14.4 C
Paraná
lunes, septiembre 28, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Los anuncios nacionales generan expectativa en la construcción

    El relanzamiento del plan Procrear naturalmente genera expectativas en los trabajadores de la construcción y también en el sector inmobiliario. De eso dieron cuenta los referentes consultados por EL DIARIO. Asimismo, aludieron al acuerdo con los acreedores que esperan se constituya en el punto de partida de un contexto que aliente las inversiones.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    “Los anuncios nos generan mucha expectativa. Lo vemos con mucho optimismo” respondió el secretario general de la UOCRA Paraná. Walter Doronzoro se refirió al déficit habitacional en el país, en la provincia, y a un “Estado ausente” en los últimos cuatro años de gobierno (de Cambiemos), en los que “la Provincia construyó viviendas con financiamiento propio”.

    El sindicalista ponderó “el liderazgo político del Presidente. El Presidente tiene mandato para encausar a la Argentina hacia un país productivo, con políticas de desarrollo. Y, si no hay políticas proactivas no habrá nada”.

    Consideró una “buena decisión política de un Estado presente” el lanzamiento de un nuevo plan Procrear. “Líneas de crédito para remodelar, ampliar y construir viviendas a una taza razonable es indudable que hace falta” y confió que “esto va atado a políticas que lleva adelante el gobierno provincial”. Agregó que “la vivienda es un ordenador social, dignifica, levanta la autoestima, por lo tanto tenemos mucha expectativa”.

    El dirigente sindical se mostró también muy optimista a partir del acuerdo con los acreedores externos. “Es un día importante por el acuerdo con los deudores, lo que va a dar previsibilidad en materia económica”, opinó. “Venimos de una Argentina muy golpeada. Sin caer en una mirada apocalíptica, destructiva, todos los indicadores fueron malos: desocupación, inflación, inversiones, el rol del estado”, enumeró.

    Al considerar “estos acuerdos, con el respaldo de líderes mundiales incluso el Fondo valorando este esfuerzo, creemos –dijo- que el país tiene que arrancar y empezar a transitar por esa economía del trabajo”.

    “En un país en desarrollo, lo primero que se mueve es nuestra actividad” dijo Doronzoro antes de precisar que actualmente, alrededor de un 90% de los trabajadores formales agremiados están trabajando en Entre Ríos. Se trata del 90% de alrededor de 5.400, una cifra muy inferior a la que el sector ocupaba en 2015, cuando al gremio pertenecían 11.500 trabajadores.

    “Cuando se mira el índice de pobreza superior al 40%, decimos que nos faltan más de 6000 trabajadores formales en 4 años. Por eso hay expectativa con que se ponga en movimiento la construcción de vivienda. Hay mucha necesidad. Nosotros los teníamos registrados y hoy no están”, comentó.

    “Nosotros vemos las necesidades, sabemos lo que padece un desocupado”, dijo antes de subrayar que “el trabajador de la construcción lo que pretende es trabajar. Hay que dar la oportunidad de trabajar, no es lo mismo ir a comer a un comedor comunitario. Es una chicana decir que se prefiere un plan social. Cuando la persona quiere constituir una familia, tener un crecimiento, no puede lograrlo con una ayuda del IFE”, aseguró.

    También se ocupó del sector privado al que definió “motorizador de la inversión en ladrillo” aunque advirtió que “ese sector invierte en un contexto de cierta previsibilidad. A los fiduciantes no se les puede estar subiendo todos los meses una cuota”, señaló.

    Recordó la Argentina en 2001. “A partir de ahí, la mejor inversión fue en ladrillo. Se constituyeron los fondos fiduciarios, se ha comprado en pozo y en muchas ciudades se veían emprendimientos. Hoy eso no se ve porque no es rentable, no se sabe cómo estimar los costos para los fiduciantes. La previsibilidad económica para el inversor en ladrillos es central”.

    A modo de conclusión, Doronzoro confió en la mirada estratégica del gobierno nacional”.

    Inmoviliarios

    Desde la entidad que nuclea a los corredores inmobiliarios, José Armándola sostuvo que “el acuerdo es importantísimo porque empieza a darnos las bases que son imprescindibles para empezar a proyectar. Ahora falta el paso 2, que es definir el plan económico”, dijo a EL DIARIO.

    Comentó, que a partir del acuerdo con los acreedores externos, “el ánimo del inversor y sobre todo del gran inversor cambia fundamentalmente; empieza a pensar que puede haber parámetros ciertos como para poder hacer análisis en inversiones inmobiliarias en las que se habla de plazos prolongados, de largo aliento”.

    Explicó que “hay que tener un contexto previsible y –acotó- hablar de 3 o 4 años en la Argentina es sumamente complicado”. De ahí que reiteró: “Cuanto más previsibilidad haya, más inversiones vamos a tener. La economía es confianza y la gente no solo necesita desear algo, sino proyectarlo sobre algo que sea sólido, serio”.

    En cuanto al segundo paso en el análisis de Armándola: tener un plan económico, confió que “depende de nosotros, lo pensamos al interior del país a diferencia de las negociaciones de la deuda donde aparecían otros intereses”.

    En cuanto al Procrear, el plan vendrá muy bien en la situación en la que se encuentra el mercado inmobiliario. “Es muy importante porque el crédito, la construcción de la vivienda familiar, el cambio de la vivienda familiar está prácticamente paralizado. Va a ser un incentivo muy interesante”.

    Analizó que “todos los créditos que históricamente ha dado el Estado generan una etapa de mucho movimiento, que sirve luego para apalancar un crecimiento de la inversión privada. Si sirve como motor de arranque para después continuar, va a ser un éxito y si no, va a pasar como ya ha pasado en otras oportunidades en la que el Estado hizo un gran esfuerzo, pero luego no hay condiciones para que continúe la actividad privada”. No obstante, dijo que prefiere “pensar en positivo y que esto salga de la mejor manera posible”.

    Este es el tercer plan Procrear por lo que es posible hacer una evaluación. “En general el que más se ha tomado es para construir directamente una casa desde cero. Los dos anteriores han sido muy exitosos. En las inmobiliarias impacta en la venta de terrenos y se generan operaciones con las que empieza a circular el dinero”, indicó.

    Si bien no formó parte de los anuncios, señaló que la posibilidad de un Procrear para la compra directa de inmuebles, motorizaría enormemente el mercado inmobiliario del usado, que si bien no está absolutamente paralizado está muy lejos de un nivel aceptable.

    Al margen

    Actualmente, la venta de terrenos está siendo elegida por quienes quieren invertir sus ahorros y no pueden hacerlo en dólares. “Comprar un terreno o bien un automóvil. Lo que no se confía por ahora, es en los pesos”, comentó Armándola.

    El déficit habitacional

    Siempre se da cuenta del “gran déficit habitacional”, y una muestra parcial de ello es la demanda que registra el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda.

    Actualmente, hay más de 43.000 familias inscriptas en la Operatoria 1 del organismo, que corresponde a la construcción de barrios.

    En la Operatoria 2 -construcción de vivienda en terreno propio- hay más de 2.500. En este caso, indefectiblemente, la familia tiene que tener el terreno escriturado a su nombre.

    Y en la Operatoria 3 -ampliación de vivienda propia- hay más de 1.400 inscriptos. En este caso la vivienda se puede ampliar hasta llegar a los 70 metros cuadrados totales. En esta alternativa no tienen cabida las familias que hubieran recibido algún beneficio por parte del Estado ya sea IAPV, Fonavi, Procrear o Círculo de viviendas municipales.

    Lo más leído