25 C
Paraná
viernes, septiembre 25, 2020
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Odontólogos: “Se aplican las medidas de bioseguridad que usamos siempre”

    Las prácticas de esa especialidad implican riesgos de contagio. Por eso, los profesionales extreman las precauciones que se han dispuesto en el protocolo aprobado por el COES. Antes de otorgar un turno se realiza un cuestionario telefónico.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    Desde el Colegio de Odontólogos de Entre Ríos se informó que en sus consultorios “se aplican las medidas de bioseguridad que los odontólogos ya utilizamos desde hace más de 40 años. Se les suma en caso de que se utilicen procedimientos que generan aerosoles el barbijo N95, al cual se lo tiene que proteger con un barbijo quirúrgico. El uso de gafas protectoras y pantalla facial, camisolín y cofia para paciente y odontólogo”.

    Los profesionales odontológicos vienen realizando prácticas profesionales que fueron autorizadas por el Comité de Organización de Emergencia en Salud (COES), de acuerdo a un protocolo elaborado por el Colegio y que fuera aprobado.

    “El 24 de abril, el Colegio de Odontólogos de Entre Ríos presentó al COES un protocolo de atención con una nómina de prácticas para la cual solicitábamos autorización para realizar. Ese protocolo fue autorizado e incluye: atención de urgencias y emergencias, que nunca estuvieron excluidas, atención de prácticas preventivas que no generen aerosoles, es decir que no se use la turbina o la jeringa triple, y el tratamiento de patologías crónicas”, remarcó a EL DIARIO el odontólogo Ricardo García, presidente del Colegio.

    Señaló además que “en ese capítulo de enfermedades crónicas hay un amplio número de prácticas que se están llevando a cabo. Por ejemplo, controles de ortodoncia, tratamiento de conducto, reparación de prótesis, resegmentado de pernos y coronas que se hayan despegado, tratamientos de caries para evitar que se agrave el cuadro”.

    Pero antes de adjudicar un turno de atención, los odontólogos realizan un cuestionario telefónico al paciente para descartar de que se trata de un caso posible de Covid 19. Se les pregunta por ejemplo: si tiene fiebre, si ha perdido la sensación de gusto y olfato, si tiene síntomas respiratorios o si ha estado en contacto estrecho con algún paciente de Covid 19 o sospechoso.

    “Cuando esas preguntas dan resultado negativo, es decir que no se sospecha que el paciente pueda estar cursando la enfermedad, se le asigna un turno”, recalcó García.

    Por otra parte, en el consultorio también se le aplican las medidas de bioseguridad.

    “Todos los consultorios odontológicos tienen el alcohol en gel en la puerta, el paño sanitizante. Se han adecuado las salas de espera quitándoles los objetos de adorno, revistas plantas, cualquier objeto innecesario que pueda ser depositario del virus y se separan las sillas a dos metros de distancias. Se les solicita a los pacientes adultos que concurran solos y en el caso de los menores que vayan acompañados de un adulto, para evitar el conglomerado en las salas de espera. Se están asignados turnos muy espaciados. Lo ideal es una hora entre paciente y paciente para que el odontólogo tenga tiempo de airear y desinfectar todas las susperficies. Una vez que el paciente está en el consultorio, se aplican las medidas de bioseguridad que los odonotólogos ya utilizamos hace más de 40 años. Se les suma en caso de que se utilicen procedimientos que generan aerosoles el barbijo N95, al cual se lo tiene que proteger con un barbijo quirúrgico. El uso de gafas protectoras y pantalla facial, camisolín y cofia para paciente y odontólogo”, recalcó.

    Con respecto a si se cobran adicionales a los honorarios profesionales a causa de de esas medidas de seguridad, García respondió: “No, eso ya quedó aclarado. Al principio se generaron ciertas situaciones de tensión con los pacientes y las obras sociales. El uso de medidas extras de protección se deben utilizar cuando se emplean procedimientos que generan aerosoles, cuando hay que utilizar la turbina. El spray impacta sobre la saliva y eso genera una salpicadura de la saliva del paciente que es donde se aloja el virus sobre el rostro del odontólogo que por la característica de la práctica se ve obligado a trabajar a 10 centímetros de la boca del paciente. Es un contacto estrechísimo. Solamente en ese caso es necesaria la utilización de las medidas extras de protección. Está pautado que si el odontólogo se ve en la obligación de cobrarlo se lo dice al paciente y el paciente decide si acepta o no. Algunas obras sociales de manera unilateral decidieron ponerle un valor a ese código y un límite por mes de su utilización. Cada uno ha tratado de ponerle su aporte para poder salvar esa situación y hoy no se están generando mayores conflictos con respecto a eso”.

    Temores

    Sobre cuál es la reacción de los pacientes ante los temores de contagio y si eso incide en las consultas, el titular del Colegio de Odontólogos dijo: “Todo lo que sea controles preventivos innecesarios son cosas que se puedan posponer, sobre todo en pacientes con factores de riesgo. Es el mismo paciente que llama para decir que prefiere posponer la consulta. Más en Paraná o donde ha habido algún tipo de pico. Son los propios pacientes cuando tienen algún factor de riesgo los que deciden posponer la atención con la anuencia del odontólogo. De la misma forma en que en muchas especialidades médicas los expertos están preocupados porque las personas dejaron de hacer las consultas de rutina, lo que puede agravar el cuadro, en odontología también existen algunas situaciones en las que preferimos continuar con los controles y la prevención. Siempre hay que hacer la ecuación costo y beneficio: cuánto beneficia al paciente exponerlo al riesgo de contagiarse de Covid 19 y qué beneficio le va a traer la consulta odontológica”.

    Médicos cobran $ 100 por medidas de bioseguridad

    La Federación Médica de Entre Ríos resolvió que los pacientes deben pagar una suma compensatoria de $ 100 ante cada consulta por la implementación de medidas de bioseguridad, como es el uso de alcohol en gel y otros elementos precautorios.

    La decisión causó polémica y desde el Iosper informaron que se no se reconocerá ese concepto y tampoco se realizarán reintegros por ese motivo.

    “Informamos a socios y socias que mediante resolución de Consejo Directivo de Femer se resolvió fijar una suma compensatoria de $ 100 que se agregará al valor de cada prestación médica ambulatoria. El código con el que se debe facturar es 70.00.00 en el caso de obras sociales que lo acepten”, se señaló desde la Femer en un comunicado enviado a sus profesionales médicos.

    “Para facilitarles el cobro de dicho Código con las obras sociales que no lo tienen convenido, desde el Círculo Médico proveemos un afiche  para que tengan a disposición y puedan colocar en sus consultorios y espacios de trabajo con el objetivo de informar a los pacientes que ese es un Código que queda a cargo de cada persona, salvo que la obra social que tenga los cubra”, señala después la Federación.

    Además, el comunicado finaliza: “De esta manera, y con el logo del Círculo Médico que tiene el afiche, ustedes podrán tener un respaldo al momento de cobrar al paciente el costo por los materiales de Prevención Covid 19 que se les provee al momento de la consulta”.

    Por su parte, desde el Iosper y ante la consulta de EL DIARIO aclararon que no se reconoce ese concepto por no estar incluido en los convenios firmados con las entidades profesionales.

    “El  Iosper no reconoce ningún cobro por fuera de los convenios existentes”, subrayaron desde la obra social estatal provincial.

    Desde la misma manera, aclararon que “no hay ningún tipo de reintegro sobre los mismos, porque en los convenios vigentes no se contempla”.

    Lo más leído