17.2 C
Paraná
sábado, diciembre 5, 2020
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Cuestionan que se allanó la casa equivocada y piden nulidad de la causa

    El allanamiento se realizó el 10 de junio en una casa en calle Paracao, en Paraná. La defensa sostiene que se allanó la casa del hermano de quien se debía allanar. También señaló que los funcionarios policiales fueron vistos dialogando con quien debió ser allanado. Asegura que sus defendidos no tienen antecedentes relacionados con la venta de drogas. Ambos están privados de la libertad. Pidió su sobreseimiento.

     

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

     

    Guillermo Retamar, defensor de RGC y NMLB, pidió que “se tenga por interpuesto el presente planteo de nulidad absoluta del decreto de allanamiento de fecha 10 de junio de 2020 y del procedimiento llevado a cabo en el domicilio de mi asistido RGC, de calle Paracao, pasillo casa x de esta ciudad de Paraná, donde también se encontraba ocasionalmente NMLB, (quien también fue detenida) ya que no estaba destinada ni a sus nombres ni a sus domicilios y se los excluya del proceso por ese error esencial y eventualmente también, conforme a la doctrina del fruto del árbol envenenado”.

    Así, instó a que “se forme la respectiva incidencia de ley” y se “declare la nulidad de todo lo actuado, se dicte el sobreseimiento de mis representados RG y NMLB y estando aún en prisión domiciliaria se disponga su inmediata libertad”. Retamar hizo reserva de “protesta en casación y del caso federal”.

    Retamar recordó en su presentación ante el juez que la causa comenzó en el contexto de la “investigación policial datada el 22 de abril de 2020”.

    El letrado destacó que en el legajo fiscal “no se dispuso, pero se llevó a cabo la detención de mis hoy representados”, y comenzó con “un pedido de la Policía de la provincia, para investigar la casa de ‘DEC’ en calle El Paracao al 100 (pasillo) de la ciudad de Paraná”.

    En su presentación destacó que se trató de otra vivienda distinta a la allanada, ubicada a dos casas de distancia. También indicó que DEC “tiene antecedentes y que vive dos casas antes del domicilio allanado, conforme el decreto fundado de allanamiento, al que estaba destinado reitero, el allanamiento llevado a cabo el día 10 de junio a partir de las 20.30”.

    Ante aquel escenario Retamar cuestionó que “sin embargo y lo que ocasiona una nulidad absoluta de todo lo actuado es que, dicho allanamiento, fue llevado a cabo en el domicilio de mi asistido RGC, que es hermano de la persona que debían allanar y con la que no mantiene buenas relaciones pese al parentesco, por lo que ninguno de ambos frecuenta el domicilio del otro”.

    El defensor reiteró que DEC “tiene antecedentes y es conocido por la Policía, estuvo en el pasillo conversando con el personal a cargo del procedimiento,  previo y durante el allanamiento que estaba destinado a su domicilio y esto fue visto por varias personas que eventualmente serán propuestas por esta defensa para que declaren, de estimarlo vuestra señoría, necesario”.

    Retamar destacó que “toda la investigación, realizada durante tres meses, era para dicha casa en donde se domicilia el señor DEC e inclusive, se tomaron fotos de las personas y móviles que concurrían al ‘pasillo’ y el croquis del lugar existente en el legajo corresponde también a dicha casa (marcada con una X) y no para la casa de mi representado que está más adelante, donde finaliza el pasillo”.

    Asimismo añadió que los hermanos “no se parecen en nada y mis representados no aparecen en ninguna fotografía, en ningún momento de la investigación, realizando actividad ilícita alguna, ni tampoco aparecen en ninguna parte ni casa, del pasillo en cuestión”.

    En el mismo sentido añadió que RGC vive desde hace 17 años en la casa allanada y “nunca se le hizo un allanamiento que lo relacionara con el comercio de estupefacientes y tanto él como su pareja (no conviviente) NMLB realizan actividades conocidas y lícitas que podrán ser sobradamente demostradas”.

     

    AL MARGEN

    En el pedido, Retamar precisó que “la orden de allanamiento fue solicitada y concedida expresamente” para la casa de DEC, “para realizarse entre las 17 del 10 de junio hasta las 21 del 11 de junio, con habilitación horaria”.

    Añadió que “fue pedida para ingresar ‘en el momento más propicio a partir de las 17 horas’ (no hace falta aclarar que el ingreso solo se puede realizar mientras exista luz solar para su inicio porque, de  lo contrario, sería de por sí insubsanablemente nula por tratarse de una orden abierta, en contra de lo dispuesto por la constitución, las leyes y la jurisprudencia, las que determinan que los días y horarios deben ser específicos y no extendidos en el tiempo, para cuando se les ocurra al personal preventor, ejecutar la orden judicial, por propia conveniencia”.

     

     

    Lo más leído