Canotaje: más olímpicos sobre aguas entrerrianas

93

Los palistas Daniel Dal-Bo y el baraderense Gonzalo Carreras, se entrenan en el sur entrerriano con la mira puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Con las medidas preventivas adecuadas, los representantes del canotaje argentino se encuentran entrenando en Gualeguaychú. Es el caso del gualeyo por adopción Daniel Dal-Bo y el oriundo de Baradero, Gonzalo Carreras, quienes trabajan con la mira puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio, que se realizarán en 2021.

La pandemia causada por el coronavirus (covid-19) forzó la postergación de toda la actividad deportiva relevante de marzo a julio y eso llevó a la pérdida de entrenamientos para los atletas de alto rendimiento. Sin embargo, con el retraso de las competencias como los Juegos Olímpicos, la esperanza de ser parte volvió a crecer.

Luego de varios meses sin poder entrenarse adecuadamente, los deportistas clasificados o con posibilidades de hacerlo a la cita ecuménica de Tokio en 2021, volvieron a poder prepararse físicamente. Para eso, debieron elegir un lugar para llevar adelante sus entrenamientos cumpliendo con los protocolos correspondientes.

En el caso de los representantes del canotaje nacional, el destino elegido para desarrollar las prácticas fue Gualeguaychú. Allí es donde ahora están Gonzalo Carreras y el entrerriano por adopción Daniel Dal Bo.

Los palistas llegaron el lunes pasado a la localidad entrerriana, luego de que durante la segunda quincena de julio el equipo femenino (integrado por las entrerrianas Micaela Maslein y Magdalena Garro) hubiera desarrollado sus entrenamientos en esa localidad.

SENSACIONES

El oriundo de Baradero señaló que durante la cuarentena había desarrollado los entrenamientos en su hogar, con un gimnasio improvisado y un simulador de kayak.

Respecto a la vuelta en sí a los trabajos, puso en relevancia la importancia de hacerlo en equipo: “Arranqué en Baradero, pero sólo no se compara con hacerlo con compañeros y entrenadores de la Selección. No era la calidad que necesitaba. Se dio la oportunidad de venir a Gualeguaychú y la aproveché. Estoy junto a Daniel Dal-Bo que es de Gualeguay y el entrenador Pablo Hoffman. En el equipo hay varios entrerrianos. En su momento me informaron del ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) que veníamos acá, hicimos los test correspondientes y el lunes llegamos”.

“Para venir a Gualeguaychú hicimos dos test cada uno y recibimos permisos correspondientes de la Secretaría de Deportes por ser atletas que nos preparamos para los Juegos Olímpicos”, comentó respecto a la llegada.

Contó que en la localidad del sur entrerriano se encuentran en un complejo de cabañas, aislados de la ciudad. “La comida viene separada y hay que calentársela por su lado”, comentó sobre algunas de sus vivencias. En cuanto a los entrenamientos, la actividad en sí no cambia, ya que su deporte marca un distanciamiento entre quienes lo practican.

El palista baraderense destacó que físicamente notó el cambio entre los entrenamientos en su hogar y los desarrollados en la pista natural que le ofrece Gualeguaychú. “Con un compañero al lado uno ve la diferencia. Por eso hay que recuperar el tiempo perdido”, sostuvo.

Respecto a lo que se viene, 2020 no tiene mucho para ofrecer ya que las competencias fueron suspendidas casi en su totalidad. La que aún está vigente es el Sudamericano de Uruguay, que debe correrse en noviembre: “Estamos a la expectativa sobre qué va a pasar con las competencias y los calendarios nacionales e internacionales. Hoy está todo parado”, comentó.

En cuanto a la posibilidad de clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio, comentó que en abril se disputará el Preolímpico. Carreras se encuentra en el proyecto K2 por 1000 metros diseñado por el equipo argentino. Actualmente son cuatro los que se encuentran dentro de ese proyecto. “Hay que lograr ganarlo y ahí clasificar a Tokio. Es el objetivo principal como equipo. Si las cosas salen bien vamos a tener posibilidades”, contó.

Para finalizar, valoró la posibilidad de clasificar a los Juegos Olímpicos el próximo año: “Desde que volví de Río de Janeiro, mi vida ronda en torno a eso. Sería una satisfacción grande volver a competir en las olimpiadas. Es algo increíble para el deportista amateur. Sentirse parte de la elite no tiene comparación”.