jueves , 25 abril 2024
Home Cultura Auster construye una vejez activa y repleta de humor
Cultura

Auster construye una vejez activa y repleta de humor

Paul Auster presenta una novela que bien podría ser parte de una saga.

En Baumgartner, su novela más reciente, Paul Auster cuenta la historia de un hombre mayor que atraviesa la trágica muerte de su esposa. En la obra, el autor de La trilogía de Nueva York, se anima a imaginar una vejez repleta de humor, vitalidad y “nostalgia falsificada”.

¿Un hecho tiene que ser cierto para que lo aceptemos como cierto, o la fe en la veracidad de un hecho lo convierte en verdadero, incluso aunque lo que se supone que sucedió no haya sucedido? ¿Y qué ocurre si, a pesar de nuestros intentos de averiguar si el hecho sucedió o no, llegamos a un callejón sin salida lleno de incertidumbre y no podemos estar seguros de si la historia que nos contó alguien en la terraza de un café en la ciudad de Ivano-Frankivsk, en el oeste de Ucrania, partía de un hecho histórico poco conocido pero verificable, o era una leyenda, o una fanfarronada, o un rumor sin fundamento que había pasado de padre a hijo? Así se expresaba Paul Auster en Los lobos de Stanislav, relato escrito en mayo de 2020.

El autor es, por cierto, un maestro de la narración. De hecho, nada demasiado trascendente pasa en sus novelas o cuentos. Sin embargo, nos embriaga con las descripciones de eventos en apariencia poco importantes pero que derivan en un sinfín de eventos que, a su vez y a pesar de su nimiedad, desencadenan grandes consecuencias y cambios en la vida de los personajes.

Si pensamos por ejemplo en 4, 3, 2, 1, la vida del personaje principal -Ferguson- es contada en cuatro posibles mundos y los eventos pequeñitos disparan vidas absolutamente diferentes. Auster dispara cuatro versiones de la vida de este personaje a partir de situaciones como un accidente, llegar tarde o temprano a un lugar, una palabra mal interpretada o los padres en la infancia. En las cuatro, con total unanimidad, Ferguson quiere besar a Amy. Es porque a Paul Auster le interesa el amor, el deseo y lo abrumador de la ausencia del objeto de ese mismo deseo.

En Baumgartner, su flamante novela escrita desde el territorio que su esposa, la escritora Siri Husveldt, denomina “Cancerland”, Auster nos regala lo mejor de sí. Baumgartner es uno de los posibles Ferguson, uno tardío. Un señor de casi 70 años que enviudó hace 10. La trágica muerte de su mujer, inesperada, en un contexto de amor y mar, lo ha dejado psicológicamente amputado. La memoria, el raconto de la vida, la extrañeza de los eventos cotidianos y el fantasma del pasado, temas todos austerianos, se dan cita en una novela de una calidad y calidez que quita la respiración y devuelve la fe en la buena literatura.

Con muchos guiños a obras anteriores, un humor desopilante y una gran capacidad para reírse de sí mismo, Auster nos regala un personaje entrañable, complejo y actual.

Contar de otra forma

Las primeras escenas de la novela nos muestran a un Baumgartner que atraviesa, no con mucha dignidad, su vejez. En una misma mañana olvida en el fuego una sartén que acompañó todo su matrimonio; la toma con la mano y se quema. Varias veces recuerda y olvida telefonear a su hermana, recibe el llamado de la hija de su empleada que le cuenta que el padre, albañil, se ha cortado dos dedos y se dedica diez minutos a consolar a la pobre niña. Espera ansioso el timbre que le anuncia la llegada, como todas las mañanas, de Judith, la cartera, que pasa a dejarle un libro que no leerá y que compra precisamente para ver a Judith irse con una sonrisa. Recibe la visita de un empleado de la empresa de luz que debe tomar los datos del medidor que está en el sótano y, al bajar a mostrarle, Baumgartner cae y se lastima una rodilla.

En este primer capítulo el lector imagina a un hombre senil, que está perdiendo la memoria y la idea de su lugar en el mundo. Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad: Baumgartner está lleno de vida y de metáforas. Cada uno de los eventos desafortunados de esa mañana disparan recuerdos, reflexiones, historias que se abren en senderos que se bifurcan.

En un guiño a La trilogía de Nueva York, hay un teléfono rojo que, desconectado y todo, suena: es la voz de su mujer que le dice que los vivos mantienen a los muertos en un limbo cuando no dejan de pensar en ellos. Y, a partir de esto, Baumgartner recorre en las siguientes páginas eventos de su pasado.

Cada capítulo sume a Baumgartner en una nueva aventura que es también una pequeña odisea posmoderna. Cuando parece que nada más puede pasar, tiene una historia de amor. Y luego, una estudiante de Michigan le escribe para decirle que necesita tener acceso al archivo de escritura de su mujer Anne, quien había sido traductora, pero sobre todo poeta. Cada nuevo personaje llena de vida el día de Baumgartner, que se ve enredado en conseguir que alguien arregle el cuarto donde vivirá la estudiante o en ordenar los papeles de su mujer. Trámites, entrega de escritos, proyectos para la universidad, visitas inesperadas, la vida de Baumgartner es cambiante, imprevista y vital.

Pasajes

Para entregarle a la alumna los textos ordenados de su mujer, Baumgartner se dispone a leerlos por primera vez. Asistimos entonces a la lectura de los manuscritos de Anna: su diario, un cuento, algún poema. Trama dentro de trama, género dentro de género. Auster camina por la crónica, el memoir, el cuento breve y el diario íntimo para narrar la vida y su ocaso, pero también la escritura como una oportunidad, como una de las formas más acabadas de celebración de cada día.

Los escritos autobiográficos de su esposa nos permiten dar una vuelta de tuerca. Ya conocemos la historia de cómo se conocieron de la boca de Baumgartner y ahora Auster nos regala la versión de Anna, su mujer. Y se parece, pero no es exactamente igual. Auster dota de complejidad al personaje de Anna, que no solo relata la historia de amor con Baumgartner sino que nos cuenta de otros amores, otras pasiones, sueños y fracasos. Y asistimos a un diálogo bello e imposible entre un Baumgartner conmovido por los escritos de su mujer a la que le pregunta y a la que también le responde.

En un fascinante desvío en la narración, nos unimos a Baumgartner en su expedición a Ivano-Frankivsk, Ucrania, en 2017. El relato Los lobos de Stanislav fue publicado por Auster inicialmente en Babelia, en el año 2020. En este texto que se incluye en la novela, Auster y Baumgartner describen un viaje a Europa del Este como una especie de peregrinaje que llaman “nostalgia falsificada” al lugar de nacimiento de su abuelo, un hombre al que ninguno de los dos llegó a conocer.

Y en este pasaje maravilloso de la novela en la que se cuestiona la verosimilitud, la idea de la verdad y la fe en la memoria como único reservorio de la identidad, presenciamos uno de los momentos más elocuentes y bellos del libro. La pregunta de por qué recordamos y -más importante- si los recuerdos nos forman o nosotros los formamos, o las dos cosas o ninguna. Lo único que importa es narrar.

Related Articles

Bahiano llega a Paraná

Uno de los íconos de la música nacional regresa a Entre Ríos...

Entre Ríos, ausente en la Feria del Libro

Se confirmó que la provincia de Entre Ríos no contará con un...

Los clubes, espacios para hacer crecer el sentido de pertenencia

Con orígenes que se remontan al siglo XIX, los clubes barriales vivieron...

Los hermanos Scolamieri pilares del automovilismo entrerriano

Hace 104 años nacían en San Justo, en el Departamento Uruguay,  los...