Cultura, Home, Paraná, Sociedad

Guillermo Lugrin Trío y José Bulos, se presentan en un nuevo encuentro De costa a costa

El ciclo `Nuevo cancionero entrerriano´ tendrá este viernes un nuevo encuentro organizado por el Movimiento De costa a costa en la Casa de la Cultura; desde las 21, podrá escucharse al pianista José Bulos y a Guille Lugrín Trío.

El Movimiento de música entrerriana De Costa a Costa ha concretado en 2018 una agenda de actividades enfocadas en difundir la producción –nutrida- que sus integrantes han dado a conocer al público en los últimos meses. Con eje en lo que denominan `Nuevo cancionero entrerriano´, desde agosto los músicos llevan adelante una serie de recitales con entrada gratuita en la Casa de la Cultura. El ciclo tendrá este viernes un nuevo encuentro. Desde las 21 se presentarán el pianista José Bulos (Paraná) y Guille Lugrín Trío (Concepción del Uruguay).

Bulos propone un trabajo desde el piano solista sobre un repertorio de chamamés, rasguidos dobles y chamarritas de compositores referentes como Abelardo Dimotta, Miguel Martínez, Ariel Ramírez, Nini Flores, entre otros.

La originalidad de sus arreglos, adaptaciones y composiciones dan cuenta de su creatividad, su sólida formación pianística y su búsqueda por trasladar fielmente a su instrumento los duendes la música litoraleña.

Por su parte el cantor y poeta Guille Lugrin avanza con su trío por dos caminos: la reversión y revalorización del repertorio entrerriano ya compuesto, y las nuevas canciones realizadas con las miradas del siglo XXI.

Ambas huellas desembocan en el `Canto con Fundamento´.

Manaña presentará canciones de `Los Últimos´, su más reciente trabajo discográfico junto a Juan Martín Caraballo (Guitarra) y Facundo Torresan (acordeón). La presentación tendrá además invitados sorpresa.

Los Ultimos es un disco que contiene 13 canciones “siempre dentro del folklore de Entre Ríos, con una mirada amplia: hay chamamés, chamarritas, tanguitos montieleros, una milonga anónima recopilada por Ricardo Maldonado y un retumbo, una especie poco transitada que Aníbal Sampayo utiliza para contar la historia de un esclavo africano”, explica Lugrín.

Si bien hay diferentes formaciones, la base del disco es un quinteto arreglado por Juan Martín Caraballo que integran, Juan en guitarra, Facundo Torresán en acordeón, José Bulos en Piano, Santiago Martínez en violín y Lugrín en canto y guitarrón.

La selección del repertorio incluye mayormente canciones con texto escrito por Lugrín con música de Caraballo y Alcides Muller. “También me animo a algunas melodías y hay autores referentes como Pocho Vittori, Edmundo Pérez, Aníbal Sampayo y de mi generación como Facundo Torresán”.

En la producción, el cantor se dio el gusto de grabar con invitados especiales: María Silva, Pocho Gaitán, Rosa Cian y Alcides Muller, el `negro´ José Castro, Rumor Litoral “y tres gurises de la escuela N°88 Bartolomé Mitre del Barrio Belgrano, Jeremias, Thiago y Agustín, que son alumnitos y grabaron la percusión del mencionado retumbo”.

Homenajes

En el disco se incluyen asimismo dos homenajes: un poema para Abelardo Dimotta titulado `La Fragua del Diablo´ y `Así Canta Marcelino´ una selección de coplas de Marcelino Román sobre las que Lugrín trabajó arduamente para tratar de reflejar su “canto”, y que luego, musicalizó por Chamarrita.

“A sabiendas de los enormes maestros que han puesto música a Marcelino, no fue fácil, pero me movió el enorme afecto que  le guardo al poeta”, explica Lugrín. Además, agrega, “Abelardo y Marcelino fueron hombre de los márgenes de la vida, ellos son Últimos pero que supiero elevar su creatividad para el conocimiento popular. Las canciones que integran el disco no tienen una mirada sufriente con nuestros últimos, sino poder demostrar la potencia que ellos esconden y ejercen dia a dia. Los últimos crean como Dimotta, resisten como el Negro Castro, aman como Rosa y Alcides o se entregan sin rostro siguiendo a Artigas”.

En los aspectos técnicos, Lugrín precisó que el disco fue grabado en Paraná, en el estudio de Gustavo Caprile “a quien agradezco su profesionalismo”. Las fotos fueron realizadas por Esteban Alba y el diseño de Martín Aquilini “a quienes reconozco su empeño y talento”.

La gráfica que acompaña el CD “lleva palabras muy queridas para mi, un prologo que recorre el disco realizado por la periodista Blanca Rébori”.

En relación al compromiso de conjugar lo tradicional con lo contemporáneo en su trabajo, el cantautor uruguayense afirma: “Mi campo es el canto del terruño, tratando de no ser chauvinista sino buscar lo profundo. Es un largo camino, con mucho buscar y, quizá, poco encontrar, pero es a través de la reversión de compositores populares y de composiciones propias que trato de dejar a consideración, desde donde creo que podemos pensar y pensarnos, reveer nuestro modo de vida, de vincularnos con los otros, con la naturaleza, con la identidad…cosas que definitivamente, no estamos haciendo bien. Una canción puede aportar muy poco, pero en todo caso, es la insignificante lumbre que cuido para que no se apague y que comparto con los demás”.

En todo caso, su voz se eleva en medio de un grupo de artistas vigentes, que desde la tradición levantan su canto en nuevas composiciones, y alumbran con su arte nuestro tiempo, nuestra gente, nuestra tierra.