Arbolado urbano, bajo la lupa

228
En las ciudades se necesita que cada municipio genere un plan de gestión de arbolado. Fotos Gustavo Cabral

NOSOTROS dialogó con Myriam Martínez, paisajista y profesora de la cátedra de Espacios Verdes de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNER.

 

Textos: Aldana Badano

 

Los árboles son como grandes pulmones dentro de cada ciudad y ayudan, no solo a purificar el aire, sino que también ofrecen sombra y son el hogar de cientos de especies. En cada ciudad hay diversidad de especies y antigüedad de los árboles.

Desde el Estado existe un compromiso legal hacia el cuidado de la naturaleza y su preservación, pero no en todos los municipios se cumple, y es por eso que estudiosos y diversas organizaciones se encargan de realizar relevamientos y propuestas de ordenanzas para la conservación de los árboles.

Myriam Martínez es magister y profesora, es paisajista y actualmente se desempeña como profesora adjunta responsable de la Cátedra de Espacios Verdes de la Facultad de Ciencias Agropecuarias (FCA) en la  Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER).

Myriam Martínez, paisajista y docente.

–¿Por qué se conmemora el día del árbol?

–El 29 de agosto de 1900, el Consejo Nacional de Educación instituyó esta fecha especial -que se celebra desde 1901- gracias a una iniciativa de Estanislao Zeballos. Hoy de igual manera ha cambiado el modo en que miramos a los bosques nativos y urbanos, y la responsabilidad que nos compete como sociedad en su conservación y su restauración.

–¿Qué especies de árboles tenemos en la ciudad de Paraná?

–El arbolado urbano comprende todos los sistemas con especies arbóreas de una ciudad. En lo que respecta al arbolado urbano de alineación. Desde la cátedra de Espacios verdes de la FCA –  UNER, realizamos el censo del arbolado de la ciudad de Paraná en el 2015. Se censaron 2113 manzanas y en ese amplio sector resultó que había un faltante total de individuos de unos 15.708. A esto se suman los individuos caídos durante el evento meteorológico de tormenta con viento tipo tornado de más de 70km/h. en febrero de 2016, las estimaciones fueron que en ese momento se cayeron unos 1000 ejemplares. El total de individuos presentes en el arbolado es de 58.395.

 

–¿Cuál es la especie de árbol que predomina en Paraná?

–Según el relevamiento del año 2015 sobre la abundancia de las especies, se mantiene el fresno como la más abundante. En 1993 representaba el 27 % y ahora el 31%. Esta situación no es la ideal porque es recomendable que ninguna especie supere el 25% del arbolado de una ciudad.

La especie que le sigue en orden de abundancia es la palmera pindó que aumentó considerablemente de 102 a 3.593 como resultado de plantaciones  espontáneas de los vecinos, el tercero es el sauce que aumentó un 4%  respecto al año 1993.

Entre palmera sauce, pindó, lapacho negro/rosado y otros (especies que no se encuentran en el listado de 123 especies convencionales) representan el 53%, no superando el 7% a excepción del fresno.

Un segundo grupo conformado por ficus, ligustro, ligustro disciplinado, jacarandá y crespón suman un total de 17%, y sus porcentajes son menores al 5% por especie. Las especies: sauce criollo, ficus, ligustro y ligustro disciplinado son especies que por sus características se consideran no deseables para el arbolado urbano.

Una cuestión notable es que de las especies presentes y sus porcentajes se desprende que hay mucha plantación espontánea en las veredas. También resultó que no se respetan los principios de biodiversidad. Estos criterios intentan proteger al sistema completo de posibles daños producidos por plagas o enfermedades de carácter intergenérico o interespecífico.

Esto quiere decir que hay ciertas plagas o enfermedades que van a atacar o a un determinado género o a una determinada especie. Si esta especie en cuestión se encuentra muy presente se perderían en un solo proceso un porcentaje importante del total del activo verde de la ciudad. Este puede ejemplificarse con el paraíso en nuestra zona. Para el censo de 1993 la ciudad contaba con 11.758 individuos. Para el 2015 el paraíso disminuyó notablemente, hasta quedar 1643 ejemplares en el arbolado de alineación.

 

–¿Cuál es la importancia de la conservación de las especies autóctonas?

–La mayor importancia de las especies nativas o autóctonas reside primero en conservar los sistemas naturales y bosques nativos, que se siguen perdiendo a expensas de territorios productivos e inmobiliarios y son cruciales para la posibilidad de sobrevida sobre el planeta del modo en que la conocemos.

Las tasas de deforestación en Argentina son alarmantes sumadas a incendios y quemas, esto implica una gran cantidad de pérdida de territorio cubierto con sistemas de bosques nativos día por día en el país.

En los sistemas urbanos, es importante pensar el verde en términos de sistemas verdes. Una excelente base de gestión del verde en la ciudad es la Infraestructura verde. Dentro de la misma están los bosques urbanos, que son todos los espacios verdes cuya composición principal es arbórea.

Dentro de esto debemos diferenciar los árboles que pertenecen al arbolado de alineación, es decir aquel que está en las veredas y avenidas y aquellos que forman parte de los espacios verdes públicos. Las nativas son muy importantes además de lo ambiental propiamente dicho, en la construcción de colectiva de identidad territorial y cultural. En las ciudades también es muy importante conservar una alta diversidad de especies, géneros y familias para evitar perder grandes porcentajes de individuos en caso de haber una enfermedad o plaga.

 

–¿Cuáles son las medidas propuestas para la conservación de nuestros árboles?

–En las ciudades, se necesita que cada municipio genere un plan de gestión de arbolado, cuya meta sea tener en cada municipio un arbolado completo y saludable, y con mínimas intervenciones de poda, con una planificación de recambio y de planificación de zonas con nuevas urbanizaciones así como también revisar las ordenanzas, para llevarlas a nuevos paradigmas de sustentabilidad ambiental.

Además de una excelente estrategia de comunicación hacia el vecino y planes de concientización de la importancia del verde urbano y de su importancia para la habitabilidad en las ciudades y la construcción de redes con individuos e instituciones intermedias de la sociedad. Un ejemplo es la Mesa de Arbolado Urbano que comenzó en marzo de 2020 en la ciudad de Paraná, organizada por el Municipio.

 

–¿Qué responsabilidad tiene el Estado ante la quema de humedales? ¿Por qué crees que esta práctica se está llevando a cabo en muchos lugares de América latina en este momento?

–El Estado es el garante de la conservación de los sistemas de bosques nativos y bosques urbanos.  A la vista de la deforestación y las quemas está claro que no está cumpliendo su rol de manera eficiente y responsable.

Los humedales son sistemas muy, pero muy importantes para la regulación del sistema en general y para la reserva de biodiversidad nativa, son ambientes muy ricos en biodiversidad. Pero es evidente que hay otros intereses económicos que están traccionando para que no reciban la protección y el estatus legal que es necesario para su conservación. La pérdida de estos ambientes es gravísima.

Los intereses inmobiliarios en zonas costeras de gran belleza por ser balcones al río también afectan estos ambientes, tanto como las quemas y su uso productivo indiscriminado.