lunes , 26 febrero 2024
Home Bien! Mirar la vida a través del deporte 
Bien!

Mirar la vida a través del deporte 

Yamila Alarcón. Foto: Juliana Faggi
Yamila Alarcón es atleta, nadadora, corredora y ciclista. En su niñez comenzó a practicar natación y el entrenamiento fuera de la pileta la acercó a otras disciplinas, como el atletismo y el ciclismo. Su pasión por el deporte, las ansias de superación y la sed de victoria hacen posible cada día de entrenamiento y le permitieron alcanzar el triunfo en el último Triatlón de La Paz

Yamila Alarcón nació en Paraná. En su niñez comenzó a practicar natación; y la puesta a punto para la pileta la llevó a incursionar en otras disciplinas deportivas, como el atletismo y el ciclismo. Disfruta de los entrenamientos, de dejar todo en la pileta, en el río, sumando cargas en el gimnasio, kilómetros en el running y en la bicicleta. Dedica horas y horas todos los días a su intensa preparación, diariamente supera sus límites y lo demuestra en las competencias. En aguas abiertas consiguió unir Hernandarias con Paraná, inscribiendo su nombre entre los protagonistas de este desafío deportivo. Hace un tiempo que incursiona en las pruebas combinadas y en el último Triatlón de La Paz concretó el sueño de triunfar en este reconocida competencia internacional. En diálogo con BIEN! habló de sus comienzos, de la vida como deportista, de los logros, de lo que significó alcanzar la meta en el Sprint de La Paz y de cómo sigue su carrera. “El deporte me dio motivación, objetivos y sueños que le dan sentido a la vida”, dijo.  

—¿Cuándo comenzaste a practicar deportes?

—Cuando era chica, sobre todo siendo adolescente comencé con natación y gimnasio. 

Yamila Alarcón. Fotos: Juliana Faggi

—De la natación pasaste al atletismo y al ciclismo, ¿cómo se dio?

—En el atletismo me inicié en San Jerónimo Norte, donde vivía de chica. Salía a trotar tres veces a la semana como complemento de lo demás, luego conocí gente que ya estaba en el ambiente y me llevaron a algunas carreras. A los 18 años, sin tener un entrenamiento específico porque sólo nadaba, recuerdo que mi primera carrera de 10 kilómetros la hice en 47 minutos en Santo Tomé. Gané mi categoría y ahí me motivaron a entrenar. Desde ese día empecé a entrenar ambas cosas.

Y ciclismo siempre quise hacer, pero no tenía una bicicleta adecuada. Alguna vez había intentado en MTB también en San Jerónimo, pero no tenía casco, así que solo fue un tiempo. En el 2018, 2019 pude tener mi primera bicicleta de ruta. En ese tiempo, por una lesión en el tobillo comencé a entrenar con un grupo que teníamos en el que estaba Maxi Falcón, —reconocido triatleta— y él me guiaba. Me gustó mucho, así que cuando me recuperé, preparé mi primer triatlón estándar en Santa Fe. Lo gané y de ahí apunté a un Half en Almafuerte, donde quedé entre las primeras diez de la general y primera en mi categoría. Y a partir de ahí, me convencí que las pruebas combinadas era lo que quería hacer.

—¿Cuándo volviste a la ciudad de Paraná? 

—Llegué hace más de 10 años a Paraná, nos habíamos ido cuando tenía 2 años porque mis padres se separaron. Nos fuimos con mi mamá a San Jerónimo Norte. En la adolescencia, vivía en Santa Fe y nadaba en Gimnasia y Esgrima. Además, ya estaba corriendo algunas pruebas pedestres, pero inclinada más hacia la natación. Comencé a viajar más seguido a Paraná porque me reencontré con mi papá, lo ayudaba en su negocio algunos días. Él me llevó a conocer el club Estudiantes y el Rowing. Y al tiempito, estaba entrenando en el equipo de natación de Rowing y corriendo con Elías Uner, así que me vine a vivir y a entrenar acá.

Momentos para recordar

La paranaense Yamila Alarcón se dio el gusto de ser protagonista en 2015 de la exigente competencia de aguas abiertas Hernandarias-Paraná, de 88 kilómetros de recorrido. 

—Lograste unir a nado Hernandarias con Paraná, ¿cómo te resultó?

