20.9 C
Paraná
jueves, octubre 1, 2020
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Al estrés por la pandemia, se suma la inquietud por la situación salarial

    Entre una serie de problemáticas generada en el marco de la crisis sanitaria, emerge además una deficitaria situación salarial entre los profesionales médicos de Entre Ríos. La inquietud que en breve se formalizará ante el Ministerio de Salud, fue entre otros, uno de los temas abordados por EL DIARIO con el presidente de la Federación Médica, Dr. Rodolfo Nery.

     

    REDACCION EL DIARIO / coordinació[email protected]

    A los múltiples requerimientos que a lo largo de la jornada tiene un director de hospital por estos días, el Dr. Nery sumó la entrevista con EL DIARIO. El profesional, médico pediatra, preside la Federación Médica de Entre Ríos, y es además, director del hospital Manuel Belgrano, de Urdinarrain, en el departamento Gualeguaychú.

    A propósito de requerimientos, el médico participa de las reuniones del Coes a nivel local que, si bien se pensaron semanales, también pueden llegar a ser dos o tres en la semana, en función de las decisiones que deben tomarse. “Ahora estamos terminando de habilitar algunas actividades en el pueblo. Tenemos que estar atentos y, mientras se pueda, habilitarlas para resguardar el aspecto económico. No se puede perder tiempo ni estar dilatando decisiones de una semana a otra. Si las cuestiones dan para habilitarse, hay que habilitarlas”, comentó Nery a esta Hoja, con relación a una de sus responsabilidades en este contexto de pandemia.

    Reflexionó que “si los casos se exacerbaran o hubiera rebrote, habrá que volver atrás, pero ya no tan reglamentarista a nivel país, sino viendo los aspectos locales, también”. No dudó en señalar que “no va más” una cuarentena como la que se tuvo por el mes de marzo. “Aquellos de ‘nos quedamos todos encerrados’ cumplió su función, ya ha terminado esa fase y están sucediendo las habilitaciones”, añadió. Cuestionó a la vez “apresuramientos que terminan causando grandes problemas” y en esa situación, circunscribió lo acontecido en la provincia de Jujuy. “Uno tenía ganas de ir al Cerro de los Siete Colores”, recordó a propósito de la habilitación del turismo interno en la provincia norteña y “ahora –agregó– tienen un problemón que se generó quizá por una utopía que era pensar que no se tenía ni un solo caso”.

    Así recordó que Entre Ríos tuvo un tiempo durante el cual “no teníamos casos, veníamos bien, y evidentemente en algún momento ocurre, porque no hay posibilidad de que no se presenten” contagios.

    Con la mirada en lo más próximo, comentó que “Urdinarrain –junto a Rosario del Tala–, con un control estricto de ingreso al pueblo, una cuarentena estricta y seguimiento de la gente que venía de afuera o de Buenos Aires con circulación comunitaria era una de las ciudades donde no teníamos casos hasta que aparecieron un par. Si bien los tenemos controlados, hay tres focos, hasta ahora hay 27 casos”, puntualizo y se esperaba el resultado de unos 10 hisopados que se iban a conocer durante el fin de semana.

    En Urdinarrain, el hospital –por su categoría– tiene la posibilidad de internación de enfermos leves, para lo que dispone de 16 camas, 4 de aislamiento, todo el equipamiento, toma hisopados a diario, entre 5 y 10 diariamente y funciona con un consultorio respiratorio aislado. En medio de todos los requerimientos para el Covid, se está refaccionando porque “se incorporó equipamiento, concretamente un equipo de rayos que reemplaza al que ha tenido de tercera, cuarta y quinta mano”. Por lo tanto, debieron hacerse instalaciones eléctricas nuevas.

    AGOTAMIENTO.

    Entre Ríos obviamente no es la excepción cuando de agotamiento de los profesionales se trata. El problema está siendo abordado en la Confederación Médica de la República Argentina, donde “hay mucha preocupación”, señaló Nery, titular de una de las secretarías del cuerpo que conduce esa institución. Explicó que en la Comra, en Buenos Aires, se receptan las situaciones de todo el país “y vemos el reflejo de lo que pasa acá. Tanto en Federación Médica como en la Comra vemos el mismo problema que empezó con el Gran Buenos Aires, el conurbano”. Contó que actualmente están haciendo un relevamiento de los médicos que fallecieron por coronavirus y un seguimiento de la cantidad de profesionales enfermos.

    Con relación a los que contrajeron coronavirus, estimó que en el departamento Gualeguaychú debe haber unos 15 médicos entre los que se contagiaron y los que actualmente están atravesando la enfermedad, de lo que derivó que en la provincia “es un número importante” el de afectados.

    En particular, aludió a los que se desempeñan en las terapias, lo que está dando lugar a “una falencia importantísima” en el país porque tiene “una función muy específica y por tanto, no es sencillo reemplazarlos. No cualquiera maneja una terapia”, remarcó.

    A propósito del impacto que pudieron haber tenido las capacitaciones de los primeros meses, comentó que “uno puede ser un entendido en la especialidad, pero no es la función. El terapista tiene tres años adentro de una terapia especializándose, y con tres o cuatro meses (de capacitación) no se puede equiparar”. Además, destacó: “Ha sido una carrera contra reloj: se aumentaron camas, respiradores, pero el recurso humano –médicos y enfermeros también–, debe ser especializado”.

