lunes , 22 julio 2024
Home Cultura Calderón regresa para dirigir en el Festival Chopin
CulturaDestacado

Calderón regresa para dirigir en el Festival Chopin

“Siempre estoy atento a algún motivo que me de la excusa para volver a Paraná una vez más”, reconoce Pedro Calderón.
El destacado director nacido en Paraná se presentará el jueves próximo en el Teatro 3 de Febrero. Lo hará en el Festival Chopin, organizado por la Asociación Mariano Moreno. Podrá escucharse el Concierto Nº1 en versión para piano y quinteto de cuerdas.

Para Pedro Ignacio Calderón regresar a Paraná -donde nació y vivió hasta comienzos de su adolescencia- es la ocasión para conectar con sus raíces.

“Siempre estoy atento a algún motivo que me de la excusa para volver una vez más”, deslizó en la entrevista con EL DIARIO. “Me siento siempre muy a gusto en mi ciudad natal y encontrar amigos, familiares, es realmente una experiencia siempre muy gratificante”, agregó el maestro, que el próximo 31 de diciembre cumplirá 90 años.

El jueves, quien fue director de la Orquesta Filarmónica y la Sinfónica Nacional, se presentará en el Teatro 3 de Febrero en el Festival Chopin, organizado por la Asociación Mariano Moreno. En esa ocasión empuñará la batuta para dirigir un conjunto de cámara integrado por Haydée Seibert y Pablo Lavanda (violines); Carla Regio (viola); Siro Bellisomi (violoncello) y Pedro Sarlerno (contrabajo). Al quinteto de cuerdas se sumará el pianista Fernando Pérez. Bajo la dirección de Calderón el ensamble ofrecerá el Concierto Nº1 para piano y quinteto de cuerdas de Chopin. Las entradas -que pueden adquirirse en la boletería del teatro de 8 a 12 y de 17 a 20- cuestan $1.500 para socios de la entidad organizadora mientras que para el público en general el valor es de $5.000.

Desde la capital del país, donde vive desde su adolescencia, Calderón adelantó que la visita a Paraná le dará “la posibilidad de compartir una propuesta muy linda musicalmente”.

CAMINO AUTODIDACTA

Pedro Ignacio Calderón es representante de una generación de directores que se formó de manera autodidacta, ya que en su etapa de estudios -década del 50 del siglo pasado- no contó con la posibilidad de realizar una carrera formal. En Paraná estudió piano en la Academia Williams y luego partió con sus padres a radicarse en Buenos Aires.

“Mi formación ha sido totalmente autodidacta. Aprendía yendo a ver los ensayos. En una época en Buenos Aires pude ver a grandes directores. Yo me colaba en todos los ensayos que ellos hacían con la Orquesta Sinfónica Nacional. Iba a escucharlos. Recuerdo haber visto ensayos y conciertos de personalidades como (Wilhelm) Furtwängler y (Herbert Von) Karajan -célebres directores alemán y austríaco-”.

-Sostener ese camino de aprendizaje autodidacta expresa una conexión vital y profunda con el hecho musical. ¿Cómo definiría la música?

-Bueno, tenemos la definición formal que nos habla de articular los sonidos, ritmos, melodía, armonía, etcétera. Pero lo que a mí me pasa es que siempre he vivido con la música. Es más, he vivido la vida a través de la música. No se olvide que además de la dirección por la que siempre tuve una gran vocación, también estudié piano y tuve como maestro a Vincenzo Scaramuzza. Era un buen pianista, y me encantaba tocar el piano, pero mi vocación, por lo cual estaba deslumbrado era la orquesta, así que bueno, poco a poco me volqué a realizar un sueño que se fue haciendo realidad y relegué el piano para ser director.

PROYECTOS

-En este momento de su vida, por supuesto en plena actividad, ¿qué proyectos lo motivan o le interesan todavía realizar?

-La verdad es que estoy en el camino de vuelta. Así que con 89 años que he vivido musicalmente a pleno, puedo decir que todas las obras que me interesaron tuve la oportunidad de hacerlas. Me siento al día con lo que hubiera querido hacer como director. No puedo pedir nada más y soy feliz así como estoy.

-¿Cómo transcurren sus días entonces en esta nueva cotidianidad que lo encuentra alejado de la actividad que fue lo principal de su vida durante tanto tiempo?

-Lleno mi día con diferentes actividades que puedo hacer en mi casa. Antes tuve siempre un deseo que estoy cumpliendo. Cuando era chico, en Paraná, quería ser aviador. Fíjese que siempre estaba atento al paso de los aviones de la segunda Brigada Aérea. Incluso recuerdo que cuando era chico llegué a hacer una visita allí para observarlos de cerca. Ahora aprendí a manejar simuladores de vuelo. Y tengo uno en mi casa. Es casi un pequeño avión, con lo cual me da el gusto de volar con distintos modelos y viajo a donde quiero. A veces estudio obras, simplemente por el puro gusto de aprenderlas. Pero claramente, mi afición a la aviación a través de la simulación, y volar de ese modo, es una de las actividades que más me gusta hacer.

MEMORIAS

-¿Nunca pensó en algún momento en escribir o en dejar plasmadas sus memorias o alguna cuestión geográfica, con impresiones, recuerdos, todo lo que ha vivido?

-Bueno, usted es uno más que me lo reclama. Es cierto, tengo cosas para contar. Siempre digo que me encantaría realizar ese proyecto, pero nunca me decido a hacerlo. Posiblemente encuentre a la persona que me venga a escuchar y hagamos un proyecto. No lo tengo descartado.

Imagen de un concierto del año 2004 en Buenos Aires.

Trayectoria

Nacido en Paraná, Pedro Ignacio Calderón es reconocido como uno de los más importantes directores de Latinoamérica. Entre sus maestros figuraron Vicente Scaramuzza (piano) y Alberto Ginastera (composición). Desde muy joven se interesó en la dirección orquestal y luego de asistir a los quince años a un curso que dictó Hermann Scherchen, debutó en Buenos Aires a los 20 años con la Orquesta Sinfónica de Radio Nacional.

En 1958 fue designado Director de la Orquesta de Tucumán. En 1960 viajó a Europa para estudiar en la Academia Santa Cecilia de Roma con Fernando Previtali, becado por el Fondo Nacional de las Artes.

En 1963, representando al Teatro Colón, participó en Nueva York en el “Concurso Dimitri

Mitropoulus” y obtuvo uno de los primeros tres premios, lo que le valió desempeñarse como

director asistente de la Filarmónica de Nueva York junto a Leonard Bernstein.

En 1966 fue designado Director Musical de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, cargo que con dos breves interrupciones ocupó hasta 1991.

Desde 1994 estuvo ligado a la Orquesta Sinfónica Nacional de Argentina en la que se

desempeñó como Director Titular y con la que realizó una intensa labor, no sólo en Buenos Aires sino también en el interior del país.

Desde su creación en 1966 fue Director del Ensamble Musical de Buenos Aires.

Related Articles

El Gobierno reglamentó los cambios en Ganancias

El Gobierno Nacional reglamentó la reforma del Impuesto a las Ganancias establecido...

El Vaticano cambió la Sede Primada

El Vaticano transfirió el título de Sede Primada de Buenos Aires a...

Se inaugura la muestra del pintor Asef Bichilani 

Este martes a las 16, en el Centro Cultural, ubicado en la...

Cortes por obras en zona de la terminal

Desde este martes 23 de julio, no se podrá estacionar durante las...