—Esos 88 kilómetros de la Hernandarias-Paraná son durísimos. Habíamos tenido una larga y excelente preparación, lo pude plasmar el día de la carrera. Recuerdo que fue una mezcla de sentimientos, pasé por reír, llorar, no pensar en nada, querer abandonar, tener mucha adrenalina. Nos había costado mucho llegar hasta ahí, por lo económico, fundamentalmente. Pero siempre he tenido la suerte de contar con gente a mi alrededor que me apoya y acompaña, como digo cada vez que logro un resultado, que no es solo mío sino también de quienes han estado conmigo. Es fácil estar cuando todo va bien, pero realmente sabemos quiénes están cuando las cosas no salieron como esperábamos. Esta carrera me marcó mucho en lo deportivo y más que nada en lo mental, desde aquella vez siempre pienso que nada es imposible después de haber nadado 11 horas.

En plena competencia

—¿En qué se piensa durante la competencia ante tamaño esfuerzo, por ejemplo, ahora en el Triatlón de La Paz?

—Pasan muchas cosas, situaciones y sensaciones, cuando se pone duro obvio que intenta aparecer el querer abandonar, aunque no suelo pensar en eso, pero te pone a prueba. Generalmente, pienso en todo lo que entrené, lo que me costó llegar hasta ahí y en quienes me están esperando o viendo porque a ellos también les debo el poder estar compitiendo. Siempre digo que todo esto es un logro en conjunto.

—¿Qué te motiva a entrenar todos los días?

—Querer ser mejor y estar en mejor forma para la siguiente competencia, y obviamente que disfruto cada entrenamiento.

—¿Qué lugar ocupa el deporte en tu vida?

—Muy importante, siempre digo que es mi vida. Me levanto y ya pienso en entrenar, es algo loco pero me apasiona. Me encanta entrenar, me fascina competir todo ese “sufrimiento” me gusta mucho y más si lo puedo compartir con mi equipo. Creo que es algo que no cambiaría y que seguramente, lo haga por siempre. Me ha enseñado a valorar las oportunidades. Me dio motivación, objetivos y sueños que le dieron sentido a la vida. Además, más allá de todo eso, me ha enseñado mucho, valores, amistad. El deporte me acompañó siempre en cosas buenas y malas que he pasado. Amo este estilo de vida. 

—Has tenido grandes satisfacciones en el triatlón, como el Sudamericano de Formosa que te llevó al Panamericano 2022, ¿qué recordás?

—El Sudamericano fue algo muy rápido, que llegó sin pensar que en tan poco tiempo de iniciarme en el triatlón podría estar largando uno, y mucho menos pensar en ganarlo. Si bien siempre me preparo para dar lo mejor, para llegar en excelentes condiciones y mi cabeza siempre va preparada, pero bueno carreras son carreras… Ese día recuerdo que salí primera del agua y pensar estratégicamente en esperar a la segunda para “tirar juntas” y luego poder definir en mi fuerte que es correr. Faltando un kilómetro para llegar y ganar, solo pensé en que nuevamente estaba cumpliendo un sueño compartido. Me había costado tanto sacrificio poder estar ahí, después de vender mil cosas y pedir ayuda. No sólo el cansancio era mío sino de la familia y los amigos que me ayudaron. Fue emocionante y me tomó por sorpresa.

Grande, entre los más grandes

La paranaense viene de hacer historia en el último Triatlón Internacional de La Paz. En la modalidad Sprint que consiste en 750 metros de natación, 20 Km de ciclismo y 5 Km de pedestrismo, con un tiempo de 1 hora 15’23’’ se alzó con el triunfo.

—Recientemente, venís de ganar en el Triatlón de La Paz, ¿cómo fue?

—Emoción total. La Paz es una carrera que todo triatleta quiere ganar. Hace unos días me aparecía un recuerdo en facebook de hace muchos años atrás, donde había escrito algo así como que el día que pueda tener una bicicleta para competir iba a cumplir el sueño de correr en La Paz. Siempre lo miré por tele. El año pasado me anoté, me re preparé y por un pinchazo en la rueda delantera tuve que abandonar, viniendo en las primeras posiciones. Me negué a querer ir otra vez. Pero, gracias a mi familia me pude anotar. Me volví a preparar, pero esta vez sin ninguna expectativa, sólo ir y dejar todo. Y eso hice desde que largué en la natación hasta los últimos metros corriendo, fue mi revancha. Lo disfruté mucho, se genera una gran fiesta. Lloré, me reí, lo compartí con mi pareja, familia y amigos. Es un deporte individual pero un trabajo en equipo.

