19.8 C
Paraná
miércoles, agosto 5, 2020
  • Nosotros
Más

    Identidades no binarias: la resistencia disruptiva

    Durante la pandemia y al calor del día de visibilidad de las identidades no binarias, surgió la agrupación No Binarixs Entre Ríos. Para profundizar en primera persona sobre la resistencia y masividad que viene gestando este colectivo y sus principales reclamos, NOSOTROS dialogó con Reina Trupiano, estudiante avanzada de Ciencias Políticas y referente del espacio.

    Por: Guillermina Ferraris

    Al calor de los festejos virtuales que se dieron por el Día de Visibilidad de las Identidades No binaria y por el aniversario número 10 de la Ley de Matrimonio Igualitario, vuelve a estar en agenda una temática que genera expectativas y controversia al mismo tiempo.

    El movimiento LGTTBIQ+ abarca un amplio abanico de posibilidades en lo que refiere a identidades autopercibidas, pero ¿quiénes son exactamente las personas no binarias?

    Reina Trupiano vive en Paraná, es estudiante avanzada de Ciencias Políticas y se autopercibe alguien de género fluido: son quienes transitan libremente entre varias identidades, que pueden estar dentro de la norma binaria, es decir varón o mujer, o salirse de ella, por ejemplo lo agénero, pangénero, trigénero, bigénero o personas intersex, anteriormente mal llamadas “hermafroditas”.

    En el movimiento disidente se considera lo no binario como esa tercera opción y también como un paraguas que abarca todas las demás opciones.

    Comenzó a descubrir que existía el colectivo disidente en su adolescencia, gracias a una agrupación de varones trans. Actualmente es integrante y miembra fundadora del espacio No Binarixs Entre Rios, donde trabajan de manera transversal ya que forman parte de una red latinoamericana que funciona también a nivel nacional.

    Un fenómeno cada vez más masivo

    Para introducirnos, Reina reflexiona sobre la idea de que a nivel global, la historia del movimiento no binario es bastante difusa y no existe una referencia clara. Sin embargo, cuenta que tomó mucha visibilidad gracias a la masificación de las Teorías Queers, fenómeno que se enmarca dentro de la tercera ola de los movimientos feministas. A partir de este momento, pasaron a incorporar otro tipo de identidades, autopercepciones y corporalidades a su lucha por la emancipación.

    También nos explica que la fecha del 14 de julio fue seleccionada en 2012 por el activismo No binario, como punto intermedio entre el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y el Día del Hombre (19 de noviembre).

    Lo que no se nombra no existe

    La historia del uso de pronombres neutros (mediante el @, la X o la E) en nuestra región cobró visibilidad desde hace algunos años, cuando comenzó a introducirse el debate por el lenguaje no binario, inclusivo o igualitario.

    El reconocimiento de la identidad en el uso de pronombres es uno de los principales reclamos de este colectivo, así como también la naturalización de la pregunta, antes de asumir o dar por sentado a través del aspecto físico, el género de la otra persona.

    Nuestre entrevistade explica que esta práctica es sin dudas una de las principales violencias ejercidas hacia las personas de género fluido.

    Reina cuenta que en su momento, el principal problema de usar el @ era que seguía encasillando a las personas en los pronombres femeninos o masculinos al simbolizar una A y una O al mismo tiempo. Otra cuestión que se sumó fue la imposibilidad de llevar este pronombre neutro a la oralidad, tal como pasaba con la X.

    Así surgió posteriormente el uso de la E, como pronombre neutro. Políticamente genera mucho más revuelo y resistencia por parte de los sectores tradicionalistas- conservadores y defensores de la Real Academia Española.

    ¿Cuándo usamos la E como pronombre neutro?

    Llevarlo a la práctica es más sencillo de lo que pensamos. Estas son algunas reglas a tener en cuenta para entender la lógica en la que se ocupa el lenguaje no binario:

    • Analizar si la palabra que vamos a utilizar refiere a una persona o a un objeto. Es importante saber que los pronombres neutros sólo se utilizan para referirnos a personas.
    • Analizar si la palabra que queremos utilizar tiene su concepción en femenino o masculino y si se puede utilizar con ambas terminaciones. Si tiene terminación en a/o, podemos modificar esa letra por la e.
    • En caso de que la palabra ya sea neutral, como por ejemplo “estudiantEs”, no hace falta cambiarla porque ya hace referencia a la generalidad.

    Lo más leído