21.7 C
Paraná
miércoles, agosto 5, 2020
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    La cuarentena, desde una perspectiva de reinvención

    Más allá de las dificultades generadas por el confinamiento, muchos artistas locales han debido comenzar a lidiar con la dinámica de las redes sociales. Sobre estos y otros asuntos, EL DIARIO entrevistó a Antonella Fernández Pabón.

     

    Aldana Badano / [email protected]

     

    Hay quienes dicen que la creatividad no es un rayo que te parte en medio del jardín, como lo es el amor según Cortázar, sino que la creatividad debe sorprenderte trabajando. Esta teoría sostiene que la creatividad surge de la actividad. Sólo vienen a nuestra mente otras formas posibles de ver y hacer si nos ponemos en acción.

    Nadie mejor que la comunidad teatral para entender esta metáfora. Desde el comienzo del Aislamiento Social Obligatorio, “Lunáticos Clown”, un grupo de payasos paranaenses están realizando “vivos” en Instagram para entretener a las personas y hacer más llevadero el encierro. El equipo de trabajo está compuesto por diversas personalidades y cada artista explora para sacar lo mejor se sí y ofrecer entretenimiento a los adultos. Muchas veces el payaso se relacionó al entretenimiento de los niños, pero este grupo de clown ofrece entrenamiento a los mayores con humor picante y con juegos virtuales. Antonella Fernández Pabón es Rosita Pizetta, una directora de escuela muy ocurrente que integra el grupo. Ella nos cuenta cómo es hacer teatro y humor a través de una pantalla y cómo relaciona esta faceta de clown con su rol como docente de teatro que la ayuda a subsistir económicamente haciendo lo que más le gusta.

    Lunáticos clown tiene un sistema de gorra virtual que busca que el público de sus “vivos virtuales” valoren con dinero el trabajo de los artistas. Los que deseen colaborar con ellos lo pueden hacer contactándote a través de su mail: [email protected] o acceder al link de mercado pago: https://bit.ly/39jyDKD

     

    –¿Cómo se transformó la docencia en este contexto de pandemia?

    –En este contexto de aislamiento quienes nos dedicamos a la docencia tuvimos que sacar herramientas de donde no teníamos para que las clases virtuales tuvieran un vuelco creativo y utilitario ya que sabíamos que esto llegaba para quedarse. Integrar más que nunca a la familia, para que de una vez por todas estas dos instituciones (Escuela – Familia) trabajen en equipo y no aisladas.

    La docencia, al ser mi única fuente de ingreso me llevó a un nivel de esclavitud terrible ya que al estar desde casa el trabajo conviven con vos 24×7 las exigencias académicas y tu celular puede recibir mensajes en cualquier momento del día con los grupos de whatssap de profes y directivos.

     

    DARSE UN ORDEN

    –¿Cómo te las arreglas para trabajar como docente y como Rosita Pizetta en cuarentena?

    –Decidí organizar mis horarios de manera más concreta para obligarme a respetar mi tiempo de trabajo como docente, mi tiempo de ocio y mi tiempo de investigar como actriz material escénico que quedó a medio camino.

    Es ahí donde la creatividad te tiene que encontrar, trabajando. Si no, las ideas se olvidan y mueren. El encierro nos está llevando por varios lugares para transitar y creo que es sumamente productivo eso. Ser conscientes si tenemos ganas o no de hacer algo e intentar saber por qué, ya sea en el plano creativo o no, nos da la pauta de todas las versiones que podemos llegar a hacer de nosotres.

    Habitar la banalidad que nos constituye también es hacerle frente a lo que somos como artistas y es muy importante saber que eso nos define. Y, con toda esa información saber que ahora más que nunca es tiempo de redefinirnos, si lo que queremos, lo queremos así o de otra forma. Y preguntarnos, ¿con quiénes?, ¿puedo estar al frente de mis ideas o necesito a alguien más para materializarlas?, ¿cuántos libros más necesito leer, para encontrar en boca de otros lo que necesito escuchar?, ¿cuántas charlas de mis maestros tengo que mirar por plataformas virtuales, para encontrarme de cara a lo que busco? Tenemos que dejar de buscar afuera porque seguramente encontremos algo, pero no va a ser lo que verdaderamente necesitamos. Es tiempo de mirar hacia adentro más que nunca y saber de qué estamos hechos. Y ahí, cuando estemos de cara a nuestros demonios, poner música y empezar a danzar… En fin, usar todo lo que se nos aparezca a nuestro favor.

    ESCENARIOS

    –¿Cómo es producir contenido teatral a través de las redes sociales?

    –Es un tanto complejo todo lo que está pasando porque por un lado las redes sociales siguen alimentando ideales que son una mentira, pero por otro lado hay voces que están pisando fuerte y están moviendo las velas del barco.

    Hay una guerra de pantallas en donde el internet le ganó a la televisión y ya bucear por las redes sociales es como ir cambiando de canal con el control remoto pero encontrando una variedad genuina de voces.

    Si aprendemos a usarlas cada artista puede capitalizar a su favor ya que las plataformas virtuales es lo único que tenemos para comunicarnos con los espectadores. Nos funcionan a modo de vidriera y el público es el que decide seguir o no y me parece lo más genuino que hay.

    Se federalizaron las redes sociales y ahora tenemos acceso de igual forma para encontrarnos y conocernos con artistas de todos los rincones, que hacen posible que esas redes luego se materialicen y cuando podamos volver a actuar con espectadores haya otro “matcheo” en este “Tinder Cultural” que han abierto las virtualidades.

    Las trasmisiones en vivo son la muestra de ello. La persona espectadora, se queda o se va. Tiene la oportunidad de escribir lo que le está pasando y que el artista se entere de primera mano si le interesa o no. Es información que le llega al artista por más que quiera éste o no. Después decidiremos el nivel de importancia que le daremos, es otro debate. Es un nuevo paradigma. No hay cuarta pared que se resista a ello.

    Para esto las generaciones que llegan a partir del 2000 ya traen esta información en la genética. Pero para los que no, debemos aceptar esta nueva forma que hoy tiene mucho peso y explorarla con total impunidad para saber si le podemos sacar provecho o no. Creo que, de igual manera, siempre las redes sociales las podemos usar a nuestro favor para expresarnos de la manera que mejor comunique nuestro arte.

    Lo más leído