25.3 C
Paraná
jueves, octubre 1, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Proponen crear una mesa de trabajo para tratar usurpaciones y fiestas clandestinas

    El abogado Pedro Fontanetto D’Angelo señala que los nuevos tiempos, determinados por la pandemia, requieren del Estado nuevas formas de trabajo para abordar distintas problemáticas sociales. El trabajo en equipo y el uso de protocolos específicos generados por especialistas serían una manera de abordar los nuevos tiempos.

     

    Pedro Fontanetto D’Angelo sostiene que “los tiempos han cambiado. La sociedad ha cambiado. Las prioridades económicas, familiares, laborales y culturales de la gente, seguramente, son distintas a la de hace unos años” y destaca que “paradójicamente, hay cosas que no cambian. Y pareciera que, en la política argentina, y la forma de trabajar que tiene el Estado en todos sus estamentos, tampoco ha cambiado en demasía”.

    A partir de esta caracterización de lo que considera “nuevos tiempos” señala “la necesidad de que la política y el estado adopten nuevas formas de trabajar problemáticas sociales”.

    Entre éstas menciona la de las usurpaciones y las fiestas clandestinas.

    El letrado paranaense, que adhiere al espacio político que está construyendo el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, opina que “estos nuevos tiempos, con tantos cambios en su sociedad, también exigen nuevas formas de trabajo. Y el trabajo en equipo, junto con la utilización de protocolos preestablecidos por especialistas en cada temática específica, necesitan comenzar a imponerse como nuevas formas, cotidianas y habituales, de trabajo en la esfera de la política y del estado en su conjunto”.

    En este sentido señala que “con el deseo de que se promuevan nuevas formas de trabajo en esta política actual, podemos citar a modo de ejemplo dos problemáticas sociales que se dieron en el territorio nacional, y que se han desarrollado en estos últimos días también, en nuestra ciudad y en nuestra provincia, que trabajadas en equipo y con protocolos preestablecidos, podrían traer resultados efectivos en materia de seguridad. Ellas son las fiestas clandestinas, acontecidas en el marco de la cuarentena obligatoria impuesta por el gobierno. Y por otro lado, las usurpaciones a terrenos privados, por parte de un gran sector de la sociedad que sigue esperando como hace décadas, una respuesta del estado en materia de desarrollo social y políticas de vivienda”.

    Mesa

    Según su visión, los cambios en la sociedad “requiere y exige hoy de la política y del Estado, nuevas formas de trabajo que demuestren idoneidad, responsabilidad y profesionalismo. Por ello, es esencial que la política entienda que debe mutar y reconvertirse en la forma de trabajar”.

    Para ello, entiende necesario que “deben comenzar a dejarse egos y personalismos de lado, para empezar a trabajar en grandes mesas de diálogo y de trabajo, en la que participen diferentes actores del poder político Municipal y Provincial, de la Justicia, de los Ministerios públicos fiscales y de las fuerzas de seguridad. Acompañados por supuesto, por especialistas en cada materia o temática, que puedan ofrecer miradas y opiniones formadas, para desarrollar y establecer protocolos de actuación para que la población sepa cómo reaccionar ante situaciones ilegales que se le presentan en el día a día”.

    Fontanetto D’Angelo sostiene que “sería muy interesante pensar en la elaboración, por parte de una mesa de trabajo multisectorial, de protocolo de actuación para prevenir o combatir usurpaciones a terrenos privados”, que trabajaría “una buena política comunicacional, que enseñe a cada ciudadano cómo tiene que actuar en caso de que esté frente a un intento de usurpación a una propiedad privada”.

    También comprendería que “las fuerzas policiales sepan de qué manera deben proceder ante la denuncia de un particular damnificado y que puedan trabajar de manera conjunta con los fiscales que se encuentren en turno, quienes, en función de protocolos preestablecido, impartan directivas a las fuerzas de seguridad de cómo proceder ante estos hechos delictivos, que en la actualidad tanto preocupan a la ciudadanía, y que hoy por hoy no tienen una respuesta, concreta y efectiva, por parte de la Justicia y la política”.

    Fiestas

    En relación a las cada vez más frecuentes fiestas clandestinas, propone una “similar forma de trabajo”, para “controlar de manera efectiva, aquellas actividades no esenciales que se desarrollan en la ciudad y la provincia de manera clandestina, como fiestas o reuniones sociales de decenas de personas, y que son el mayor foco multiplicador de contagios de Covid-19”.

    Sin desconocer que la ilegal actividad en contexto de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) “perjudica directamente al sistema sanitario de salud pública y privado que se encuentra al borde del colapso, como asimismo a los trabajadores del sector privado que no pueden ejercer de forma continua y normal sus actividades que se encuentran permitidas y protocolizadas, como comercios, bares, restaurantes, hoteles, y profesiones liberales, que ven gravemente afectadas sus economías”, propone “la constitución de una gran mesa de trabajo, integrada por miembros de los poderes ejecutivos municipales y provincial, fuerzas de seguridad provinciales y federales, la Fiscalía Federal y la Justicia Federal, quienes juntos establezcan un protocolo y pautas de actuación, para que ante la denuncia de este tipos de eventos desmedidos, se pueda proceder a la desarticulación de las mismas, lo que directamente va a impactar en el control de contagios, y con ellos la habilitación de cada vez más actividades”.

     

     

     

    Lo más leído