19.8 C
Paraná
miércoles, agosto 5, 2020
  • Deportes
  • Nosotros
Más

    Handball: Los Juegos Olímpicos, la cita cúlmine de Carou

    El bonaerense Gonzalo Carou, capitán de los Gladiadores, habló de su actualidad tras cambiar de colores y expresó sus objetivos para la próxima temporada. Repasó los mejores momentos en el seleccionado argentino y señaló que “en Tokio 2021 quiere colocarle el broche de oro a su carrera”.

    KEVIN RIVERO

    Los veinte años en la Selección Argentina lo catapultan como una eminencia del handball nacional. Sin lugar a dudas, Gonzalo Carou talló una carrera intachable y se convirtió en una pieza indiscutible en el ataque y en el central defensivo del representativo albiceleste.

    En su trayectoria, el jugador surgido en el Colegio La Salle, que luego pasó a River Plate dónde escribió un capítulo importante de su camino al coronarse campeón Nacional Junior en 2001. Ese mismo año, saltó el charco y emigró a España para vestir la camiseta de Arrate hasta 2008. Cambió de rumbo y se sumó a las filas del Ademar León hasta 2014, y tras un breve paso por Francia, en 2015 retornó a León para conquistar un considerable número de campeonatos, hasta ponerle un punto final en el corriente calendario y concretar su traspaso a Puerto Sagunto, en el cual sumará un nuevo episodio a su itinerario.

    En su dilatada historia con el seleccionado argentino, se convirtió en un hombre récord en nuestro territorio y en el plano internacional. Defendió la ropa celeste y blanca en 225 oportunidades y convirtió más de 400 goles. Compitió en dos Juegos Olímpicos, diez Mundiales, se colgó dos medallas doradas panamericanas y obtuvo seis títulos en los panamericanos de balonmano.

    En diálogo con EL DIARIO, el emblema de Los Gladiadores – desde el territorio español – sintetizó su carrera y dio cuentas de lo venidero.

    PRIMEROS CONCEPTOS

    En primera instancia, el hombre de 40 años, deslizó sus impresiones acerca de la salida de Ademar León: “Tengo tristeza por no haberme despedido jugando el último partido, algo que me hubiese gustado para saludar a la afición y decirle adiós al lugar que fue mi casa durante doce temporadas. No me quería ir porque estoy seguro que jugaría un año más y me siento en condiciones para afrontar el reto de competir al más alto nivel de la liga española y europea. Lamentablemente, no se produjeron las cosas como lo esperaba y me tocó marcharme”. Por otro lado, deslizó los puntos fuertes que influyeron para inclinarse por Puerto Sagunto: “Estoy seguro que será un sitio en el que estaré cómodo desde el hecho que compartiré el plantel con Leonardo Querín, un amigo y un compañero de mil batallas. Me ayudó en la decisión para asegurarme cómo serán las cosas, porque no es sencillo moverme con toda la familia y hacer una apuesta por una temporada. Necesito comodidad, sino se transformará en un período complicado, pero me dieron la certeza y esto transformó que la negociación sea corta”.

    FUTURO Y LA MIRADA EN TOKIO 2021

    Se trasladó y el panorama se modificó. Sus perspectivas en Puerto Sagunto son diferentes, y Carou enfatizó en las metas que se propondrá en su nuevo club: “Intentaré tener un buen campeonato concretando un rendimiento regular para devolverles la confianza que demostraron en mí. En las últimas campañas, el equipo peleó la parte baja de la tabla de posiciones y clarificamos que anhelamos estar en la zona media o alta de la competencia”.

    Por otro sector, se palpita un calendario cargado por las citas ecuménicas. En enero se desarrollará la Copa del Mundo de Egipto y luego llegará la cita máxima en tierras asiáticas. En este contexto, manifestó los objetivos en vistas al primer encuentro: “Buscaremos dar un paso más adelante en el Mundial. Cada vez estamos más cerca del juego de las potencias europeas y si tenemos suerte en el sorteo aspiramos pasar de ronda para estar en lo más alto posible. También servirá para la preparación a los Juegos Olímpicos y no hay un broche mejor para mi carrera que esta cita. Ingresar a las semifinales sería una momento destacado para dejar la Selección Argentina y un premio enorme al esfuerzo que plasmó el grupo en muchos años”. Asimismo, visualizó los retos que demandarán los Juegos Olímpicos, y agregó: “Es un desafió grande para todos. Estuvimos dos veces en la puerta para clasificar a la siguiente fase e introducirnos entre los ocho mejores para ser diploma olímpico. Fuimos de menor a mayor, ya que en Londres fue la primera experiencia, a su vez, hermosa y difícil en la faceta deportiva. En cambio, en Río de Janeiro jugamos muy bien pero no nos alcanzó para acceder a las instancias decisivas. El objetivo es meternos entre los ocho mejores del certamen y soñamos con tener un cruce accesible para ilusionarnos con algo más”.

    SOBRESALIENTE

    Un capitán. Una insignia. Carou es uno de los máximos referentes de Los Gladiadores y las dos décadas en la élite del handball mundial lo respaldan. En su vidriera exhibe los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, y batió el récord de presencia en citas mundialistas con diez Copas del Mundo en su haber – participó en Francia 2001, Portugal 2003, Túnez 2005, Alemania 2007, Croacia 2009, Suecia 2011, España 2013, Qatar 2015, Francia 2017 y, Alemania y Dinamarca 2019; además de calzarse las preseas doradas en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y Lima 2019, y subirse a la cima en seis Panamericanos de la disciplina. En este sentido, el bonaerense hizo alusión a su recorrido: “Con el transcurso de los años, en la Selección Argentina seguí sumando partidos y el reconocimiento dentro del país lo veía como una lógica. Pero, en principio me llamó la atención el afecto en Europa por la cantidad de Mundiales que llevo en la espalda”. No se cansa de romper las barreras y en el reciente campeonato lo catalogaron como el Mejor Defensor de la Liga ASOBAL. “Gané el premio en España y recibí felicitaciones. Me parece raro que distintos jugadores de otros países me comenten que me veían cuando estaban en el ciclo de formación y se fijaban en mí cuando jugaban. Me marcó enormemente. No nos damos cuenta de la trascendencia que podemos lograr porque vivimos el día a día, pero la demostración de cariño que transmite el público o personas que nunca me imaginé, me llenaron de alegría y satisfacción”, sentenció.

    Lo más leído