Entre Ríos, Galería, La Provincia, Paraná, Política, Sociedad

Un joven fue condenado por violencia de género

El 19 octubre se conoció la sentencia que condenó a un joven de 22 años a la pena de cinco años de prisión.

En un confuso incidente en la casa de su expareja, donde tenía prohibido estar por una condena anterior, recibió dos puntadas en la espalda.

BLA, alias Yayo, de 22 años, fue juzgado por “haber ingresado sin autorización de su ex pareja CLG, a pesar que tenía prohibido el acercamiento y residencia en la localidad de Viale de acuerdo a reglas de conductas impuesta por haber sido condenado y amenazar de muerte a ésta agarrándola del cuello, momento en el cual CLG se defendió y le asestó dos puntazos en la espalda, siendo trasladado con posterioridad al Hospital”. Por este hecho, tal cual como fue redactado, el juez del Tribunal de Juicio, Pablo Vírgala, resolvió el 19 de octubre, condenarlo a la pena de cinco años de cárcel. El incidente ocurrió el 10 de enero de 2018 en Viale, Entre Ríos. A BLA se le atribuyeron los delitos de Violación de domicilio y Amenazas, en concurso real.

La pena que se aplicó al joven es comprensiva de la pena de tres años de prisión condicional que venía cumpliendo por tras un juicio abreviado en el que aceptó los cargos por los delitos de Lesiones leves calificadas y Violación de domicilio (primer hecho) y Amenazas (segundo hecho) en concurso real; y Amenazas simples y Lesiones leves agravadas, en concurso real, hechos enmarcados en un contexto de violencia de género.

En el debate, en el que la acusación pública estuvo en manos del fiscal Leandro Dato, y la defensa en las del defensor oficial, Jorge Sueldo, se abordó un complejo caso en el que el acusado recibió dos puñaladas por la espalda en un confuso incidente en un contexto de violencia de género. Así, para Fiscalía “no quedaron dudas de que la víctima fue la mujer”. En este sentido rechazó la hipótesis de la defensa que sostuvo que hubo lesiones graves por parte de aquella contra el joven, para lo que citó antecedentes de legítima defensa en contexto de violencia de género. Además, entendió que la mujer “no puede ser sancionada por la herida provocada a BLA.

 Posturas

Pablo Vírgala, juez del Tribunal de Juicio.

La defensa mencionó el testimonio de un policía que declaró en el debate y ante una pregunta de aquella, sostuvo que “nunca vio una legítima defensa por la espalda”. El defensor desestimó la versión de un ataque “no elucubrado” de la mujer contra el joven, señalando que cuando declaró “reconoció tener varios cuchillos escondidos en diferentes lugares de la casa”, y, ante una pregunta de la defensa “dijo que los tenía preparado”. Ante esta situación, la defensa se preguntó “¿dónde está la defensa ante el acto inesperado? para responderse a sí mismo que lo sucedido estaría más cerca de ser una tentativa de homicidio premeditado”. La defensa consideró que “la víctima lo tenía planeado, quizás a modo de venganza por los hechos anteriores, y eso nunca se investigó. En el día de ayer se le preguntó si había sido imputada por algún delito y contestó que nunca”. La joven tiene una denuncia por Amenazas contra la actual pareja de BLA y otra por las lesiones que le ocasionó a aquel.

Patrones

Dato resaltó que el día del hecho BLA tomó del cuello a la mujer, algo que hacía cuando vivían juntos, en una clara demostración de poder y fuerza. En este sentido destacó que el joven “estaba en un lugar donde no debía estar”. Mencionó que “hubo causas anteriores, sentencias y medidas de restricciones que aquel incumplió, es decir, el irrespeto de BLA a las medidas judiciales, fue continuo. Es por eso que BLA no quería denunciar porque sabía ante el problema que estaba”. La defensa cuestionó que “a todo se lo quiere traer dentro del contexto de violencia de género, incluso se trata de perdonar cosas que, a criterio de la defensa, son imperdonables; hay un acometimiento por la espalda a su defendido, intentando incluso justificar diciendo que fue porque tenía miedo por su hija, pese a que ella había dicho que su ex nunca hizo daño a su hija”.

Fiscalía sostuvo que en cuanto a los puntazos hubo “una dinámica”. El ahora condenado sostuvo que fue a buscar a su hija y la mujer lo explicó “diciendo que se asustó porque la tomó del cuello y luego la soltó para buscar a la nena pero ella no sabía cual era la intención de BLA por eso agarró lo primero que tenía a mano que es el cuchillo, que se ha podido ver en la mesita de luz, el plato de comida del mediodía. No es que la fue a buscar y elucubró un ataque contra BLA, agarró lo primero que podía”. Fiscalía resaltó que la mujer, el día del hecho, “tenía miedo de morir; ese día podía haber muerto”; y recordó que BLA “le pegó (estando) embarazada”.

Al margen

Sueldo aclaró que a BLA se lo estaba juzgando por los delitos de Violación de domicilio y Amenazas. Tras leer el hecho que se le imputó a su defendido sostuvo “nos debemos mover dentro de ese campo”, destacando que no se mencionó en la relación del hecho los delitos de Lesiones ni Desobediencia judicial “como mencionó el Fiscal en su alegato”. Así, rechazó que Fiscalía trajera al debate los hechos por los que BLA fue condenado con pena de prisión condicional. Sueldo sostuvo que “es traer hechos ya juzgados para juzgarlos nuevamente”.