    “En la provincia estamos muy finitos” dijo al describir lo ajustado que están en cuanto a disponibilidad de profesionales, pero afirmó, “no ha habido inconveniente todavía”.

    A seis meses de la declaración de la pandemia, “así como el tiempo nos dio margen para que un hospital como el de Urdinarrain tenga indumentaria como para estar cuatro meses sin abastecimiento funcionando a full, porque tenemos completa la indumentaria para médicos, enfermeros y personal de maestranza, y nos hemos capacitado para vestirnos y para saber cómo aislar; también con el tiempo empezó el estrés adicional por la espera de ‘qué se va a venir’ o ‘cuándo va a pasar’. Eso coincide con el agotamiento que uno tiene. No creo que haya un médico que haya podido dormir una noche o un sábado o domingo como cuando está de vacaciones, sino que estamos todos a la expectativa y el estrés crónico hace que se resienta la salud”, explicó.

    INGRESOS.

    La mayoría de los profesionales médicos reparte su actividad entre el sistema público y el privado. “El trabajo privado está resentido. Eso lo notamos en la Federación Médica”, trasmitió dando el caso de meses como abril, mayo, junio, cuando “prácticamente no se trabajó”. Esa situación se traduce en un impacto económico negativo, que a su vez, pone de relieve el atraso salarial en el ámbito público que “viene de años, no es de ahora”, indicó. (Ver recuadro)

    Reseñó que en las semanas de cuarentena hubo una restricción en la actividad de los profesionales que luego volvieron a trabajar, pero, como ejemplo Nery dio el caso de los pediatras, su especialidad, que en este año, prácticamente no han atendido casos de bronquilitis. “Una cosa rara”, consideró, porque en otros años, recordó, hasta había que hacer derivaciones por esta patología. “Obviamente la cuarentena, sin escuelas también ha impactado en las patologías. Se suma que los adolescentes tampoco asisten a lugares cerrados, tampoco hay concentraciones como puede ser en una tribuna de una entidad deportiva”, mencionó a propósito de situaciones que antes podían ser propicias para contagios de distintas patologías.

    La lectura profesional es que por un lado “los cuatros virósicos no estuvieron muy presentes este año y por otro lado, un problema importante, la gente por temor ha dejado de controlarse, ya sea diabetes, hipertensión y todas las patologías crónicas, hasta los oncológicos hacen lo menos, lo imprescindible. Todo lo que no hace a una urgencia la gente lo ha relegado y ni qué hablar de los controles”, enfatizó.

    Aseguró que las personas no concurren a los consultorios privados y tampoco a los de los hospitales.

    “Este será el problema pospandemia”, subrayó con referencia al “retraso y el resentimiento que van a tener todas las patologías por déficits de cuidados y de controles”.

    Aclaró que más allá de lo que está sucediendo, esas conductas “no son convenientes porque uno está relegando cuestiones de su salud personal”.

    Reclamo salarial en puerta

    “Hay un fuerte reclamo en materia salarial”, trasmitió a EL DIARIO el Dr. Nery y adelantó que próximamente será elevado a la ministra de Salud de la provincia. Informó que “es un cuestionamiento que está viniendo de todos los hospitales y creo que si se han hecho esfuerzos para un acuerdo de sueldos con otros sectores, que una vez nos toque a la parte médica sería gratificante”.

    “Que nos tengan en cuenta no solo para aplaudir a las 9 de la noche sino también en la otra cuestión”, comentó el profesional. Confirmó que con motivo de la pandemia están recibiendo el reconocimiento de $20.000 –$5.000 por mes– dispuesto por el gobierno nacional, aunque “en algunos lugares ha habido dificultades (para percibirlo) que se solucionaron. Pero solamente eso”, que acotó “con los aumentos que ha habido en todo, prácticamente no se nota”.

    Aclaró que no se trata de generar una situación conflictiva, pero “desde Femer vamos a hacer las gestiones porque evidentemente, la función nuestra es ir alertando sobre la situación que estamos viendo con nuestros mismos colegas y de lo que nos hacemos eco”. La Federación tiene una subcomisión referente a salud pública y ahí es donde se evalúa la situación.

    “Los médicos que ingresaron más recientemente, que hacen gran parte del trabajo, que están en el escalafón más bajo, tienen un haber de entre 30.000 / 40.000 pesos”, respondió Nery cuando EL DIARIO, consultó sobre un sueldo para tomar como parámetro.

    Al margen

    El viernes se conoció que el Gobierno nacional dispuso algo más de 500 millones de pesos para 73 obras sociales sindicales para compensar caída de recaudación y evitar cortes en la cadena de pagos. Al preguntar sobre la situación de la Femer en cuanto al cobro de servicios, Nery respondió que “con todas las obras sociales estamos al día. Obviamente, con mucha menos facturación. Con un par de obras sociales –puntualizó– se ha producido un atraso y estamos viendo cómo se recupera, pero no hay cortes de servicios. Hay atrasos con aranceles por distintas cuestiones”, agregó finalmente.

     

     

    Lo más leído