Dolor por la muerte del piloto paranaense, Gonzalo Britos Venturini

562
En la imagen, Gonzalo (a la derecha), junto a otros compañeros pilotos.

Gonzalo Britos Venturini tenía 34 años. Egresó de la escuela técnica de la Base Aérea y estudió la carrera de piloto en Córdoba. Estaba destinado en la unidad de Villa Reynolds, San Luis.

 

Un piloto murió este miércoles por la mañana tras eyectarse de un avión caza bombardero A4AR de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) en el marco de una actividad de adiestramiento en la localidad cordobesa de Villa Valeria, en el departamento General Roca, se informó oficialmente.

En un comunicado, la Fuerza Aérea confirmó que se trata del capitán Gonzalo Fabián Britos Venturini y que el accidente «ocurrió mientras dos aeronaves A4AR se encontraban cumplimentando el plan de adiestramiento previsto para el Grupo 5, situado en la localidad de Villa Reynolds, San Luis».

En su cuenta de Twitter, la Fuerza Aérea indicó que, «tras la eyección efectuada esta mañana, el piloto de A4AR reportado fue hallado sin vida en las inmediaciones de la localidad de Villa Valeria», y sostuvo que «aún se desconocen las causas del deceso del aviador militar».

Así quedó el caza A4 tras el accidente.

En este sentido, precisó que la aeronave -que formaba parte de un ejercicio de adiestramiento de la fuerza- debió ser «abandonada por su piloto mediante una maniobra de eyección, sin conocerse aún las causas».

La nave McDonnell Douglas A-4AR había partido de su base, en la guarnición de la V Brigada Aérea de Villa Reynolds (San Luis).

El piloto volaba en el marco de un ejercicio militar y, según lo que se conoce hasta el momento, se eyectó en la zona que se conoce como ‘Campo la Primavera’ de Villa Valeria, a unos 50 kilómetros del punto de partida.

Un equipo multidisciplinario de peritos trabajaban ayer por la tarde en la zona donde cayó el avión a los fines de determinar las causas de lo ocurrido.

«La Fuerza Aérea lamenta profundamente la pérdida de uno de sus Halcones», agregó el comunicado difundido ayer a la tarde.

Aviador militar, como su padre

Gonzalo Britos Venturini, nacido y criado en la ciudad de Paraná, tenía 34 años. Siguió desde muy joven el oficio de su padre, quien también fue piloto de avión y tuvo el cargo de Sargento Principal en la Fuerza Aérea.

Britos estudió en la Escuela Nacional Técnica Aeronáutica Cenobio Candelaria, en II Brigada Aérea de Paraná.

Sus ex profesores lo recordaban ayer como una “excelente persona y muy buen piloto”. “Amaba la Fuerza Aérea, aparte, para volar un A4… no cualquiera puede volar un avión así”, explicó un miembro de la fuerza a EL DIARIO.

Una vez graduado rindió el ingreso en la escuela de Aviación Aérea de Córdoba, donde residió 4 años, luego realizó el CAM (Curso de Aviador Militar) durante un año en Córdoba.

Egresó como Piloto de Caza y Reacción destacándose en sus habilidades. Fue destinado a volar diferentes aviones de combate donde subió de Sistema de Armas accediendo a realizar vuelos en aviones complejos.

Respecto al accidente de ayer, un ex miembro de Prevención de Accidentes de la Fuerza Aérea de Paraná dijo a EL DIARIO: “No falló el paracaídas, él se eyectó, el avión pesa toneladas y va a gran velocidad. Debe haber tenido una falla técnica. El asiento pesa no menos de cien kilos, tiene un cohete abajo, ese cohete lo expulsa y se separa el hombre del asiento eyector, el cual va cayendo. No sé si fue un golpe, eso la junta de accidentes lo va a determinar”.

Se estrelló un avión de la Fuerza Aérea en el sur de Córdoba