21.1 C
Paraná
lunes, agosto 3, 2020
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Nexos epidemiológicos: la tarea de los especialistas para encontrar los contactos

    Romper la cadena de contagios es el objetivo para menguar el número de infectados. La tarea no es sencilla: hay que identificar los contactos y luego realizar los aislamientos.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    Ayer se registraron 31 nuevos casos de coronavirus en la provincia. Veinte de ellos corresponden a Paraná, 13 de los cuales son contactos estrechos de otros casos detectados anteriormente, mientas que los siete restantes están en estudio para develar cómo fue la relación con el contagio.

    El nexo epidemiológico refiere a los eslabones de una cadena que marca la transmisibilidad de un virus en una población determinada y que permite establecer cómo se contagió una persona. Cuando esos contagios se dieron entre personas que mantienen vínculos familiares, de trabajo o amistad se habla que el virus tiene una circulación de conglomerado (como sucede hasta el momento en Paraná). En cambio, cuando ese nexo es difícil o imposible de establecer (porque no se puede identificar a la persona que transmitió el virus) se pasa a una fase de circulación comunitaria.

    Para evitar llegar a esa etapa es que se establecen medidas de aislamiento estricto a las personas que han tenido contacto estrecho con paciente de Covid-19. Por cada caso que da positivo se pueden encontrar 50 o más contactos cercanos a los cuales las autoridades sanitarias procuran identificar y realizar un seguimiento cercano.

    NÚMEROS

    “Son cientos los casos en estudio pero no tengo todavía los números exactos de hoy porque no estoy específicamente en área de conectividad epidemiológica. Después de un día como hoy que hubo 20 casos positivos se siguen sumando los casos de estudio. Porque se comienza con contactos más estrechos y luego se van sumando”, señaló a EL DIARIO Marcos Bachetti, subsecretario de Redes Integradas de Servicios de Salud.

    El procedimiento es que una vez que el testeo da positivo, se le realiza al paciente un interrogatorio tratando de identificar a todas las personas con las que tuvo un contacto personal y cercano durante los últimos 14 días.

    “Después de un conteo, el paciente puede recordar otras personas con las que estuvo. Luego, a las dos horas vuelve a llamar y suma más. El primer día es muy difícil de decir cuántos contactos salen de un paciente. Porque se van ampliando a medida que pasan los días”, remarcó Bachetti.

    –¿Cuántos contactos se pueden establecer, aproximadamente?

    –Cuántos contactos tuvo depende de muchas variables: de dónde trabaja, qué grado de acatamiento tuvo de la cuarentena. Porque hay gente que los únicos contactos que tuvo son sus familiares y la gente del trabajo y otros que compartieron encuentros con otras personas y eso se amplía exponencialmente. Por eso es muy variable entre caso y caso. Lo que sí es que puede haber entre 30 y 50 contactos por caso, por lo menos.

     

    CONTACTOS

    –¿Qué se hace una vez que se identifican los contactos?

    –Al contacto estrecho se le manda aislamiento domiciliario. A todos. Los primeros dos días, hasta que se pueda armar el árbol, se manda aislamiento domiciliario hasta que se vea quién arrancó con síntomas. Porque no todos tienen la misma cronología. Es muy compleja la búsqueda de contactos porque se puede encontrar un contacto que diga que la semana anterior tuvo síntomas, inclusive antes del positivo. Se forma una maraña difícil de desentrañar, es una tarea compleja y puede llevar días.

    –¿En qué casos se hace el hisopado?

    –Si hay síntomas se hace el hisopado porque es mucho más probable. Hoy hubo 20 casos positivos en Paraná, no quiere decir que esos 20 hayan sido los primeros en sus ramas de contacto. Puede haber sido el segundo o tercer contagio de uno positivo con quien estuvo hace dos o tres semanas y nunca se detectó.

    –¿Cómo se hace el seguimiento de la evolución de los casos?

    –El seguimiento de los positivos se hace caso por caso. De los contactos estrechos se van distribuyendo entre los centros de salud porque hay un límite humano. Claramente, no se pueden seguir 2.000 personas en un día para establecer los nexos. Cuando son conglomerados chicos se puede hacer pero en ciudades como Paraná, con un nivel de circulación de gente importante es difícil. Se hace con la gente de Epidemiología. Hay epidemiólogos, estudiantes de Epidemiología, porque hoy está la carrera, hay profesionales. Después están los centros de salud, con los equipos de salud, agentes sanitarios, médicos, enfermeros. Cada centro de salud tiene su equipo conformado.

