sábado , 20 julio 2024
Home Cultura La fuerza de la máscara en la vida y en el arte
Cultura

La fuerza de la máscara en la vida y en el arte

Para Leti Prone, “la máscara no cubre, sino que en realidad revela aristas profundas de las personas cuando se las colocan”.

El concepto de máscara y enmascaramiento guía la búsqueda de Leti Prone. La artista expone -junto al paceño Mario Raspini- una muestra en el Museo Municipal de Artes Visuales de La Paz en el marco del Festival Galas del Río.

Redacción El Diario

[email protected]

“Desde muy chica sentí la necesidad de expresarme a través del arte”, confía Leti Prone. Artista visual formada en la Escuela de Bellas Artes Regina Pacis y estudios en Roma, Florencia y Padua (Italia), esta bonaerense que se siente cautivada por Entre Ríos, ha desarrollado una fértil propuesta centrada en el concepto de la máscara y el enmascaramiento.

Llegó al Museo Municipal de Bellas Artes en el marco del XIII Festival Galas del Río para participar en una muestra de máscaras que compartió con el paceño Mario Raspini.

Con una trayectoria que la llevó a participar en exposiciones, ferias nacionales e internacionales, en la actualidad se desempeña como docente de arte en educación inicial y primaria.

Su vinculación con el contexto local, regional y global la ha llevado, dice, “a estar atenta a las transformaciones sociales y ambientales que están sucediendo”. Eso, contó a EL DIARIO en la apertura de la muestra, fue lo que la condujo a trabajar sobre el tema de la máscara.

“Venía haciendo reciclado de material, trabajaba en huerta, en compost. En un momento me hice un planteo: ¿con lo que se hacer, en qué contribuyo a mejorar la salud ambiental de nuestro planeta?”.

Así fue que se embarcó en un trabajo introspectivo de preguntarse en qué medida con su trabajo generaba cosas que contaminaran el planeta. “Me pregunté si mi práctica artística no era contradictoria con los postulados que me interesaba sostener y de ese modo comencé a buscar material desechable”.

Lo que tenía a su alcance eran cartones, papeles y ello la llevó a recuperar un momento de su formación. “Estudié las máscaras tradicionales en Venecia. Indagué en la cuestión. Las primeras se hacían con cuero. Luego se pasó a lo industrial. Pero el concepto me pareció interesante para comenzar a trabajarlo”.

A lo anterior sumó la posibilidad de que había hecho escenografía y poco a poco fue sumando “mucho de lo que tenía por oficio. Lo bueno de trabajar de este modo cambiante en cuanto a técnicas y temáticas es que uno puede cambiar los materiales. Y en ese sentido, para ser coherente con lo que me pasaba con mi vida y pensar en qué mundo quería dejarle a mis hijos, es que me incliné a trabajar con papel y cartón”.

En ese proceso Comencé a armar encolados y creación de máscaras que fueron surgiendo y que presento en esta muestra en el Museo Municipal de Bellas Artes de La Paz.

ENFOQUE SUSTENTABLE

En la serie de algo más de una docena de trabajos hechos en papel, cada uno tiene su simbología, ya que, expresa la autora “entre todo el conjunto, hay un grupo de máscaras totalmente blancas, en el cual me centré en lo simbólico, lo espiritual”. Por otra parte, la artista confía en otra serie de obras, con mucho colorido, “me he inclinado por los motivos que refieren a la naturaleza. También representaciones de personajes mitológicos, como el dios de la lluvia; o los motivos de las diabladas en Jujuy. Me nutrí de esos elementos, propios de la raíz americana para desarrollar esta serie”.

Al tomar como materia prima papel y cartón de descarte, la docente subraya que se enfocó sobre todo en realizar “piezas basadas en el concepto de producto sustentable y no agresivo con el ambiente”.

