Entre Ríos, Home, Sociedad

Guillermina necesita viajar a China para recuperar la vista

Una nena no vidente de Nogoyá tiene que recaudar 50 mil dólares para hacerse un tratamiento en el país asiático. “Afortunadamente se unió a la causa muchísima gente de toda la provincia”, valoró su mamá.

Guillermina Noemí Barcos Kapp tiene 7 años y nació prematura de urgencia a los ocho meses por problemas de presión alta que sufrió su madre Priscila. Debido a las complicaciones del parto, Guille nació no vidente. Tras varios estudios realizados en diferentes puntos del país a lo largo de estos años, el resultado siempre fue el mismo: totalmente negativo.

Se llegó a decir que a la niña solo la ayudaría un milagro, ya que no era compatible con ningún tratamiento para poder ver. Sin embargo, luego de recibir muchas veces el trago amargo de no encontrar alguna solución, las buenas noticias llegaron. Guillermina, quien vive en Nogoyá, recibió la grata información que es apta para un procedimiento que le brinda un alto porcentaje de posibilidades de ver, pero para someterse a ese procedimiento tiene que viajar a Beijing (China) donde tiene turno para abril del próximo año.

Allí, la entrerriana se tendrá que hacer un tratamiento de células madres y esperar resultados. La obra social de la familia de la joven nogoyaense notificó que no se hacía cargo de nada y por ende, tienen que recaudar la gran suma de 50 mil dólares para cubrir todos los gastos, de las dos semanas que tendrá que estar en el país asiático.

Mirador Entre Ríos dialogó con Priscila Kapp, madre de Guillermina, quien brindó detalles certeros sobre el tratamiento y la campaña solidaria que largaron hace algunos días en las redes sociales.

“Guillermina es una nena muy divertida, algo enojona algunas veces. Le gusta jugar mucho y lleva una vida totalmente normal pese a su discapacidad. Cursa segundo grado en la escuela ‘Nuestra Señora del Huerto’ y se desenvuelve de la mejor manera. Tiene muchos amiguitos y le gusta pasar tiempo con ellos. Siempre digo que a pesar de no tener su visión, es una chica muy capaz y lo demuestra cada vez que quiere lograr algo”, comentó Priscila y agregó que su hija participa en un taller de música y otro de arte.

—¿En qué consiste el tratamiento que tiene que realizarse?

—En simples palabras, es un implante de células madres. Tres células vía lumbar, donde el recorrido tarda cuatro horas en llegar al cerebro. Después son tres implantes endovenosos. Eso se realiza durante las dos semanas que tendremos que estar en China (del 15 al 29 de abril de 2019). Luego tiene que someterse a rehabilitación y muchos masajes en sus ojitos. Sería como el post tratamiento, que se lo haremos aquí en Argentina.

—¿Cómo seguirá la vida después del tratamiento?

—Después de esas dos semanas intensas en China tendrá alrededor de tres meses de rehabilitación para que ella pueda ver. Es un proceso, que hay que transitarlo con calma y paciencia. No es que vendrá de Beijing viendo, igualmente sabemos y los médicos nos explicaron desde el inicio, que el porcentaje de que el tratamiento funcione oscila entre un 50 y un 70 por ciento. Somos conscientes que nos puede llegar a cambiar la vida, y en eso ponemos todas nuestras fuerzas. A Guille aquí en Nogoyá la trata desde que nació, la médica pediatra Alicia Loani, a quien tenemos que agradecerle por todo este tiempo.

—¿Cómo es la vida de padres?

—Quizá muchos piensan que es totalmente diferente a cualquier caso, pero no es así, no es una vida diferente la que llevamos nosotros. Gracias a Dios, Guille es una nena normal, solo le falta la visión. Obviamente que no puede hacer todo igual a los compañeritos de escuela o a sus amiguitos, pero lo que destaco es que lo intenta una y otra vez. Y si hay algo que no le sale o que no puede realizarlo, pide que se lo expliquemos detenidamente hasta que finalmente lo logre. Hace siete años que con mi marido aprendemos día a día.

—¿De qué se trata la campaña?

—El principal objetivo es juntar el dinero necesario para poder viajar y realizar el tratamiento. No esperábamos que tenga tanta difusión y repercusión en tan poco tiempo. Estamos realmente muy sorprendidos y afortunadamente se unió a la causa muchísima gente de toda la provincia, no solamente de Nogoyá. Nosotros apuntamos desde un principio a eso, pero no pensábamos que íbamos a poder hacerlo tan rápido. Nuestros allegados principalmente nos están brindando una ayuda muy importante, pero hay gente que no conocemos y que también nos tiende una mano.

Hace dos semanas comenzamos a mover las redes sociales para que la gente conozca nuestra situación y pueda colaborar. La respuesta y la viralización es muy rápida y cada vez más. Estamos trabajando en la cantina del Campeonato de Fútbol de Veteranos en Paraná, y en una escuela. Pero constantemente nos ofrecen para que atendamos en distintos eventos y podamos recaudar. También tenemos urnas en diferentes puntos de la provincia gracias a la predisposición y la colaboración de la gente que se fue sumando y contactándose con nosotros por la Fan Page de Facebook que es “Juntos por Guillermina”.

—¿Han tramitado alguna ayuda del gobierno provincial o municipal?

—Sí, pero no hemos recibido respuesta alguna. Hicimos los trámites pertinentes, seguimos los pasos, escribimos cartas pero por ahora no tuvimos resultados lamentablemente, ni de la Municipalidad de Nogoyá, ni tampoco de la Provincia de Entre Ríos.

—¿Entiende Guille lo que le pasa?

—Sí, sin dudas. A medida que fue dándose lo del tratamiento y esta posibilidad de que pueda ver, tratamos de explicarle y ponerla en órbita, sin olvidarnos que es una nena. Pero está al tanto de todo lo que pasa y cada vez que nos llaman de una radio o de algún medio de comunicación, quiere hablar para agradecer personalmente. A pesar de su corta edad, es una chica muy atenta y despierta a todo lo que pasa, por eso se da cuenta también de la movida que se está generando con la gente que la quiere ayudar.

—¿Cuáles son las expectativas?

—Las mejores. Estamos poniendo todo de nosotros para que podamos juntar los 50 mil dólares lo antes posible. Las esperanzas están intactas. Pese a que estamos pasando una difícil actualidad en el país y que el cambio de la moneda nos complica cada vez más, creemos que vamos a llegar porque hay muchas personas que están poniendo su granito de arena.

Agradecimientos

Priscila no quiso olvidarse de nombrar a nadie para reconocer lo que hacen por su hija: “Sin dudas que principalmente a nuestras familias tenemos que agradecerles por todo lo que hacen por nosotros y especialmente por Guillermina. Las amistades están haciendo absolutamente de todo para que podamos juntar el dinero lo antes posible. Tenemos que darles las gracias además a mis jefes y a los de mi marido, porque desde el primer momento se pusieron a disposición de la causa y entienden perfectamente por lo que estamos pasando, que eso no es nada fácil. Y agradecer también a toda la gente que se suma día a día a la causa, sin conocernos ni tener relación con algún familiar. Solo por el hecho de que quieren ayudar a nuestra hija. Eso es totalmente valorable”.

Para colaborar

Para aportar a la campaña, está disponible una cuenta en el Banco de la Nación Argentina, a nombre de Gustavo Gabriel Barcos, su padre.

-Nº de Cuenta 37972588506
-CBU: 011 03 79 13 00 37 97 25 85 065
-CUIT: 30-50001091-2

 

Con información de Mirador Entre Ríos