11.1 C
Paraná
miércoles, septiembre 23, 2020
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Testigo dijo que estaba ebrio el conductor que atropelló a Maka Taborda

    El dueño de uno de los dos Ford Galaxy que colisionó el auto en el que iba Ulises Truffe, en el siniestro en el que murió Silvestre “Maka” Taborda, afirmó que el imputado estaba “inconsciente” y “balbuceaba” por el estado alcohólico que presentaba. Un perito dio precisiones de la dinámica del siniestro y no pudo afirmar si el auto atropelló a tres peatones antes o después de chocar a dos Ford Galaxy que estaban estacionados. La audiencia se reiniciará el martes 11 a las 10.30, para los alegatos.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    En la segunda jornada de la audiencia que se sustancia para determinar la responsabilidad de Ulises Exequiel Truffe, alias Uli, de 22 años, por los delitos de Homicidio culposo y Lesiones graves, un testigo declaró que el imputado estaba alcoholizado al momento del siniestro vial ocurrido el 18 de noviembre de 2018, aproximadamente las 6.20, cuando a bordo de un Chevrolet Celta rojo, en el que se conducía por avenida Almafuerte en sentido este-oeste y a la altura del numeral 295, colisionó un Ford Galaxy gris y luego a otro Ford Galaxy negro, que se encontraban estacionados sobre el cordón sur de la avenida, y haber chocado a Taborda y a Guillermo Sebastián Martínez y Karen María Celeste Acevedo, quienes, según la acusación “caminaban por la avenida”.

    El martes 11 a las 10,30 será la etapa de alegatos. El fiscal, Juan Ramírez Montrull, y el querellante, Eduardo Gerard, solicitarán, tal como lo adelantaron en los alegatos de apertura, penas de prisión efectiva. La defensa, a cargo de Marcos Rodríguez Allende, pedirá que la pena sea de cumplimiento condicional.

    Balbuceante

    Pablo Darío Pesoa era el dueño del Ford Galaxy gris que Truffe arrolló primero con su Chvrolet Celta. Este jueves sostuvo que esa madrugada “esperaba a una chica fuera del boliche, cuando cruzábamos la calle escuchamos explosión terrible, no vi cuando chocó, estaba al lado de un puesto de hamburguesas, estaba por comer una. No sentí ninguna frenada y escuché una explosión. Fui al lugar a ver mi auto, vi un chico y una chica tirados en el piso, partes de auto por todas partes. Truffe estaba totalmente borracho, inconsciente, prácticamente balbuceaba, no me decía nada coherente, no me pudo dar sus datos. No era titular del auto. Estaba dentro del auto, no se bajó en ningún momento”.

    En relación a la velocidad a la que se habría trasladado el imputado, el testigo manifestó que “supuestamente dicen que venía a 145 kilómetros por hora, lo vi por redes sociales y la televisión. No lo vi, solo escuché una explosión, vi humo y partes de autos que volaban por todos lados, vi que mi auto se elevaba por el golpe”. Respecto de la velocidad, opinó que se puede deducir por el golpe que recibió su auto, que le impactó con el otro Galaxy, y por el daño que recibieron ambos rodados. También recordó que “un remisero se agarraba la cabeza y dijo ‘no podía venir a esa velocidad’”.

    Escena

    Leonardo Gabriel Sartore, sub comisario que presta servicios desde hace 16 años en la División Accidentología Vial de la Dirección Criminalística se refirió a la mecánica del siniestro. En el informe 761/18 del 20 de noviembre de 2018 consignó que “en el lugar observamos tres autos, dos de similares característica, dos Galaxy, y un Chvroler Celta rojo, indicios cerca de los autos, una zapatilla, un faro, resto de pintura, huella de derrape, manchas de sangre, y una marca de tela sobre el asfalto, que es el arrastre del cuerpo luego del atropello”. Sartore sostuvo que los Galaxy estaban estacionados de manera correcta sobre avenida Almafuerte, en una plazoleta al lado de una estación de servicio en calle Dean J Álvarez.

    A pesar de contar con numerosas cámaras que aportaron filmaciones, el perito refirió sobre la “probable mecánica” del siniestro, añadiendo que “el conductor, por filmaciones previas al atropello, circulaba por el carril sur de Almafuerte, se vio una velocidad constante, desconozco la velocidad, no había ni aceleración ni desaceleración en su marcha. Ninguna enfoca el momento del atropello, solo la que está enfrente, pero solo la proyección del cuerpo de la persona que falleció y la finalización del trayecto del Celta, no se aprecia lo que ocurrió antes, no se ve donde atropelló a los peatones”.

    Maniobras

    Sartore manifestó que “no se encontraron en el lugar indicios de maniobras evasivas activas, ni huellas de frenada en el momento anterior al impacto, tampoco si realizo maniobras de aceleración o desaceleración”. También manifestó: “No puedo afirmar si atropelló a los peatones previo al choque con el Galaxy o después” para ellos se basó en que no se hallaron indicios sobre la vereda, y especuló con que los peatones pudieron quedar apretados por ambos vehículos. También señaló que los dos Galaxy “siquiera subieron a la vereda” tras el impacto. Sartore indicó que desconocía si los peatones iban caminado por la vereda o intentaban cruzar la calle, añadiendo que el lugar no hay senda peatonal.

    Ayer también declaró la madre de la víctima fatal, que refirió cómo se enteró del siniestro en el que su hijo perdió la vida; la médica de guardia del hospital San Martín, que atendió a Truffe y le dio el alta médica; y dos peritos del Poder Judicial, que se manifestaron en relación a la autopsia y a los informes químicos que se realizaron al imputado para determinar el grado de alcohol en sangre que registraba al momento del hecho.

    Polemizaron sobre el momento del impacto en fatal siniestro vial

    Lo más leído