19.8 C
Paraná
miércoles, agosto 5, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Vecinos se movilizan para defender los terrenos al este del Patito Sirirí

    A partir de las 15 de este sábado, desde calle Maciá -en inmediaciones al ex Hipódromo- saldrá una caravana en defensa de los terrenos situados al este del Patito Sirirí, para que sean preservados como “espacio verde de uso público”. La Asamblea Vecinalista Ciudadana convocó a participar a todos los vecinos y organizaciones de la ciudad.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    Hace más de un mes, la situación de los terrenos ubicados frente a las calles De la Torre y Vera y Alberti generó inquietud en muchos vecinos y especialmente, en el gobierno municipal a raíz de haber tomado estado público un emprendimiento inmobiliario en ese predio.

    José María Armándola es quien públicamente ha informado sobre la propiedad de esos terrenos que, para muchos vecinos, son parte del Parque Urquiza. Por eso la sorpresa que causa la posibilidad que en el lugar puedan levantarse construcciones y la incertidumbre que exhibió el gobierno municipal, particularmente el oficialismo en el Concejo Deliberante, que rápidamente salió al cruce con un proyecto de Ordenanza que pasó a comisión y para la sesión de ayer, no tenía dictamen, por lo tanto no tuvo tratamiento.

    Para este sábado, la Asamblea Vecinalista Ciudadana ha convocado a una caravana en defensa de los espacios verdes y para que no se pierdan como espacio público, los terrenos que están ubicados al este del Patito Siriri, informó Mora Uriburu a EL DIARIO.

    “La Asamblea Ciudadana tiene como uno de sus ejes de trabajo la defensa de los espacios verdes de la ciudad para que no se pierdan y para que haya más, hasta que se alcance el estándar de la OMS, es decir 12 metros cuadrados por habitante –estándar prepandemia-”, dijo. En la explicación, acotó que “Paraná está alrededor de 5 metros cuadrados por habitante. Tiene espacios verdes, pero no están distribuidos como sería necesario y además –continuó- tiene los espacios verdes identificatorios de toda la ciudad y el Parque Urquiza sería el más significativo de todos”. Advirtió que en este caso “hay un uso social de ese espacio que se está por perder”.

    La arquitecta e integrante de la Asamblea Vecinalista invitó a volver la mirada hacia un recorrido histórico sobre la forma en que se fueron incorporando tierras al Parque Urquiza, porque en el origen no eran terrenos públicos que se fueron urbanizando.

    “El Estado –señaló- fue comprando gradualmente. Las tierras del frente costero estaban muy deterioradas por la explotación minera, de la cal, y la visión del exintendente Francisco Bertozzi (1932) fue convertir eso en un frente paisajístico al río. La compra llegó hasta la línea de prolongación de calle Corrientes. Por algún motivo, los terrenos que estaban más al este quedaron en manos del dueño y 50 años después (década de 1980), eso se vendió y en lugar de comprarlo el Municipio como hubiese sido lo deseable, lo compró un particular”, resumió.

    La historia viene bien para aclarar que el negocio inmobiliario que puso este tema en agenda no implica la venta de parte del Parque; en realidad, se trata de una porción de terrenos que si se coincide con aquella visión de Bertozzi, habría que ver de qué manera se recupera para la ciudad.

    En cuanto a esa posibilidad, Uriburu admitió que “es una época difícil, pero también sabemos que en todo ese entorno, el Estado ha hecho inversiones que son las que han valorizado esas tierras, lo que en una negociación deberían ser aspectos a tener en cuenta al momento de definir una declaración de utilidad, una expropiación”, estimó.

    “Es una lucha difícil, pero hay que darla”, dijo la vecinalista a esta Hoja, al enmarcar la caravana que se realizará esta tarde, en “la necesidad de que se preserve como espacio verde, para marcar la necesidad de que eso siga siendo un espacio verde, de uso público”.

    Caracterizó al espacio público como “el lugar donde se da la vida de la comunidad, donde uno sale de su cápsula personal o familiar y se encuentra con otros, haciendo diversas actividades que pueden pasar por lo recreativo, lo político, lo comercial, entre otras. Es donde se da la vida de la comunidad. Además, en este caso, puede ser un pulmón de la ciudad, donde se lleve a cabo esa vida pública. Son esenciales para la comunidad”, remarcó.

