31.7 C
Paraná
jueves, noviembre 26, 2020
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Christe seguirá preso hasta el 30 de agosto

    La Cámara de Casación en Feria decidió confirmar la prisión preventiva de Jorge Julián Christe en la cárcel de Paraná.

     

    La Cámara de Casación Penal de Paraná, en Feria, resolvió el viernes 24 confirmar la prisión preventiva en la Unidad Penal N°1 de Paraná que viene cumpliendo Jorge Julián Christe desde su detención.

    El hombre de 31 años está imputado por el femicidio de Julieta Riera, ocurrido el jueves 30 de abril a la madrugada, cuando cayó al vacío desde el departamento 85 ubicado en el octavo piso, a una altura aproximada de 19 metros, de un edificio ubicado en calle San Martín 918, de Paraná, frente a Plaza 1° de Mayo.

    El Tribunal constituido en Feria por Daniel Carubia, Hugo Perotti y María López Arango, resolvió, en fallo dividido, “no hacer lugar al recurso de casación interpuesto por Franco Luciano Azziani Canepa y Ladislao Fermín Uzín Olleros en ejercicio de la defensa técnica del imputado Christe, Jorge Julián, contra la resolución de fecha 08 de julio de 2020, que en consecuencia, se confirma”.

    El dato saliente de la resolución fue el voto del vocal Carubia, que hizo lugar al recurso y dictó la nulidad de las dos sentencias anteriores.  La defensa se pronunció contra la decisión de la vocal de Juicio y Apelaciones, Carolina Castagno, que el 8 de julio rechazó el recurso de apelación de la defensa y confirmó la decisión del juez de Garantías N° 4 de Paraná, Mauricio Mayer. Éste el 1 de julio había dictado la prórroga de la prisión preventiva del imputado en la Unidad Penal N° 1 por el término de 60 días y hasta el 30 de agosto.

     

    Abstracto

    Carubia analizó que “…el peligro de fuga y la eventual presunción en abstracto de entorpecimiento de la investigación para frustrar el presumible éxito de la Investigación Penal Preparatoria, sin referencia alguna a la concreta y acreditada existencia de un verdadero peligro comprobado de daño jurídico, importa lisa y llanamente una arbitrariedad carente de fundamentos y configura un supuesto de indebido e ilegítimo anticipo del cumplimiento de la pena que ‘posiblemente’ será aplicada en caso de arribarse, luego del debido proceso, a una sentencia condenatoria…”.

    El voto disidente sostuvo que “…toda vez que no se argumenta sobre los hechos y las puntuales circunstancias realmente demostrativas de una verdadera existencia de peligro cierto y constatable de ‘daño jurídico’, sino sólo de modo meramente conjetural y sólo aparente, toda vez que no se menciona que el imputado haya intentado siquiera contactar alguno de los testigos, así como la referencia de una imaginaria fuga, en razón de tener un familiar residiendo fuera del país; lo cual, al impedir de esa manera al encartado cumplir la medida dispuesta en la modalidad de prisión domiciliaria, agrava injustificadamente la medida coercitiva, resultando indiscutible que se le está aplicando una verdadera pena anticipada a quien es todavía considerado inocente…”.

    Carubia entendió que de su análisis “revela que el pronunciamiento impugnado y el precedente que éste se confirma, ratificando sus aparentes fundamentos, no responden fundadamente ni consideran siquiera todos los razonables argumentos desarrollados por la defensa técnica del imputado Christe; por consiguiente, resultan basado en meras consideraciones generales palmariamente ineficaces para sustentar racionalmente las conclusiones a las que arriban, omiten analizar y decidir fundadamente propuestas esenciales del petitorio y no configuran, por tanto, una derivación razonada del derecho vigente aplicado a las concretas constancias de la causa, lo cual los descalifica como actos judiciales en términos de conocida doctrina judicial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre arbitrariedad y, por consiguiente, corresponde hacer lugar al recurso de casación deducido por la defensa técnica del encartado…” y propició declarar la “nulidad” de las resoluciones de Castagno y Mayer.

     

    Discrepancia

    Perotti expresó su “respetuosa discrepancia” con la solución de su colega y adelantó que, a su “juicio, debe rechazarse el recurso de casación interpuesto por la Defensa y, por ende, cabe confirmar el pronunciamiento judicial que viene impugnado”.

    El segundo voto entendió que la sentencia recurrida “ya fue revisada y confirmada por un juez de Cámara en cuanto a la legitimidad de su procedencia formal y sustancial, llegando ahora a esta instancia a los fines de su control casatorio”, resaltando “…la revalorización de la centralidad del juicio oral como uno de los pilares del nuevo sistema acusatorio, la posibilidad del control horizontal durante la tramitación del proceso y la limitación de las instancias impugnativas en el curso del mismo, sobre todo del recurso de Casación que se reserva -en principio- para la revisión total y definitiva de la sentencia eventualmente recaída…”.

    En este sentido, señaló que “el uso (y abuso) de las vías recursivas en los primeros momentos de la investigación, sólo tienden a dilatar indebida e injustificadamente la pronta culminación del proceso, logrando -seguramente sin intención- la ineficacia del proceso o depreciando el valor y calidad de pronunciamientos judiciales emitidos luego de largo tiempo de sustanciación de una causa”.

    Lo más leído