21.7 C
Paraná
domingo, septiembre 20, 2020
  • Nosotros
Más

    Noelia Telagorri, entre chamarritas y códigos

    Noelia Telagorri nació en Paraná, tiene 37 años, es abogada y es una exponente entrerriana de música del litoral argentino.

    Es “familiera” y “amiguera”, ama estar en compañía de sus cuatro “perrhijos” y desde hace años busca que los grandes festivales nacionales cumplan con la recientemente sancionada ley de cupo femenino.

     

    • Perfil bajo, humilde y tímida, ¿cuándo tuviste el primer acercamiento a la guitarra y al mundo artístico?

    Desde los 8 años, cuando empecé a estudiar guitarra. Mi papá me compró una guitarra criolla y me mandó a estudiar a una academia del barrio. Casi no cantaba. Me costaba mucho superar la timidez. La familia fue fundamental en esto; papá y mamá me apoyaron todo el tiempo, al igual que mis hermanos. Hoy es mi cable a tierra, mi paz, una necesidad espiritual

     

    • Siempre se te notó cerca de nuestra música entrerriana, ¿quiénes han sido tus referentes? ¿Y qué canciones no pueden faltar en tu playlist?

    María Ofelia. María Silva. Rubén Cuestas. Diana Zapata fue mi referente local cuando era una niña. Amaba verla en los escenarios. No puede faltar: Raly Barrionuevo, Teresa Parodi y Whitney Houston.

     

    • ¿Viajes y sueños por cumplir?

    Quedó trunco conocer Grecia. Disfrutar del país que vivieron mis abuelos. Que el argentino recupere la confianza en las instituciones y respete la ley. Que ningún niño sufra hambre ni violencia y, como mujer, sentirme libre, segura y en igualdad.

     

    • ¿Cómo viviste, como música y artista, esta cuarentena?

    Respecto de la cuarentena pasé distintas etapas: primero hice de todo (solo dos semanas no trabajé): cantar, deporte (en casa), lectura, estudio, arreglar mi hogar.

    Después un poco de temor por los familiares mayores.

    Luego agotamiento (de todo: tv, redes, encierro) hasta llegar a un poco de tristeza y asfixia.

    Al final, relajamiento y necesidad de ver a mis seres queridos (lo que aún perdura) y mucha ansiedad por que todo mejore y la gente pueda trabajar como antes.

    Me preocupa mucho la situación económica de mi pueblo. Los artistas, en este contexto, debemos aggiornarnos a la nueva realidad, pero indefectiblemente necesitamos del apoyo estatal y del público.

    Siempre digo: los cantores y artistas del pueblo siempre están para cuando se los necesita («los cantores de mi pueblo siempre están», dice un chamamé de Héctor Velázquez). Hoy ellos necesitan la ayuda.

     

    • En lo profesional ¿qué te parece la aplicación de la ley de cupo femenino en escenarios nacionales? Como abogada, ¿qué más instrumentarías para llegar a la tan ansiada “igualdad”?

    Estoy en el grupo de mujeres artistas entrerrianas. Me pasaron el proyecto en su momento, que me pareció muy bueno. Y, si bien es cierto que la ley puede ayudar, aquí la desigualdad es estructural, más profunda. Las mujeres se dedican menos a la música y eso no lo va a corregir una ley de cupo en escenarios.

    No sé si podría mejorar la ley, pero lo que ya no tolero más es escuchar canciones que nos cosifiquen y los grandes sellos deberían propender a que se disminuya la producción de esos contenidos tan sexistas

    Y te voy a agregar algo que ni en la ley ni en reglamentación se previó, y que personalmente he sufrido: qué lugar ocuparán esas mujeres en las grillas…

    ¿Iremos siempre al principio? ¿Como pagando eternamente un derecho de piso? ¿O, tal vez, al final de todo?

    Esto también es un tema para reflexionar.

     

     

     

    Noelia, artista y abogada.

    Telagorri opinó sobre la ley de cupo femenino en los festivales.

    Lo más leído