Los centros de salud municipales garantizan las prestaciones básicas

116
“No hemos tenido retención de servicios”, dijo a EL DIARIO el director del Centro de Salud Dr. Arturo Illia, Raúl Hergenreder.

La atención que brindan los efectores de salud comunitaria durante este tiempo es muy reducida, atendiendo en la mayoría de los casos con turnos previos. Hoy en día trabajar en un centro de salud no es una tarea menor, sabiendo los riesgos a los cuales se encuentra expuesto el personal.

 

REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

 

Este lunes 13 estaba previsto que comience una protesta de trabajadores de salud de centros municipales, a través de una retención de servicios de dos horas por turno en los cinco centros que funcionan en distintos puntos de la ciudad: el Centro de Salud San Martín, el de La Toma; el Centro Kentenich; el Centro “Papa Francisco”, y el Centro de Salud Illia.

EL DIARIO estuvo ayer en el Centro de Salud Dr. Arturo Illia, ubicado en el barrio Paraná V, donde pudo conocer cómo es el trabajo durante en esta institución de salud en tiempos de pandemia.

El director del Centro de Salud, Raúl Hergenreder, explicó que “estamos trabajando en horario normal de 7 a 19 horas, de lunes a viernes, y los sábados de 8 a 12 horas”. Con respecto a las medidas de fuerza, detalló que “no hemos tenido retención de servicios y tampoco ha llegado una propuesta concreta hacia el personal para hacer una retención de servicios”.

Durante este tiempo de pandemia es notable la disminución en la cantidad de personas que concurren a este centro de salud municipal, siendo uno de los más importantes de la ciudad.

 

ATENCIÓN. Consultado sobre la atención que están realizando y como es el trabajo durante estos días, Hergenreder remarcó que “fundamentalmente se atienden urgencias. Las personas no pueden acceder directamente al establecimiento sino que se hace una evaluación al ingreso de cada caso que se presenta y a partir de ahí se determina la atención con el especialista. No obstante se realizan algunos controles que no fueron suspendidos, pero con turnos programados y ya preestablecidos en un horario determinado y para evitar el contacto con otras personas”.

Sobre el trabajo agregó: “Continuamos trabajando normal, adoptando todos los protocolos correspondientes, ya sea la toma de temperatura en el ingreso de cualquier persona que viene al establecimiento y alentando a que todos se cuiden y traten de salir lo menos posible de sus casas, sobre todo en esta época en donde estamos teniendo bajas temperaturas y debemos evitar el contacto”.

“Hoy en día tenemos una realidad diferente, teniendo en cuenta que personas mayores no están concurriendo a trabajar, personas de riesgo tampoco. Por lo cual se mantienen todos los servicios con turnos preestablecidos para los casos que sean de controles. Tenemos personal médico-clínico, pediatría, ginecología, el servicio de enfermería, odontología, servicio social con psicólogas y el servicio de salud mental”, señaló el director.

 

DEMANDA. La atención en los centros de salud es muy importante en épocas normales y más aun durante el invierno. En este año atípico que estamos atravesando ciertas actividades se vieron afectadas en algunos de los centros de salud. Hergenreder señaló que “en época normal teníamos una demanda importante diariamente y hoy en día vivimos una realidad diferente, en la que más allá de las restricciones, las personas toman conciencia de la situación, sabiendo que evitando concurrir a ciertos lugares se puede evitar el riesgo de contagio”.

Desde la Comuna se garantiza la atención

Los centros de salud municipales garantizan las prestaciones básicas y en su horario habitual, según las normativas sanitarias vigentes, informó la subsecretaría de salud Comunitaria de la Municipalidad, Micaela Rey.

En ese sentido, la funcionaria confirmó que a todos los centros de salud municipal se les entregó material de protección. Cada kit contenía: cofia, bata, barbijo, guantes, cubre calzado, gafas o máscaras. Asimismo, en presencia del director general de los efectores, se les entregó un termómetro infrarrojo a cada institución, además de alcohol líquido y en gel. “Se entregaron los elementos de protección personal que fueron comprados por la Municipalidad, más los que nos entregó el Ministerio de Salud y los que donaron una entidad bancaria y la Universidad”, acotó.

 

Rey aclaró que los pedidos de rotación o profilaxis, solicitados a la fecha, fueron dos, en la que se solicitaron permisos para cerrar a las 14 para poder hacer la rotación del personal. “Este pedido no fue autorizado porque hay un decreto provincial, el 2.232 del Ministerio de Salud, que establece que no se puede dejar de prestar la atención básica ni dejar descubierta la responsabilidad sanitaria de cada efector de salud,” explicó.

En cuanto a las profilácticas, Rey, aclaró que existe un decreto, el 2388 del Ministerio de Salud de Entre Ríos, en el que se establece y detallan los motivos por los cuales no se puede tomar las licencias profilácticas el personal esencial de salud. “No se pueden autorizar las profilácticas en estos momentos dónde Paraná tiene circulación por conglomerado a definir epidemiológicamente”. En esa misma normativa, en el artículo 2, se faculta a los directores de los efectores públicos de salud para establecer las medidas administrativas necesarias para reorganizar al recurso humano a su cargo con el objeto de garantizar la atención sanitaria.

Desde este lunes, retención de servicios en Centros de Salud