lunes , 26 febrero 2024
Home Colaboradores La nutrición y los cuidados esenciales durante el verano
Colaboradores

La nutrición y los cuidados esenciales durante el verano

Ante las altas temperaturas, es recomendable tomar recaudos para el cuidado de la salud. Foto: Juliana Faggi. El Diario
Muchas veces parece difícil mantener una alimentación saludable en época de vacaciones, sobre todo porque es un momento en el cual solemos modificar nuestras rutinas y horarios de comida.

El verano, con sus altas temperaturas y clima sofocante, demanda una adaptación no solo en nuestra vestimenta y actividades diarias, sino también en nuestra alimentación y cuidado de la salud. Una correcta nutrición en esta temporada no solo implica mantenerse hidratado, sino también consumir alimentos adecuados que ayuden a enfrentar los desafíos que el calor trae consigo.

La hidratación es esencial en esta época. La sudoración incrementada puede llevar a la pérdida de agua y minerales vitales. Por ello, es fundamental mantener un equilibrio hídrico adecuado mediante la ingesta de líquidos, preferiblemente agua, y el consumo de frutas y verduras ricas en agua, como sandía, melón, naranja, pepino y lechuga. Además, se recomienda evitar el consumo excesivo de alcohol y cafeína, ya que pueden deshidratar el cuerpo.

El cuerpo humano está compuesto principalmente de agua, lo que subraya la importancia vital de mantener un equilibrio hídrico adecuado. El agua es esencial para regular la temperatura corporal, transportar nutrientes, eliminar desechos y mantener la función adecuada de los órganos vitales. En los meses de verano, cuando se aumenta la pérdida de líquidos a través de la sudoración, es crucial compensar esta pérdida con una adecuada ingesta de líquidos y electrolitos. Por ello, el consumo de agua con limón o agua con sal marina, en algunos casos, resulta muy beneficioso.

Las bebidas deportivas actualmente cuentan con muchas sustancias innecesarias o hasta dañinas para la salud como el jarabe de maíz de alta fructosa o colorantes que podrían evitarse. Lo más recomendable es preparar una bebida casera en casos de sudoración extrema.

LA ALIMENTACIÓN EN EL VERANO. Debe ser liviana y fácil de digerir para evitar malestares. Se sugiere optar por comidas frescas, como ensaladas con verduras crudas y proteínas magras como pescado o pollo. Evitar alimentos fritos o muy grasos ayudará a mantener una digestión más rápida y a reducir la carga sobre el sistema digestivo.

CUIDADOS ESPECIALES PARA LOS GRUPOS VULNERABLES. Es importante prestar especial atención a los grupos vulnerables como los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos durante los días calurosos. Los niños, especialmente los lactantes y los más pequeños, tienen una mayor susceptibilidad a la deshidratación. Asegurar una adecuada hidratación con leche materna o agua, y ofrecerles alimentos frescos y ricos en agua como frutas y vegetales, son acciones fundamentales.

Los ancianos también requieren cuidados especiales. Su percepción disminuida de la sed y su tendencia a presentar problemas de salud relacionados con la deshidratación los hacen más susceptibles a golpes de calor y desequilibrios hídricos. Es crucial asegurar que consuman suficientes líquidos y alimentos hidratantes, y que eviten la exposición prolongada al sol.

Los síntomas de golpe de calor incluyen mareos, debilidad, confusión, náuseas y fiebre alta. Para prevenirlos, es necesario mantenerse hidratado, evitar la exposición prolongada al sol, buscar la sombra y usar ropa ligera y fresca.

En conclusión, una alimentación adecuada y la correcta hidratación son fundamentales para enfrentar el verano. Cuidar especialmente a los grupos más vulnerables, y estar alerta a los síntomas de golpe de calor, son pasos esenciales para mantenerse saludable y disfrutar plenamente de esta temporada.

Receta de una bebida de rehidratación casera

Ingredientes:

• 1 litro de agua (hervida y enfriada)

• 2-3 cucharadas de azúcar (preferiblemente azúcar de coco o miel)

• 1/4 cucharadita de sal (preferiblemente sal marina o rosa)

• Jugo de 1 limón o lima (opcional)

• 1 pizca de bicarbonato de sodio (opcional)

Instrucciones:

1. En una jarra, mezcla el agua con el azúcar y la sal. Remueve bien para que se disuelvan por completo.

2. Si lo deseas, exprime el jugo de limón o lima en la mezcla para aportar sabor y un extra de vitamina C.

3. Opcionalmente, puedes agregar una pizca de bicarbonato de sodio para ayudar a equilibrar los electrolitos.

Beber esta solución de rehidratación casera a lo largo del día en pequeños sorbos. No es recomendable tomar grandes cantidades de una sola vez, ya que puede causar malestar estomacal.

Esta bebida es una manera rápida y sencilla de reponer los líquidos y minerales perdidos. Sin embargo, si experimentas deshidratación severa o prolongada, es importante buscar atención médica adecuada de inmediato.

María Candelaria Jacquelin (*)

Télam

(*) Nutricionista funcional y médica ayurveda de Halitus Instituto Médico.

Related Articles

Los sueños de superación que respiran en Cochrane

Pasillo de entrada a populosas urbanizaciones, Cochrane es una calle modesta que...

Bronca en el conventillo

El cambio en el formato de difusión de EL DIARIO permite reflexionar...

Liberalismo y banca estatal

En las últimas décadas del siglo XIX, la creación y el decidido...

Memorias de un diario: Elidita, un puntal

Por calle Laprida 17, las personalidades de la cultura que pasaron por...