11.5 C
Paraná
lunes, septiembre 28, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Cuando servir la merienda se resuelve en equipo

    Desde hace dos semanas en el barrio Puerto Viejo, de Paraná, un grupo de mujeres se organiza para llevar adelante un merendero que llamaron Huellitas.  A través de la iniciativa brindan la leche a unos 50 chicos que viven a la vera del arroyo Antoñico. Las voluntarias solicitan la colaboración de la comunidad.

     

    Valeria Robin/ [email protected]

     

    En tiempos donde la crisis económica y la emergencia sanitaria generan serias consecuencias en amplios sectores de la sociedad, es meritorio que sean cada vez más las personas que deciden organizarse, individualmente, en pareja o en racimo, para ayudar a otros a salir adelante.

    En efecto, por estos días cobran importancia las historias de vecinos que afrontan los gastos diarios en equipo, incluso cuando el dinero no alcanza y cuando muchos han perdido su trabajo a causa de la pandemia del Covid- 19.

    También son cada vez más frecuentes los relatos de personas que, por distintos motivos no disponen de tiempo para estar presentes en una actividad solidaria determinada, pero que encuentran en la alternativa de donar una chance de participación sumamente necesaria.

    Algo de esto es lo que sucede en el barrio de Puerto Viejo, donde se forjó la ciudad. En torno al puente que se erige a metros del inicio de calle Estrada, un grupo de mujeres comenzaron hace menos de un mes a repartir la leche para los gurises que viven a vera del arroyo Antoñico.

    EL DIARIO entrevistó a Elizabeth Núñez, una de las voluntarias del Merendero Huellitas. “El 13 de julio hice la leche para unos 12 chicos que suelen ir a jugar a la pelota en frente de casa”, describió la entrevistada, antes de decir que, “inmediatamente le comenté a una vecina amiga y a mis cuñadas  que tenía la idea de poder continuar dando la leche;  gracias a que ellas se sumaron, hace dos semanas que estamos haciendo la merienda juntas”. Fue entonces cuando indicó que, “somos alrededor de siete mujeres las que preparamos la meriendas en nuestras casas; las demás son Abril Nuñez (mi hermana), Maricela Lescano, María Cabrera, Virginia Miño, Elizabeth González, y Mariela Padró”.

    Ante una consulta de EL DIARIO, Nuñez precisó que, “son unos 50 niños y adolescentes que están recibiendo la merienda de lunes a viernes, a las 17”. En esa línea, contó que, “la realidad del barrio es preocupante; se necesita de mucha solidaridad para poder sostener esta iniciativa”.

    EN EQUIPO. “¿Cómo se organizaron?”, quiso saber EL DIARIO. “Por ahora sólo damos la leche y algo de comer de lunes a viernes, una vez al día, porque es lo que podemos hacer”, indicó la entrevistada, antes de explicar que, “los insumos que más utilizamos son harina, azúcar y leche en polvo”. Fue entonces cuando añadió que “amasamos para abaratar los costos, porque no podemos comprar galletitas”, y que “de todas maneras tenemos un alto costo en gas, porque cocinamos en nuestras viviendas y pagamos la garrafa de nuestro bolsillo”, comentó.

    En otro tramo de la entrevista Nuñez señaló que, “hay personas que nos traen donaciones, pero la mayoría de los gastos son cubiertos por los vecinos del barrio”.

    Por los chicos

    “Los chicos que viven en nuestro barrio tienen muchas necesidades, por eso es que surgió la idea de hacer el merendero junto a las otras chicas”, indicó la entrevistada. Ante el pedido de precisiones señaló que, “no sólo falta la merienda en el barrio, también los juguetes, el abrigo, los servicios”, indicó, antes de decir que “vivimos en una cortada donde tenemos solamente un foco, que nos da luz de noche”, describió la entrevistada.

     

    Para colaborar

    Los interesados en realizar donaciones pueden comunicarse a través de la cuenta deinstagramMerendero Huellitas, o al siguiente teléfono: 343 4623099.

     

    Merendero: «Los avioncitos del radar» necesitan ayuda

    El desafío de sostener comedores y merenderos en los barrios

    Barrio Los Berros: habrá una clase solidaria a beneficio de un merendero

    Un merendero, una huerta y 35 familias que alimentar

    Lo más leído