En ese sentido, explica que las obras son ecológicas, ya que son potencialmente degradables. “Si la sumergimos en agua, la máscara hecha en papel desaparece por completo; la perdemos”. En lo profundo, “la idea, el mensaje que quiero transmitir es que nada nos pertenece en esta vida. No nos llevamos nada. Entonces ¿para qué seguir construyendo cosas que ocupen espacio? Y que además contribuyen a generar un desastre ambiental”, se pregunta la artista.

“Necesitamos de la metáfora, que nos da la herramienta y el instrumento para poder seguir creando -reflexiona- Y con eso armar una revolución con las transformaciones que nos permita modificar las cosas que nos están arrastrando a la destrucción como especie y del planeta”.

“Me he inclinado por los motivos que refieren a la naturaleza. También representaciones de personajes y motivos de las diabladas en Jujuy. Me nutrí de esos elementos, propios de la raíz americana para desarrollar esta serie”, contó la artista a EL DIARIO.

COBERTURA REVELADORA

En el camino recorrido por Leti Prone, su búsqueda, “la punta de flecha que dirige su planteo en esta serie de 15 máscaras que presentó en Galas del Río” está ligada a uno de los fundamentos importantes de la razón por la cual elabora máscaras, y es que “se convierte en una especie de talismán que la humanidad necesita para su transformación”.

Para la artista “la máscara no cubre, sino que en realidad revela aristas profundas del ser de las personas cuando se las colocan”.

Y lo asocia al concepto de enmascaramiento, “metáfora de me tapo, me cubro”. En realidad, sostiene, “la máscara viene a develar, a revelar aspectos de nosotros que aparentemente están, pero ocultos”.

En ese marco planteó su proyecto La fuerza de la máscara, iniciativa que nació en 2017 de su participación en festivales, centros educativos, escuelas públicas de la provincia de Buenos Aires y rurales, visitando las provincias de Entre Ríos y Salta.

“La propuesta está orientada a acercar a los niños y niñas, y también a sus familias el universo simbólico y poético que ofrecen las máscaras vivenciando un tiempo de creación, de juego y de transformación”, explicó a EL DIARIO.

HERRAMIENTA CULTURAL

“Partimos de la premisa que la máscara es una provocación a la transformación: ¡qué mejor manera que fabricar herramientas culturales que nos faciliten este proceso de cambio! La apuesta es la fabricación de una máscara y entregarse al juego”, añadió la artista que brindó un taller de fabricación en el Centro Cultural Cabayú Cuatiá.

El proceso “propone un tiempo de creación y de juego vivenciando el desdoblamiento de salirse fuera de uno, y convertirse en otro”. Al inicio se comienza con una performance donde una máscara de grandes dimensiones, invita a los participantes a ser parte del juego. Luego se elabora una máscara y en el cierre, los participantes hacen uso del objeto, de su voz y su cuerpo para transformarse en el ser creado a través de una danza.

Así “el proyecto invita al participante a convertirse en un animal, en un ser mitológico, en una deidad, impulsados no solo por el carácter de la imagen y el color de la máscara construída, sino también por el uso de su voz, su cuerpo y su emoción”.

Para la docente “los contenidos y las propuestas relacionadas con el arte, dan lugar a procesos de búsqueda, de realización e interpretación y además comprometen su sensibilidad, percepción, capacidad intelectual y distintas habilidades tanto en la realización de sus propias producciones como al ponerse en contacto con las creaciones de otras personas”.

Los motivos mitológicos americanos son fuente de inspiración para las máscaras realizadas por Leti Prone.

Related Articles

Se presentó el concurso fotográfico “Amamantar es un derecho”

La Municipalidad junto al Concejo Deliberante de Paraná presentaron el concurso fotográfico...

Día del Amigo con Made in China

Entrada libre y gratuita. Aquí los detalles. Para disfrutar las vacaciones de...

Schonfeld es el nuevo presidente del Iaaer

Maximiliano Schonfeld es el nuevo presidente del Instituto Audiovisual de Entre Ríos...

Día del Amigo: Fiesta Electrónica, festejá

Participá por cinco entradas en @eldiarioentrerios Prisma Producciones y De La Gruv...