Cómo funciona el Programa Cuidarnos

360
El Programa Cuidarnos trabaja con la población de riesgo.

En línea con los programas nacionales “El barrio cuida al barrio” y “Detectar”, el municipio de Paraná intensifica los trabajos de concientización y cuidados a través del Programa Cuidarnos. Esta semana comenzó una nueva etapa focalizada en la necesidad de proteger a la población adulta mayor y con factores de riesgo.

 

REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

 

El programa municipal tiene como objetivo central facilitar la articulación territorial, promoviendo y reforzando las medidas de cuidado sanitarios frente al Covid-19 en conjunto con los referentes comunitarios en los barrios de la capital provincial, a través de la generación de Mesas Locales para la Emergencia Sanitaria, desde una mirada de atención primaria de la salud, priorizando las estrategias de cuidados hacia la población mayor de cada área.

En principio se tomaron los indicadores de los barrios populares identificados, que pertenecen a áreas programáticas de centros de atención primaria de jurisdicción provincial o municipal. Se trabajó en los seis centros de salud municipal: Arturo U. Illia, Papa Francisco, Kentenich, San Martín, Posta Sanitaria La Milagrosa y Puerto Nuevo y las dos redes territoriales Suroeste y Puerto Viejo, en esta nueva etapa se conformaron las mesas locales, teniendo en cuenta a la población de adultos mayores.

En diálogo con EL DIARIO, Nadia Ahumada, directora de Articulación Programática y Municipio Saludable, de la Subsecretaría de Salud Comunitaria municipal, explicó cómo vienen trabajando con el programa que en una primera etapa se aplicó desde los Centros de Salud Municipales, a través de mesas locales cuidadas, con un referente de cada barrio.

“En principio se conformaron las mesas locales con los referentes comunitarios que se encuentran activos en este contexto de pandemia bajo modalidades de asistencia, es decir, comedores, merenderos, comisiones vecinales, clubes, escuelas, etc. Con referentes de estos espacios se realizaron encuentros para analizar tres ejes puntuales: mitos y verdades en torno al Covid-19; las medidas de cuidado y prevención entendiendo y tratando de focalizar cuáles son los obstáculos que la comunidad tiene para llevar adelante esas medidas; y la construcción de un circuito de cuidado en el barrio, entendiendo junto a los referentes barriales y la comunidad cuáles son los lugares a donde se debe acudir frente a situaciones de contactos estrechos o sospechosos”, explicó la funcionaria.

REDES TERRITORIALES

Ese trabajo que se realizó en los seis centros de salud municipal, también se presentó a las redes territoriales de la ciudad y se llevó a cabo en dos de ellas. La red Suroeste y Puerto Viejo, redes territoriales con participación de los centros de atención provinciales de salud Belgrano y Puerto Viejo.

“La aplicación en ambas etapas fue muy buena, con gran aceptación del equipo de salud y la población, y con una apropiación de cada referente de las medidas de cuidado, generando sus propias estrategias locales para el cuidado de los barrios”, evaluó Ahumada.

“Estas redes también se dieron sus propias estrategias y sus propias lógicas, por ejemplo la red Suroeste trabajó en afiches muy particulares para el barrio y en algunos spots radiales que fueron grabados por los propios referentes para un trabajo también de mayor cercanía y entendiendo la idiosincrasia de cada lugar y cada territorio”, destacó la funcionaria.

PERSONAS DE RIESGO

Ese mismo programa ahora se va a desarrollar en nueve áreas nuevas de la ciudad, donde se buscó a los barrios que tienen más cantidad de población mayor a 60 años y con factores de riesgo. “Si bien sabemos que todos estamos en las mismas condiciones de poder contagiarnos, si somos mayores de 60 años o por algún factor de riesgo de salud previo, ese cuadro se complica y por eso también el mayor cuidado y las estrategias que tenemos que dar en ese sentido”, aseguró Ahumada a EL DIARIO.

En función de esto, se decidió seguir avanzando con la aplicación del Programa Cuidarnos “en las zonas de la ciudad que según el mapa de actores cuentan con más población adulta mayor, en pos de promover el cuidado de dicha población”, precisó.

CRONOGRAMA

El inicio de los encuentros de capacitación se dio el miércoles pasado y en el primero se trabajó sobre mitos y verdades del Covid-19, en el Jardín Maternal Patito Sirirí, ubicado en Bajada Grande con todas las medidas de cuidado y menos de diez personas en un lugar amplio.

Luego del trabajo en la primera etapa, Ahumada hizo referencia a algunos pequeños cambios y transformaciones a partir del programa. “Desde la propia voz de las personas que han participado pudimos establecer por ejemplo que en el merendero tengan la higiene quienes están trabajando ahí, si hay una sobrepoblación por las tareas asignadas, que se pueda reducir la cantidad de personas que van a preparar la merienda”, puntualizó la funcionaria.

En cuanto a la continuidad de ejecución del programa, dijo que se va a continuar trabajando con referentes de la comunidad en donde hay mayor población de adultos y personas de riesgo. “Estamos trabajando con merenderos, vecinales, clubes, escuelas, iglesias y organizaciones sociales, respetando siempre la cantidad de personas para no tener una acumulación y en lugares amplios”.

Este jueves se realizaron tres encuentros más y continuarán en los próximos días, con la idea de poder realizar un encuentro por semana en cada lugar.

Se hicieron capacitaciones en los seis centros de salud municipales.

Acciones de emergencia

Son dos las acciones que se articularon desde la Secretaría de Participación y Gestión y la Subsecretaría de Salud Comunitaria, con dos trabajos diferentes. En principio la guía de recursos en el marco de emergencia que fue una sistematización y un diseño con contactos útiles para tener a mano los contactos a la hora de alguna problemática puntual, por ejemplo, todo lo que tiene que ver con salud y sus vías de comunicación.

“Entendíamos que se necesitaba tener una sistematización a la hora de tener una urgencia. Si bien es información pública la que recabamos no se encuentra ordenada y en este momento de tanta información creíamos necesario crear este ‘recursero’”, precisó la funcionaria municipal consultada por EL DIARIO.

Otra acción que se realizó fue la de georreferenciar en un dispositivo tecnológico a las instituciones que se encuentran activas en el marco de esta emergencia, como por ejemplo comedores, merenderos, escuelas, lugares que entregan módulo, entre otros. “Todos los lugares que se trabajaron en el recursero se mapearon y también se georeferenciaron las diferentes líneas de extensión de la Facultad de Trabajo Social de la UNER, con quienes realizamos esta labor de extensión con una proyección de seguir trabajando el mapa de la ciudad”, explicó.