De alta competencia

—¿Cómo es la preparación de una atleta de tus características?

—Siempre aspiro a tener una buena preparación. Me hubiera gustado en el momento indicado haber tenido la posibilidad de ser “elite”, hoy sólo intento hacerlo lo más profesional posible y buscar objetivos grandes, siempre dentro de las posibilidades que tenga. Me alimento y descanso bien, entreno mucho, me cuido incluso los findes y en épocas festivas. Me doy mis permitidos obvio, pero siempre teniendo en cuenta qué objetivos tengo cerca. En mi casa, mi familia me acompaña en todo así que no es difícil. Pero bueno, también el apoyo económico es fundamental en esto y es lo que seguimos buscando. Si bien tengo un apoyo y tengo mis ingresos, la preparación supera todo eso.

—¿Contás con algún tipo de apoyo para estas participaciones?

—Algunos locales, negocios se suman cuando busco ayuda. Tengo una ayuda mensual de una Cooperativa que me acompaña hace mucho. Después intento participar en carreras que me reditúen, y si no se llega siempre le buscamos la vuelta para vender comida o lo que sea para solventar esos gastos. Pero del Estado, ninguno. 

Objetivos 

“A corto plazo, el Argentino de Triatlón que en días arranca en Santa Fe. Luego, iremos viendo las siguientes fechas hasta clasificar a la final y qué nos depara el año. Y a largo plazo, me inclinaré a las distancias largas, medio Ironman. Pero todo lo vamos organizando y preparando a corto plazo, así se disfruta más. Y como proyecto a futuro, me gustaría algún día tener mi propio equipo de Triatlón”, señaló Alarcón.

Deporte al alcance de todos

Yamila Alarcón es atleta de la Escuela Municipal de Atletismo, que dirige Pablo Carussi, de la Escuela Municipal de Ciclismo y de Duatlón, que conduce Alejandro Agusti. Las clases se realizan de lunes a viernes, de 17 a 20 en el Complejo Thompson. Por consultas, comunicarse al 3436116767.

“Recomiendo hacer deporte, el que les guste, yo aconsejaría triatlón o cualquiera de los que lo integra, natación, pedestrismo o ciclismo. Pero lo importante es estar en movimiento. El deporte quita el estrés, la depresión y tantos problemas que han aparecido en estos últimos años. Nos pone contentos, nos integra. Creo que todos deberíamos movernos, el deporte es salud y es vida”, remarcó. 

Breve bio

Yamila Alarcón nació en Paraná, el 16 de agosto de 1992. Es hija de Gabriela Sinievicz y Raúl Alarcón. Tiene un hermano, Martín Alarcón, un año menor con quien comparte la fecha de cumpleaños. Está en pareja con Melody Olivetti.

Cursó la escuela primaria y secundaria en San Jerónimo Norte, Santa Fe, en el Colegio San José.  

Sus entrenadores: Joaquín Méndez Orzuza (natación), Alejandro Agusti (ciclismo) y Pablo Carussi (atletismo).

La semana de Yamila: “De lunes a viernes siempre realizo tres disciplinas, puede ser gimnasio, natación y correr o natación, ciclismo y correr y los fines de semana hacemos los entrenamientos más largos, 3 o 4 hora de ruta en bici, corremos más de una hora y media y a veces intento nadar en el rio y sino más de una hora en la pileta”. 

Sus ratos libres: pic nic y alguna actividad al aire libre con Melody y Pedro, el hijo de su pareja. Tiene dos hijos perros, Maite y Bob.

Related Articles

Iluminar nuevos caminos

Luciana Etchemendigaray se autodefine como madre, docente, abogada y estudiante de Comunicación...

Vibrar al ritmo del carnaval

Claudia Picconi nació en Hasenkamp, donde se palpita el carnaval. En su...

El cine siempre quiere rock

Se estrenó el jueves pasado “Bob Marley: la leyenda”, filme de Reinaldo...

Romero, la planta que mejora la circulación sanguínea

Se utiliza para condimentar las comidas y también para ayudar a tener...