21.9 C
Paraná
viernes, septiembre 25, 2020
  • Nosotros
Más

    Aromaterapia como alternativa para mejorar la salud

    La medicina alternativa y las terapias que tratan al cuerpo y el espíritu como una sola cosa son cada vez más consultadas. La aromaterapia ofrece un tratamiento a través de óleos naturales que, a través de las fragancias, ayuda a sanar a las personas. Iara Trembecki, especialista en la temática, le cuenta a NOSOTROS de qué se trata.

     

    Aldana Badano

     

    Cada vez más personas comienzan a ver a su cuerpo, su espíritu, su psiquis y sus relaciones como un todo que afecta a la salud. Es por eso que el camino de la meditación, el yoga y la aromaterapia tienen cada vez más adeptos en este contexto de encierro obligado.

    Iara Trembecki es una entrerriana que se especializó en aromaterapia, gemoterapia, terapias vibracionales, constelaciones familiares, radiestesia, astrología védica, tarot y es también instructora de yoga. Ella nos cuenta de qué se trata la aromaterapia, cómo funciona y quiénes pueden gozar de sus beneficios.

    -¿Cómo te acercaste a la aromaterapia?

    -Estudié despachante de aduanas, trabajé muchos años en el ámbito empresarial, y luego en muchos proyectos como emprendedora. Fueron muchos mis cambios laborales hasta encontrar sin dudas mi misión en la vida: el servicio, la sanación, la enseñanza y el proveer todo lo necesario para el bienestar natural y la sanación holística.

    Es así que desde hace más de 10 años dedico mi vida a esto que amo y que me apasiona, y que estudio permanentemente, ya que como dije, me encanta aprender, en realidad, sé que es despertar conocimientos ancestrales latentes.

    -¿Qué es aromaterapia?

    – Para definir qué es la aromaterapia sólo basta cerrar los ojos, imaginar un momento de la vida que haya estado acompañado de un aroma: la mesa familiar de los domingos en lo de mi nona con el aroma a la salsa de sus pastas, el aroma a nísperos en las manos de jugar en el patio de mi vecino y comerlos… también lanzarlos como misiles!… nuestra vida cobra sentido con el aroma, el cual muchas veces es un compañero imperceptible que hace más bellos los momentos y que nos ayuda a recordarlos. Esto se debe a que los aromas impactan directamente sobre el sistema límbico del cerebro, esa parte no pensante e instintiva, que por ejemplo hace que sintamos ganas de comer al percibir el olor de una rica comida.

    Desde el principio de los tiempos, los perfumes (la palabra deriva de per fumo: a través del humo) forman parte de la historia de la humanidad: han sido ofrendas a los dioses en todas las culturas, que quemaban inciensos, ungían a sus reyes, de hecho en la Biblia hay muchos pasajes que hacen alusión.

    La aromaterapia es un conocimiento ancestral, y también una terapia moderna, basada en el uso de los aceites esenciales y sus aromas con fines sanadores.

    Y antes de seguir contándoles de esta ciencia mágica, la quiero diferenciar de la aromacología, que es el uso de las fragancias para lograr bienestar, pero que no tiene una finalidad terapéutica, ya que no usa exclusivamente aceites esenciales, sino también aromas sintéticos, que provienen de laboratorios químicos y no de la Madre Naturaleza.

    Aromaterapia sólo utiliza los aceites naturales, extraídos directamente de las plantas por distintos métodos de destilación: por vapor en alambiques, por presión, o los absolutos que se extraen con solventes y son los más costosos. Es decir, que los aceites esenciales son la quintaesencia de las plantas, mediante ellos las plantas entregan su alma y se convierten en duendes sanadores en botella.

    -¿Cómo funciona?

    -Cada aceite tiene sus propias características y propiedades, son maravillas a nuestra disposición con sólo abrir una botella… sólo basta olerlos, conocerlos, probarlos para que sean para vos, al igual que para mí, los compañeros de viaje fieles y sanadores, y durante ese viaje, descubrir toda la magia que poseen.

    Las formas en que podemos usarlos son muy variadas, y dependerán de lo que estamos necesitando de ellos, pero mis favoritas son: perfumes, anforitas personales, cremas, difusores ambientales (de varillas y eléctricos o humidificadores), sahumerios, velas, hornillos, masajes (óleos), jabones, sales de baño, en realidad… mi vida está rodeada de aceites esenciales, ya que elaboro artesanalmente cada uno de mis productos cosméticos de forma natural (pasta de dientes, enjuague bucal, champú, acondicionador y hasta los productos de limpieza del hogar!).

    Para que un aceite esencial nos brinde sus propiedades aromaterapéuticas, ni siquiera es necesario que percibamos el aroma, ya que actúan como transmutadores de energía y mejoran nuestro ánimo aún cuando la intensidad del aroma es veinte veces menor a la necesaria para que lo percibamos con el olfato.

    Es decir que el sólo olerlos nos brinda armonía y bienestar a nivel emocional. Según el aceite, tendrá sus propiedades específicas, por ejemplo la menta nos pone la mente alerta cuando necesitamos concentrarnos, estudiar, etc., el romero nos activa el recuerdo, el geranio nos ayuda a hilar las palabras para expresarnos, el limón purifica el ambiente y favorece la comunicación entre las personas, la naranja nos da alegría y el sándalo nos invita a la meditación y la introspección.

    – ¿Para quiénes está recomendado este tipo de terapia?

    – Toda persona puede beneficiarse con el uso de la aromaterapia, teniendo en cuenta los cuidados en embarazadas, sobre todo en el primer trimestre, que es preferible evitar usarlos directamente sobre la piel, en los niños menores a dos años usar sólo: mandarina, azahar y lavanda, y en el caso de personas hipertensas o epilépticas evitar: tomillo, romero, alcanfor y las hierbas muy fuertes.

    Hoy en día, sabemos que la mayoría de los síntomas que se manifiestan en el cuerpo en lo que llamamos enfermedad, se originan en un desequilibrio entre nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones, nuestros vínculos y nuestro espíritu, o entre algunos de ellos. La aromaterapia, al actuar en todos estos aspectos y planos del ser humano, no sólo es de gran ayuda para tratar problemas y dolencias, sino que es excelente para prevenir.

    Y una de las cosas que más me gusta, es que se la puede complementar con toda técnica o terapia holística (que trata y ve a la persona como un todo): en clases de yoga, en sesiones de reiki, en reflexología, y en cada aspecto de nuestra vida

    Lo más leído