo unos pocos. Fuimos enriqueciendo el repertorio, porque como se sabe, cada uno tiene su estilo y gusto. Lo interesante es precisamente la variedad de formas de narrar, de estilos, tonos y registros diferentes, unos más cómicos, otros más dramáticos, unos que prefieren narraciones muy breves y otros, más extensas. Hay quienes eligen cuentos de tradición oral y quienes optan por relatos literarios”, describió.

Diversos y multiplicados

Por otra parte, la selección del cuento a narrar a otros, “lleva todo un tiempo de lectura hasta que uno encuentra ese cuento del que uno se enamora. Después viene el trabajo con ese cuento porque si es un texto literario, hay que hacer una suerte de hibridación textual, y sin perder la voz de escritor -para no ser un narrador guadaña como nos decía Graciela Montes- traducir a la oralidad y sus singulares rasgos. Después, prepararse para salir al escenario donde uno está desnudo, con lo que cada uno es, con su palabra, su mirada, su gestualidad, a diferencia del teatro donde uno encarna un personaje”, diferenció Lothringer.

Al ser consultada sobre la despedida del grupo, la narradora adujo un par de razones. “Quedamos muy pocos, estamos muy grandes, estamos con otras ocupaciones y sobre todo, tuvimos pérdidas de narradores muy importantes como Chury Chemin y Elena Ceccarelli. Y en estos momentos decimos que nos vamos celebrando que sembramos muy bien, porque si hay algo que floreció en esta ciudad son la cantidad de narradores y grupos que hay, muchos de los cuales salieron del Paranate cuento, por eso cerramos celebrando la narración en Paraná”.

Lleva todo un tiempo de lectura hasta que uno encuentra ese cuento del que uno se enamora. Después viene el trabajo con ese cuento porque si es un texto literario, hay que hacer una suerte de hibridación textual, y sin perder la voz de escritor -para no ser un narrador guadaña como nos decía Graciela Montes- traducir a la oralidad y sus singulares rasgos. Después, prepararse para salir al escenario donde uno está desnudo, con lo que cada uno es, con su palabra, su mirada, su gestualidad, a diferencia del teatro donde uno encarna un personaje

Pioneros

Los iniciadores del Paranatecuento tiene un largo listado de nombres, hoy asociados a la narración oral. Entre ellos figura Chury Chemin, Arturo Zuliani, Alejandro Estrugo, Mora Uriburu, Tochi Eymann, Patricia De Donatis, Monchi Zonis, Elena Ceccarelli, Jorge Sigal, Graciela Chisty, Silvia Lisnofsk, Leticia Dondo, Silvina Suárez, Bety Kardonsky y María Elena Lothringer.

En diferentes recorridos, el grupo contó con el acompañamiento y participación de Melania Peyrano, Soledad Zubarán, Elvi González, Mario Cati, Pablo Lescano, Laureano Larrosa, Ely Rosa, Nito Lanzi, Malena Sarrot, María Elena Pérez, María Riestra, Mariana Alcántara, Gloria Mangisch, Carina Colombo, Dario Erbetta, Elida Sola y Víctor Villarraza.

Entre las personas que “les dejaron enseñanzas”, en el grupo mencionan a Dora Apo, Daniel Glinberg, Francisco Garzón Céspedes, Ana Padovani, Ana Castellano, María Heguiz, Graciela Cabal, Juan Moreno, Milagros Reñé, Bárbara Correa, Sergio Obaid, Rubén Clavenzani, Claudio Ferraro, Claudio Ledesma, Gabriel Cosoy y Raúl Dayub, quien coordinará la velada de mañana.

Según reza en el programa, en esta última ocasión podrán escucharse cuentos en las voces de Silvina Suárez, Ana María Pereyra, Sylvia Mayer, María Elena Lothringer, Martha Schiavo y Monchi Zonis, y Alfredo Arce como músico invitado.

Related Articles

El Gobierno reglamentó los cambios en Ganancias

El Gobierno Nacional reglamentó la reforma del Impuesto a las Ganancias establecido...

El Vaticano cambió la Sede Primada

El Vaticano transfirió el título de Sede Primada de Buenos Aires a...

Se inaugura la muestra del pintor Asef Bichilani 

Este martes a las 16, en el Centro Cultural, ubicado en la...

Cortes por obras en zona de la terminal

Desde este martes 23 de julio, no se podrá estacionar durante las...