    –¿Cómo se hace el aislamiento?

    –El aislamiento de contacto estrecho es intradomiciliario. En los casos en los que no puedan garantizar un aislamiento domiciliario correcto hay otros lugares. Hay un par de hoteles para hacerlo en Paraná. Si es un caso sospechoso estamos tratando de que vayan al Hospital San Martín, al de la Baxada y al hotel que ahora abrió. Cuando es positivo, queremos que la gran mayoría esté en los hospitales. Pero los hospitales no son cárceles y hay mucha gente que se niega.

     

    RESPONSABILIDAD CÍVICA

    –¿Si no representa gravedad la internación en un hospital es optativa?

    –Nuestra fuerte recomendación siempre es aislamiento institucional. Porque así se saca al paciente del circuito de nuevos contagios. Así se aísla en la Baxada, en el San Martín. Ahora estamos esperando que la Municipalidad nos entregue el CEMI. Estamos gestionando otros lugares más. Hay excepciones: una mamá que vive sola con su bebé, por ejemplo. O una persona que vive sola y tiene las condiciones para hacer el aislamiento. Pero la estrategia es aislarlo institucionalmente porque es una usina de nuevos contagios la persona que vuelve a su casa. Eso fue lo que dijeron los especialistas europeos hace tres meses: no comentan el error que cometimos nosotros. No manden a la gente a su casa porque tiene contacto con un familiar y ese familiar va al supermercado y así se contagia más gente. Obviamente, hasta donde se puede.

    –¿Se les hace un seguimiento a las personas que permanecen sus domicilios?

    —Sí, se les hace un seguimiento. En los barrios, con las áreas programáticas de los centros de salud. Y si no, de forma telefónica. Hay varias formas. Pero todo esto tiene una gran base de responsabilidad cívica. Es imposible poner un enfermero o policía por paciente. Hay mucho de responsabilidad individual y eso marca la diferencia.

    –Como sucede con la comunidad en general…

    –Sí. Se le puede decir a una persona que tiene que hacer un aislamiento de 14 días desde que tuvo el contacto con el positivo. Tuvo contacto hace cuatro días y tiene que hacer 10 días de aislamiento domiciliario, si no arranca con síntomas. Si tiene síntomas, se le indica el hisopado y va a una institución. Pero mientras no tenga síntomas le quedan diez días y durante ese tiempo tiene que hacer las cosas bien. Porque si no le da importancia y va al negocio de la esquina está exponiendo a sus vecinos.

    –¿Eso termina cuando el hisopado da negativo?

    –Sí, o cuando pasa más de 14 días sin síntomas. Ahí ya se sabe que el contagio es casi nulo.

    –¿Han aumentado los casos en los que no se puede establecer el nexo epidemiológico?

    –Es difícil de decir, porque el nexo puede aparecer días después. Hoy aparecieron siete sin nexo, pero a medida que aparecen casos nuevos también se puede establecer el nexo. Si bien hay casos que todavía no se han establecido, y es cada vez más difícil en una ciudad grande, generalmente en el primer día no se encuentran. Porque muchas veces se va avanzando, pero en otros casos pasan unos días y surge un familiar positivo y ése fue el nexo.

     

    Preguntas frecuentes

    “¿Los casos asintomáticos contagian?”, consultó EL DIARIO al Dr. Marcos Bachetti.

    “Todavía no se sabe bien –admitió–. Lo que es real, como en cualquier enfermedad infecciosa, es que el período sintomático es el de real riesgo contagio. Los asintomáticos pueden ser en realidad oligoasintomáticos, porque hay casos con muy pocos síntomas. Le picó la nariz un día, tuvo unas líneas de fiebre y no se dio cuenta. El síntoma es muchas veces muy subjetivo. Pero en general, la regla de las enfermedades infecciosas es que se contagia con síntomas. Cuando una persona arranca con síntomas, no es aconsejable realizar el hisopado ese mismo día sino esperar 48 o 72 horas porque puede dar negativo ese mismo día porque todavía no juntó la carga viral para que dé positiva la PCR. Empieza con un dolor de garganta leve. No se lo hisopa ese día sino que se espera 48 horas porque es más probable que no haya un falso negativo. Por ahí se piensa que no se quiere hacer hisopado pero no. Hay criterios que hay que seguir. Un falso negativo es muy peligroso. Es una persona a la que se la habilita a ir a la calle”.

     

    Lo más leído