    Uriburu reflexionó que el Parque está apropiado por toda la ciudad, razón por la cual, esta manifestación debería asumirse en beneficio de todos los vecinos y no solamente de los que viven en las cercanías. Desestimó que pueda considerarse un planteo elitista, lo que admitió, también aparece por ejemplo, cuando se plantea limitar las construcciones en altura en la zona del Parque. “Debe tenerse en cuenta –respondió- la función de identidad que el Parque Urquiza tiene, siendo un bien social con alto valor simbólico”.

    Citó los trabajos realizados hace años, cuando se sacó gran parte de las construcciones del puerto en el marco de una política tendiente a “completar ese frente al río. La idea –indicó- era que hubiera una franja de paisaje entre la ciudad y el río, que esa barranca sea el frente de la ciudad al río y un acceso de la población al río como naturaleza disfrutable”.

    Recordó también, la pérdida de Los Arenales que “quizá, -dijo- estaba lejos de la visual” por lo que no generó una gran reacción, a diferencia de “estos terrenos que están muy presente”. En la zona de Bajada, mencionó luego, “ya hay también una cantidad de casas que impiden la mirada al río. Pareciera –concluyó- que no importa que la ciudad tenga un frente continuo al río, como si la visión de Bertozzi no se mantuviera en las decisiones políticas de distintas gestiones a lo largo del siglo XX”.

    Concluyó que las definiciones en este sentido tienen que ver con “política de uso del territorio, planificación a largo plazo”.

    La caravana

    No habrá concentración. La convocatoria es a una caravana en automóvil, en bicicletas, con “resguardo sanitario” acorde a la situación que estamos transitando.

    Mora Uriburu, como integrante de la Asociación Vecinalista, invitó a los asistentes a llevar carteles que visibilicen el motivo de la movilización para poner el tema en la agenda pública: “la defensa de los espacios verdes, pero especialmente de esta parcela al este del patito Sirirí”.

    El recorrido que se difundió es desde Maciá, pasando por Avenida Almafuerte, Gualeguaychú, Perón, Alem, Monte Caseros y Corrientes llegar hasta el Patito Sirirí.

    El proyecto de expropiación que terminó en el archivo

    El tema que apareció como novedoso para muchos un par de meses atrás, evidentemente no lo es.

    En el mes de abril de 2014 ingresó a la Cámara de Diputados de la provincia un proyecto de ley destinado a expropiar el inmueble de propiedad de José María Armándola y Guillermo Pinto, para destinar a la ampliación del parque general Justo José de Urquiza.

    El articulado alude a dos fracciones de terreno. Una de ellas limita con las calles 1392, Francisco de la Torre y Vera, Manuel Alberti y Gregoria Matorras de San Martín y Fundación Enrique Berduc. La otra linda al norte con una serie de particulares; al este, con De la Torre y Vera; al sur y al oeste, calle 1392.

    El proyecto, autoría de la ex diputada María Ema Bargagna, establecía destinar esos terrenos sujetos a expropiación “a la ampliación del Parque General Justo José de Urquiza, con el fin de ampliar, preservar y prolongar la parquización de tan valioso patrimonio arquitectónico – natural y social”. La ex legisladora socialista en los fundamentos de la iniciativa señalaba haber “tomado conocimiento del interés que tendrían los dueños de ese inmueble en dar inicio al trámite de proyectos de loteo con el propósito de lucrar con lo que les pertenece”. Agregaba, hace seis años, que “por eso la urgencia y de allí la necesidad de promover este proyecto, tendiente a que se haga la expropiación cuanto antes, es decir, cuidándole el bolsillo al pueblo de la Provincia y dándole satisfacción a los entrerrianos, especialmente al pueblo de Paraná, cuyo único pulmón verde, espacio de recreación y de encuentro sigue siendo -y cada vez más- el Parque Urquiza, -tomando, incluso, esta fracción que Armándola y Pinto han prestado en comodato a la ciudad”.
    Proponía que “antes de que se eleve la tasación por distintas actividades que podrían ser iniciadas con legítimo interés, por los particulares dueños del inmueble, sería sumamente conveniente declararlo de utilidad pública -como ya lo es-, incorporándolo al patrimonio de la Provincia de Entre Ríos como ampliación del Parque Urquiza”.

    El proyecto ingresó el 4 de abril de 2014 a la Cámara de Diputados, cuatro días después, el cuerpo decidió su pase a la Comisión de Legislación General, de donde salió el 7 de mayo de 2019 con destino al Archivo, sin haber tenido tratamiento, de acuerdo al historial que es posible reconstruir en las páginas oficiales de la Legislatura.

    Lo más leído