10 C
Paraná
martes, agosto 11, 2020
  • Entre Ríos
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Vendían drogas cerca de dos iglesias y una escuela usando a menores

    Los integrantes de una organización que vendían cocaína y marihuana en inmediaciones de una plaza, un centro comunitario, dos iglesias y una escuela primaria, en Concordia, resolvieron su situación procesal en un juicio abreviado. Se trata de dos varones y dos mujeres que utilizaban a menores para cometer el delito.

    Redacción EL DIARIO

    [email protected]

    El Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay, en su integración unipersonal en la figura del vocal Roberto López Arango, sostuvo que “todo lo cual indica a las claras que se encuentra acreditado, tanto el tipo objetivo, es decir que los imputados detentaban el material estupefaciente, y el tipo subjetivo, cual es el conocimiento y voluntad de tener la sustancia ilícita, con la finalidad de comercializarla (cocaína y marihuana), encontrándose también comprobado el ‘dolo de tráfico’ requerido por el tipo descripto que se les imputa, es decir la ultraintención de negociar la droga que poseían de manera directa, de manera conjunta y en inmediaciones de una plaza, un centro comunitario, dos iglesias y una escuela primaria y respecto de JCC y YBQ con la utilización de sus hijos menores de 18 años”.

    La conclusión fue consignada en la sentencia que se dictó en un juicio abreviado en el que dos hombres y dos mujeres reconocieron sus responsabilidades en el delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención organizada de tres o más personas y por haberse cometido en inmediaciones de una plaza, un centro comunitario, dos iglesias y una escuela primaria, en relación a los cuatro, más el agravante respecto de dos de ellos que la ilícita actividad la perpetraron usando a sus hijos menores de 18 años.

    La sentencia que se emitió en el contexto de las actuaciones que se dirimieron en la causa que se sustanció contra JCC, YBQ, SRC, SVF y JGO por el delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención organizada de tres o más personas y por haberse cometido en inmediaciones de una plaza, un centro comunitario, dos iglesias y una escuela primaria y asimismo, respecto de JCC y JGO, las conductas atribuidas también resultaron agravadas por haberse servido de dos menores de 12 y 14 años.

    Las actuaciones comenzaron a raíz de una nota presentada por un efectivo de la División Antidrogas de Concordia de la Policía Federal Argentina, informando de “la recepción de una denuncia telefónica anónima en la que una persona manifestó que en el domicilio de la calle Tierra del Fuego al 1.000, entre Balcarce y San Lorenzo, al costado del cementerio nuevo de la localidad de Concordia, un hombre y una mujer apodada ‘La Gringa’, estarían vendiendo estupefacientes a menores”.

    La investigación dio cuenta de que “se observaron en el domicilio denunciado diversos movimientos propios de ventas de tóxicos, especialmente pasamanos a través de una ventana de la vivienda en algunos casos y con ingreso de los compradores al inmueble en otras ocasiones, en horarios diurnos y nocturnos e incluso pudieron ser fotografiados algunos actos de intercambio y a los ‘soldaditos’ sentados en la vereda de la casa realizando tareas de vigilancia”.

    El avance de la pesquisa permitió corroborar que “la fuerza actuante solicitó diversas intervenciones telefónicas, disponiéndose las medidas interesadas y sus prórrogas posteriores, surgiendo datos de interés para la causa y nuevos abonados de los que la fuerza solicitó sus respectivas intervenciones telefónicas…”.

    Penas

    JCC fue condenado a la pena de seis años y seis meses de prisión por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la intervención organizada de tres o más personas y por haberse cometido en inmediaciones de una plaza, un centro comunitario, dos iglesias y una escuela primaria y fue declarado reincidente; a SRC, fue condenada a la misma pena como coautora el mismo delito con el agravante de haberse servido de un menor de 18 años; en tanto que YBQ fue condena como coautora del mismo delito que SRC, a la pena de seis años de prisión. Por su parte, SVF fue condenada a la pena de cuatro años, como coautora del delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, declarándola reincidente; y JGO fue condenado como partícipe secundario del delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención organizada de tres o más personas y por haberse cometido en inmediaciones de una plaza, un centro comunitario, dos iglesias y una escuela primaria, a la pena de tres años prisión, de cumplimiento condicional.

    Lo más leído