14.4 C
Paraná
lunes, septiembre 28, 2020
  • Entre Ríos
  • Cultura
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Un templo para mantener vigente el legado italiano

    Declarado bien de interés histórico, el edificio de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos de Victoria se engarza con una tradición en la que los inmigrantes itálicos ostentan un carácter de constructores que conviene ponderar.

    Mariana Melhem/[email protected]

    Las asociaciones culturales de diversas colectividades han cumplido un rol fundamental en el desarrollo de la educación y la cultura de la provincia. Sus sedes sociales han aportado bibliotecas, salas teatrales, espacios educativos, mutuales, cooperativos y gremiales entre tantos otros.

    Son una componente esencial en la construcción de las ciudades de fundación reciente como las nuestras.

    Dentro de las colectividades más numerosas que se afincaron en Entre Ríos los italianos particularmente hicieron escuela en los oficios relacionados a la construcción.

     

    Una hilada sobre otra

    Los primeros inmigrantes italianos llegaron entre los años 1833 y 1837 a la entonces Villa La Victoria estableciéndose en el área del Quinto Cuartel. Las fuentes históricas los hallan vinculados al desarrollo de la industria de la cal, encabezando la producción junto a españoles de origen vasco.

    De hecho, el producto de la explotación de canteras se utilizaba para las grandes obras portuarias del Rio de la Plata. Esa actividad dio lugar a la creación de empresas navieras de la mano de marinos italianos, particularmente genoveses.

    Durante la Confederación, la llegada de profesionales fue impulsada desde el Estado y con la gran inmigración de fines del siglo XIX, reconocemos a los constructores idóneos que realizaron las viviendas que componían el tejido urbano y levantaron los edificios más representativos de cada ciudad entrerriana, incluyendo en esta categoría también a los cementerios.

    No en vano nos referimos a esas obras como arquitectura italianizante. A este grupo pertenece Luiggi Sessarego, autor de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos. La institución como tal se constituyó el 20 de mayo de 1863 y, luego de ingentes esfuerzos dirigenciales, el edificio se inauguró 13 años después, el 15 de agosto de 1876.

    Sessarego, al igual que otros tantos compatriotas, crearon las empresas constructoras más conocidas del medio y actuaron en diversas ciudades de su área de influencia, realizando proyecto y ejecución o bien materializando obras de diseñadas por terceros.

     

    Señera

    La Sociedad italiana de Victoria es una de las más antiguas instituciones de carácter mutual y social establecida en la ciudad. Contaba entre sus socios fundadores al Vicecónsul del gobierno italiano Don Victorio Raggio. La comisión ejecutiva que tuvo a su cargo la compra del terreno y la construcción de la sede inició sus tareas en 1872. El lote adquirido se encontraba a una cuadra de la plaza principal, en la esquina sur de las calles Congreso y 9 de Julio con un importante desarrollo sobre esta última.

    El partido espacial se define con un volumen central longitudinal paralelo y retirado de la línea de edificación que contiene la sala auditorio y dos volúmenes transversales que avanzan hasta la línea municipal. El primero aloja un atrio de acceso flanqueado por dos oficinas, y el segundo contiene el escenario con servicios a ambos lados.

    El ingreso principal se presenta sobre calle Congreso mediante un jardín al que se accede atravesando una reja articulada por pilares y ascendiendo por una escalinata. Luego se despliega el atrio constituyendo una transición entre el espacio público de la calle y el espacio privado exclusivo de la institución. Esta secuencia “público –privado” se refuerza con la diferencia de nivel entre la vereda y el interior, lo que provoca que el conjunto adquiera más relevancia.

     

    Organización espacial

    Ya en el interior de la sede, la sala domina el eje de simetría con ventanas hacia los dos patios: uno sobre la calle y otro hacia el interior del lote. Ese espacio está equipado con dos hileras de butacas de madera con estructura de hierro a las que se accede por un pasillo central debajo del balcón opuesto al escenario. A diferencia de lo ocurrido en el exterior del edificio, el tratamiento de los paramentos u ornamentos es austero. Además, el escenario está sobreelevado en relación al nivel de la platea.

    El lenguaje exterior responde al repertorio clásico en clara alusión a la pertenencia del edificio: no solo se vale de pilastras, columnas, frontis y balaustradas, sino que incorpora elementos escultóricos.

    A la habitual división del plano en basamento, desarrollo y coronamiento, se le adicionan los elementos de articulación vertical. Así cada uno de los volúmenes descriptos contienen pilastras de capiteles corintios que definen las esquinas, mientras las ventanas están centradas en cada paño coronándose, las de los volúmenes salientes, con guardapolvos en forma de pequeños frontis sostenidos por ménsulas.

    El resto de las ventanas cuenta con placas de mármol en las que se incluyen leyendas alusivas a la comunidad italiana y a la institución.

    Detalles

    Todo el recorrido del coronamiento cuenta con un friso y por encima se presentan módulos de balaustradas en los volúmenes salientes. Es cierto: la fachada lateral, es más sobria que la principal, destacándose sobre los pilares del muro perimetral, dos leones y varias cráteras de mármol.

    Merece especial atención el ingreso, que luce reforzado por el contraste que genera un vacío del que emergen las columnas que sostiene el frontis, donde se inscribe el nombre de la Sociedad y en la parte superior tres estatuas representando los atributos Caridad, Ley y Justicia. En los laterales del atrio, dos hornacinas contienen los bustos de Víctor Manuel II y José Garibaldi.

    Debe añadirse que a lo largo del tiempo se han realizado intervenciones que respetan la integridad y autenticidad de la obra. El edificio está incluido dentro del perímetro del Casco Histórico Arquitectónico de la ciudad de Victoria declarado Bien de Interés Histórico por Ley 25.686 de noviembre de 2002.

     

    Lo más leído