lunes , 15 julio 2024
Home Sin categoría Escribir, una necesidad
Sin categoría

Escribir, una necesidad

“Escribo y después organizo y nombro, porque la escritura está más en el orden de lo necesario para mí que en el orden del encasillamiento”.
La lectura y la escritura coexisten desde la infancia para Manu. Encontrar sin buscar, en las puertas que se abren, es un juego que no concibe como solitario. Te invitamos a conocer parte de su faceta de escritora y otras cosas que compartió Manuela Mantica con revista BIEN!

¿Cuándo comenzaste a escribir? ¿Cómo se dio ese proceso?

No sé si podría decir un momento exacto en el que empecé a escribir. Mi abuela dice que aprendí a leer antes de que me lo enseñasen en la escuela. Me acostaba en la cama con ella a la siesta y leíamos el diario.

Hablo de la lectura porque creo que una empieza a escribir al mismo tiempo que empieza a leer. Como que son dos operaciones que van de la mano. A los quince mi mamá me anotó en un taller de escritura y me dijo: ‘si querés ir, yo ya te anoté’. Eso también fue una puerta a la escritura y marca una relación también con el oficio. Como si de entrada estuviera marcado por la relación con los otros y las otras de mi historia. No concibo la idea de la escritura como algo solitario, incluso creo que escribir me ha permitido relacionarme conmigo y con los demás de otra manera.

–¿Qué géneros te interesan? ¿En cuáles te gustaría explorar?

Entiendo lo necesario de organizar la literatura en géneros, pero al mismo tiempo no creo que sea importante esa división.

De hecho, es muy difícil para mí pensar en: voy a escribir una novela o un libro de poemas. Escribo y después organizo y nombro, porque la escritura está más en el orden de lo necesario para mí, que en el orden del encasillamiento.

–Hace poco tiempo presentaste un libro, ¿qué repercusiones has tenido, es decir, cómo te parece que fue recibido?

–Cómo diría Zambra a mí no me gusta hablar de mis libros porque siento que los puedo arruinar (ríe). Pero lo que sí puedo decir es que publicar fue una experiencia novedosa, el libro no me pertenece y eso se siente muy bien porque lo que llega del libro siempre me deja a mí en un lugar de extranjeridad. La semana que viene me invitaron a leer en una escuela, por ejemplo, y eso era algo completamente inesperado.

–¿Hay un resurgimiento de la literatura o al menos el interés por la escritura entre la gente joven? ¿Cuál es tu opinión?

–No sé si podría contestar esta pregunta porque sería hacer una lectura desde un espectro muy acotado.

Lo que sí podría decir a la manera de Alicia Genovese, es que la poesía se presenta siempre como un discurso inactual, y por lo tanto siempre encuentra dónde anclarse en el presente, siempre está a la altura de la época. No sé si el interés por la escritura tiene edades. Creo de hecho que es al revés, es el interés por el objeto arte, cualquiera sea, lo que nos enjuvenece.

Vive en Paraná desde el 2012. Foto gentileza: Natalia Cobos.

–¿Tenés algún método o disciplina o simplemente te sentás a escribir cuándo estás inspirada?

–Me relaciono con la escritura como con una necesidad. Es más bien algo que encuentro que algo que busco. Perdón que insista pero como diría Zambra, me gustaría tener presente que algún día puedo no escribir más, es decir, no quiero convertir la escritura en una obligación porque eso es perder la lógica lúdica que creo que es lo único que me hace permanecer en el oficio, volverlo un juego.

–¿Tenés referentes locales, de la provincia u otros referentes?

–Siempre creo que la lectura es indispensable para escribir, así que sí, claro que tengo referentes. Locales podría nombrarte a Emma Barrandeguy, Daniel Durand, Belén Zavallo, Washington Atencio. De la provincia de Santa Fe, Estela Figueroa. Ahora agregaría también a Alejandro Zambra, un escritor que está siendo de mucha importancia para pensarme escribiendo.

No sé si el interés por la escritura tiene edades. Creo de hecho que es al revés, es el interés por el objeto arte, cualquiera sea, lo que nos enjuvenece.

–Actualmente, ¿cuáles son tus proyectos?

–Escribir, leer, seguir con la coordinación de talleres Nos/Otros en el texto, el Taller de Escritura Literaria que damos con Belén Zavallo en el marco de los talleres de cultura itinerante de la Universidad Autónoma de Entre Ríos y Fábrica de palabras -taller de escritura para infancias.

Caminos musicales

“Empezar clases de canto fue una decisión empujada por un deseo de armonizar un poco la voz. Una amiga poeta, Sofía Piaff, siempre dice que los poemas tienen dos voces, la que aparece con el encuentro del lector y la que aparece cuando el escritor les pone voz. Esa necesidad de armonizar, me encontró con el bajo y con ayuda de algunas amigas y maestras pude componer algunas canciones, de hecho, en la presentación del libro canté mientras Agustina Maslein tocó la guitarra. Pero en este momento no estoy yendo mucho por ahí. De todas formas, de la música ya no puedo irme”.

Más datos

Manuela Mantica nació en San Justo, tiene 29 años. Vive en Paraná desde el 2012.
Es psicoanalista y, ahora, aprendiz de bajo y compositora.
Participó de las antologías Jardín y Campo publicadas por Proyecto Camalote Editorial.

Contratapa del libro de Manuela Mantica

Related Articles

“Como un león” se presenta en La Picada

Luego de la función, se ofrece la posibilidad de compartir un riquísimo...

Impactante película sobre el peor atentado de la historia de Noruega 

22 de julio, la cruda película que recrea la peor masacre que...

Netflix estrenó el documental sobre Leonardo Cositorto y Generación Zoe

El escandaloso caso llegó a la plataforma de streaming con una producción...

Empleos en casas particulares, hay aumentos salariales

El aumento salarial para las trabajadoras del hogar en casas particulares será...