sábado , 18 mayo 2024
Home Cultura Alcarràs: en Miércoles de Cine
Cultura

Alcarràs: en Miércoles de Cine

Alcarràs este miércoles en el Círculo Odontológico
En el segundo encuentro del ciclo 2024 de Miércoles de Cine, se proyectará Alcarràs, segundo largometraje de la catalana Carla Simón y ganadora del Oso de Oro en Berlín 2022, hecho por el cual se convirtió en laprimera película rodada en catalán en recibir este galardón. La actividad se desarrollará esta noche desde las 20.45 en el auditorio del Círculo Odontológico.

Alcarràs, segundo largometraje de la directora catalana Carla Simón es el título que podrá verse hoy en el ciclo Miércoles de Cine. La película resultó  ganadora del Oso de Oro en Berlín 2022, hecho por el cual se convirtió en la primera película rodada en catalán en recibir este galardón.

La producción es un excelente trabajo, y se basa en un drama familiar sobre los profundos cambios que afectan a la vida rural más tradicional. Alcarràs sitúa al espectador en la población del título, un núcleo rural cerca de Lleida, la capital de la provincia del mismo nombre.

La historia que propone está inspirada en la familia de la propia guionista y directora. Simón retrata lo personal para transformarlo en colectivo. Utiliza mucha cámara en mano y no tiene miedo a mostrar la sensibilidad, a veces exacerbada, de sus protagonistas.

Por supuesto que hay mucho de Neorrealismo en el filme, y un apego a las tradiciones y costumbres bien arraigado. Alcarràs respira vida. Los personajes de esta familia viven frustrados, se equivocan, cuchichean, se decepcionan, se separan: es su imperfección, las risas y la complicidad lo que hace que la película no sea un simple drama rural, sino una historia sencilla tan solo en apariencia.

Tras esta película hay un trabajo de auténtica orfebrería, en el que cada plano tiene algo que contar, y en el que cada nueva escena ayuda al espectador a entender mejor la compleja red de relaciones, cariños y cuidados de la familia.

CAMBIOS

El film tiene como protagonistala familia Solé, tres generaciones de un árbol genealógico que ha echado raíces en una finca que, en principio, no les pertenece. El campo donde trabajan fue una cesión que una familia adinerada concedió al abuelo en tiempos de la Guerra Civil. Un “contrato de palabra” que evidentemente no consta por escrito, y que consecuentemente está a punto de ser llevado por el viento; por los inamovibles designios del destino.

Pinyol, integrante de la familia propietaria, es casi un enemigo invisible, que sobrevuela la película y cuya percepción cambia según el miembro de la familia que trate con él: el abuelo le lleva higos en honor al trato que tenía con su padre; su hijo Quimet prefiere liarse a puñetazo limpio, y los chicos fantasean con dejarle un aviso al mejor estilo de “El padrino” rural. La tradición, la frustración y la rebeldía están enmarcados en cada uno de sus actos.

Si los Solé se enfrentan al desalojo es porque el abuelo, un tipo afable, querendón con sus nietos -como la directora se preocupa por mostrar cada vez que Rogelio aparece en la pantalla- nunca se quejó de los terratenientes, tanto como nunca obtuvo un contrato firmado.

De manera que esta familia está a punto de tener que dejar de lado su plantación de duraznos. El hecho de que los dueños de la tierra hayan sido protegidos por los Solé cuando los fascistas los perseguían no modifica el presente. Eran épocas en las que un apretón de manos bastaba. Ahora los propietarios planean talar los árboles frutales e instalar paneles solares.

Queda solo una cosecha, una más, la última, antes de que el mundo imponga una lógica contra la que no se puede luchar, porque contra ella no hay victoria posible: “Trabajar menos, ganar más”. Dulces promesas traídas por nuevos modelos económicos y energéticos; a lo mejor, la única salida digna de la ecuación irresoluble en la que se ha convertido la agricultura en determinados territorios.

CONTRAPUNTO

Para narrar la historia, Carla Simón se asienta en mecanismos reconocibles de ese cine de “veranos en el pueblo”, pero contraviene algunos de sus principales mandamientos. La cámara ya no está de paso, sino que se instala en dicho ecosistema y allí salta constantemente de un punto de vista al otro.

Alcarràs presenta el eterno conflicto entre el ayer y el hoy, un combate desigual cuyo resultado se conoce de antemano; lo que está por verse es hasta qué punto se podrá prorrogar lo improrrogable. De ese modo la historia establece conexiones directas con ese pasado que está quedando enterrado, pero también con un presente que no ve por qué debería quedarse anclado en la melancolía. Se plantea así un contrapunto entre modernidad y tradición, solidaridad y despreocupación en medio del capitalismo, que finalmente -por la pericia de la directora- logra que Alcarràs conmueve en buena ley.

Para la función del próximo 24 de abril, está prevista la proyección de Hojas de Otoño (2023) de Aki Kaurismäki, galardonado filme que, entre otros reconocimientos, obtuvo el Premio del Jurado Cannes 2023.

La cita es en el auditorio del Círculo Odontológico (Corrientes 218), a las 20.45, con entrada libre y gratuita. Los organizadores agradecen la colaboración con un alimento no perecedero que se destina al Comedor Merendero Nuestros Niños (Barrio Los Berros).

Related Articles

Furor en Santa Fe por el show de Calamaro

Gran cantidad de fanáticos se acercaron a Tribus Club de Arte (República...

La granja en vivo, en Paraná

La granja en vivo, se presenta en Paraná en junio. Es un...

“La luna que te parió”, en Santa Fe

Con elenco santafesino y la dirección general de su autora Tamara Limes...

Muestra Aquellos antiguos oficios, en Paraná

El Museo Histórico Provincial Martiniano Leguizamón, organismo dependiente de la Secretaría de...