domingo , 21 abril 2024
Home Bien! Catalina Tenorio y una vida entera vinculada al pádel
Bien!

Catalina Tenorio y una vida entera vinculada al pádel

Catalina Tenorio fue una gran jugadora profesional.
La paranaense, ex jugadora profesional que obtuvo más de una decena de títulos como profesional, repasó su extensa trayectoria deportiva. Además, habló de su día a día tras el retiro y dio cuenta de sus proyectos.

Transcurría el año 2003 y la sociedad argentina continuaba aturdida y angustiada por los diferentes conflictos socioeconómicos que atravesó el país varios meses antes. Catalina Tenorio, que había tenido un paso por el pádel profesional argentino, vivía junto a su esposo en Paraná. Ella ejercía su profesión de mecánica dental en su ciudad natal; mientras que él, porteño, se desempeñaba como empleado bancario. Sin embargo, sus vidas tomaron un giro por completo cuando la entrerriana recibió una llamada con una propuesta laboral para ser profesora y posteriormente jugadora de pádel en España. 

“Dejé a mi familia, mis amigos y mi pasado. Dejé todo en busca de ser deportista. Ambos teníamos trabajos, pero veníamos un poco golpeados y sentí que no era lo que quería. Por suerte, me acompañó en esta locura. Primero, lo tomé como una aventura con mi marido, pero ya llevamos más de 20 años en este país”, expresó en diálogo con BIEN!

‘Cata’, como es conocida en el ambiente deportivo, construyó una carrera notable y ejemplar. Conquistó 13 torneos profesionales y 28 subcampeonatos en España; consiguió subirse al primer puesto del ranking mundial femenino en 2008; y se convirtió en la primera jugadora en ser madre y retornar al circuito para ganar dos trofeos. Además, se consagró campeona del mundo en cuatro ocasiones con la Selección Argentina.

Hoy, con 48 años, luego de estar 27 temporadas vinculada a la paleta y tras su retiro profesional que se produjo en noviembre de 2021, la entrerriana brinda clases y clínicas y crea contenidos para sus redes sociales con charlas destinadas a otros deportistas. 

“Cuando uno es deportista, lo lleva adentro. Yo tuve la suerte de vivir del deporte y no compito más de manera profesional, pero sigo entrenando y enseñando el pádel. Sinceramente, no lo extraño porque logísticamente el circuito es muy demandante y, a su vez, cuando fui quedando grande y las exigencias aumentaron, arrastré cansancios y fatigas musculares, sumado a una lesión en el tendón de aquiles. Ahora, si un día estoy cansada de entrenar, no entreno y no pasa nada”, señaló.

Catalina Tenorio y una vida entera vinculada al pádel

—¿En algún momento te imaginaste todo lo que lograste en tu carrera deportiva?

—Ni en los mejores sueños me imaginé. En mi caso, empecé a hacerlo por hobby en Paraná para canalizar mi personalidad en el deporte y nunca me imaginé que iba a poder representar a Argentina o jugar en diferentes países y vivir en España durante tantos años. En las redes sociales me escriben personas de todo el mundo y lo que en un momento hice porque me gustaba, hoy es una pasión de muchos que me admiran por tener facilidad para practicarlo. Cuando me fui de Paraná solamente fueron mis padres a despedirme y ahora siento el cariño de mucha gente. Fue algo totalmente inesperado.

—¿Cuáles fueron las situaciones más importantes de tu carrera?

—Tengo muchos momentos importantes, pero desde que nació mi hija, el esfuerzo físico y emocional fue el doble, ya que tenía a una persona que dependía de mí, y dependía mucho de mi cuerpo. Ser deportista profesional y madre a su vez, demandaba gastos de energías muy grandes y sentí que los triunfos valían más y las derrotas dolían menos. Si bien logré 14 títulos durante mi carrera deportiva, los dos que obtuve luego de ser mamá, lo tomé con un mayor aprecio porque mientras las demás jugadoras se iban a recuperar tras competir, en mi lugar tenía que darle de comer o hacerla dormir a mi hija. Mi hija se transformó en mi fortaleza.

—¿Crees qué en Argentina no se te ha dado el reconocimiento que te mereces por lo que lograste?

—No creo que no se valore, creo que no se conoce. En los últimos años empezó a conocerse que hay un montón de argentinos que vinimos detrás de sueños. Gracias a la tecnología, los tiempos han cambiado y evolucionado. El pádel también ofrece un ambiente cercano con los jugadores profesionales que no tienen problemas en relacionarse con la gente.

—Por último, ¿cuáles son tus nuevas metas en esta nueva parte de tu vida?

—Quiero disfrutar con la familia; transmitir lo que he aprendido y, si es posible, acortar el camino a otras jugadoras. Me gusta dedicar tiempo a comunicar y enseñar, y a partir de esto me seguiré desarrollando con la creación de un libro denominado ‘Mi pádel es tu pádel’, en el cual contaré en detalles mi etapa como jugadora.

Related Articles

Gerardo Farías: “El canto me ha dado cosas grandiosas” 

El músico paranaense Gerardo Farías cuenta con 47 años de trayectoria. Comenzó...

La vida y la danza en la misma sintonía 

Conectar con el propio cuerpo, con el entorno, con los otros. Deconstruirse...

La conmovedora historia de Arthur, el perro callejero de Ecuador 

Su viaje, que comenzó con una simple albóndiga compartida y culminó en...