jueves , 29 febrero 2024
Home Cultura El sector editorial rechaza la derogación de la Ley del Libro
Cultura

El sector editorial rechaza la derogación de la Ley del Libro

La propuesta del gobierno –derogar una Ley cuya aprobación se logró tras décadas y apalancó la industria editorial en el país-, fue rechazada por libreros, editores y actores del sector.
El Gobierno Nacional envió al Congreso la derogación de dicha ley, considerada “modelo” en la región y que establece un precio único de venta al público (PVP). Según los referentes del sector editorial, “es falso que vaya a hacer que el precio del libro baje”.

Josefina Marcuzzi

TELAM

El Gobierno Nacional envió este miércoles al Congreso el Proyecto de Ley Ómnibus con una batería de más de 600 artículos entre los cuales se dispone la derogación de la Ley de creación del Instituto Nacional del Teatro (INT), sancionada en 1998 y el cierre del Fondo Nacional de las Artes.

Entre otras propuestas, el Proyecto deroga también la Ley del Libro, que es modelo en la región y que establece el precio único de venta al público (PVP) para las publicaciones, una medida que impactará directamente en la industria editorial, perjudicando especialmente a pequeñas librerías y editoriales independientes.

“Es falso que esto vaya a hacer que el precio del libro baje”, coincidieron los referentes del sector editorial, que coincidió en un amplio rechazo a la propuesta girada por el Poder Ejecutivo Nacional al Congreso.

Con un enorme impacto en redes sociales y especialmente dentro del ecosistema literario, se conoció hoy el artículo 60 del capítulo I, dentro del título III “Reorganización económica”, que deroga la Ley Nacional 25.542 que establece que los editores deben fijar el precio de venta de los libros que publican y que eso debe respetarse en todos los puntos de venta.

“En el marco de esta ley no solamente han surgido infinidad de editoriales que aportan a la bibliodiversidad y convierten a la Argentina en un modelo de habla hispana, sino que además se profesionalizó la logística y se gestó la FED, entre tantas otras cosas. En el marco de esta ley la industria del libro pudo crecer no solamente a nivel interno sino también a nivel externo”, explicó a Télam Cecilia Fanti, librera y escritora.

Las fuentes consultadas afirman que la ley actualmente en vigencia protege la competencia entre librerías en la medida que garantiza calidad en la atención al público y evita que las cadenas, según el poder económico y de compra que tengan, puedan ofrecer distintos descuentos arbitrarios.

Víctor Malumian, editor en Godot y co-fundador de la Feria de Editores (FED), señala: “Uno de los malentendidos más comunes es que si se elimina la ley de precio único el PVP cae, lo cual ha resultado falso en varios países. Lo que sucede es que en un principio vemos ofertas de los grandes jugadores que pueden acceder a comprar mayor cantidad de unidades, por ende con mayores descuentos, y trasladan ese descuento al público. Ganan cuota de mercado, reducen drásticamente a los pequeños jugadores hasta hacerlos desaparecer y luego vuelven a subir los precios. Es decir, a mediano plazo, no funciona”.

Esto sucede con Amazon a nivel mundial, empresa que en un primer momento compró libros en cantidad y bajó los precios de venta, para luego de tener monopolizada la cuota de mercado mayoritaria, retirar los descuentos y fijar nuevos precios, ciclo que se observó en varios países.

BIEN CULTURAL FUNDAMENTAL

Lo que propone la derogación de la ley –tal la propuesta enviada por el Poder Ejecutivo Nacional al Congreso- es, en consecuencia, que cualquier librería, cadena de librerías o incluso grandes supermercados puedan poner el precio que consideran al libro, más allá de lo que sugiere el editor.

“Lo que va a pasar, más allá del impacto concreto sobre las librerías, es que esta disposición va a matar al consumidor. No solamente porque los precios van a subir, sino porque esto viene acompañado de la liberación de comisiones y punitorios por incumplimientos sobre las tarjetas de crédito”, explicó a Télam Mónica Dinerstein, presidenta de la Cámara Argentina de Librerías Independientes.

En caso de prosperar la derogación de la ley, los pequeños negocios y librerías chicas deberán salir a negociar un descuento frente a las grandes cadenas de libros, que al poder comprar en mayor cantidad, pueden conseguir mejores descuentos y así vender los libros más baratos.

Un dato relevante es que hay una relación estrecha entre los países que tienen ley de precio único y un entramado fuerte de librerías y sellos independientes. “Dentro de los países de habla hispana, Argentina, España y México tienen una ley como esta, y a su vez son las principales potencias a nivel editorial. No es casualidad que son los países que tienen un consenso de protección a las pequeñas librerías”, agrega Malumian.

Alemania, Corea del Sur, Italia, Japón y Noruega son otros de los países que promueven al libro como bien cultural fundamental y tienen mercados editoriales desarrollados y diversos bajo un consenso en común, que es la protección de pequeñas y medianas librerías.

La supervivencia del más fuerte

“Bajo una lógica liberal se podría decir que esta medida es buena porque se traslada a precios más baratos en los libros. Pero no es así porque, una vez que el más poderoso elimina a la competencia, vuelve a subir los precios y los fija como considera”, destaca Víctor Malumian.

El derrame sobre las pequeñas editoriales consiste en que, al incrementarse la venta de las grandes superficies, se tiende a exhibir y a vender los libros que tienen mayor rotación. En este proceso, las pequeñas librerías que pueden exhibir otro tipo de oferta desaparecen y comienza a disminuir la oferta y variedad bibliográfica.

En este contexto, las librerías y libreros manifestaron su descontento, Carola Martínez Arroyo, mediadora de lectura, sostuvo: “La ley del libro preserva la industria del libro. Permite que las pequeñas librerías y las editoriales independientes existan. La Argentina es modelo en Latinoamérica por la forma en que la industria del libro se sostiene. Y si quieren saber quién gana, son las grandes superficies”.

Por su parte, la Fundación El Libro, institución integrada por la Cámara Argentina del Libro, la Cámara Argentina de Publicaciones, la Sociedad Argentina de Escritores; la Cámara de Librerías, Papeleras y Afines, la Federación Argentina de la Industria Gráfica y el Sector español de Libros y Revistas, difundió un comunicado en donde “manifiesta su total y absoluto rechazo a los proyectos de derogaciones de leyes fundamentales para el funcionamiento del valioso y admirado sistema cultural argentino”.

Fuente: Josefina Marcuzzi | TELAM

Related Articles

Un espacio dedicado al arte nace en Colonia Avellaneda

Con la inauguración de una muestra retrospectiva de la artista plástica Melina...

Habrá cine gratuito, en María Grande

El viernes a las 20, en el Anfiteatro Municipal en la Plaza...

Clowns en Casa de la Cultura

La actividad es organizada por Compañía Teastral y forma parte del ciclo...

Una escuela monumental

Fernando Ponce Especial para EL DIARIO Mediante ley nacional dictada en 1910,...