19.8 C
Paraná
miércoles, agosto 5, 2020
  • Deportes
  • Nosotros
Más

    “Estoy muy ansioso y con muchas ganas de volver”

    El volante paranaense pasa el aislamiento con su esposa, en su casa del barrio Nordelta, en la zona de Tigre, Buenos Aires. Allí con ansiedad espera la vuelta del fútbol. Se viene una temporada llenas de desafíos, con su primera participación en la Copa Libertadores.

    POR: Juan Manuel López

    Fausto Montero (31 años) es un producto genuino de la Liga Paranaense de Fútbol. Pasó por la cantera de Universitario y debuto con apenas 15 años en la primera de Los Toritos de Chiclana, de la mano de Eduardo Salchicha Lell y Delfor Botello; antes de cruzar el charco y jugar en las inferiores de Unión de Santa Fe.

    Con el Tate, Fausto hizo sus primeras armas en primera, jugó también en Arsenal de Sarandí y en la temporada 2016/17 con la casaca de Independiente Rivadavia de Mendoza parecía que comenzaba el camino descendente en su carrera. Pero fue todo lo contrario. El volante central la rompió en La Lepra. El equipo mendocino evitó el descenso y Memo pasó a Argentinos Juniors, donde ya arrancó la tercera temporada en el club, preparando y soñando con protagonismo en la próxima Copa Libertadores.

    En el comienzo de su charla con EL DIARIO, Fausto habló de la pandemia del Covid-19 y como la lleva durante la misma: “A la cuarentena la estoy pasando en Buenos Aires. Me quedé acá a cumplir con todos los protocolos de seguridad y de distanciamiento social”, dijo el mediocampista, para luego agregar: “En mi caso me quiero cuidar más que nada por los familiares, tengo mis suegros que son personas de riesgo y mis padres también, mi mamá tuvo una enfermedad delicada y entra en ese grupo”.

    Para concluir su dialogo sobre el tema, cerró diciendo: “Priorizamos la salud nuestra y de nuestros familiares y nos quedamos acá aislados”.

    LOS ENTRENAMIENTOS. Las plataformas digitales han sido importantes para mantener el vínculo entre los cuerpos técnicos y los jugadores. A la hora de hablar de los entrenamientos diarios Argentinos Juniors, Memo contó: “Estamos entrenando con Argentinos, lo hacemos lunes, miércoles y viernes vía Zoom y el resto de los días lo realizamos de manera individual con una rutina que los preparadores físicos mandan al grupo para que realicemos. Llevándolo de la mejor manera posible”.

    Obviamente que para el jugador paranaense, esto no es lo mismo que poder trabajar junto al equipo. Al respecto expresó: “Se sabe que no es lo mismo entrenar en grupo que hacerlo solo. Las motivaciones uno la tiene que tomar desde uno mismo, pero se extraña el vestuario y compartir con el grupo. Sin dudas que el día a día hace falta cada vez más”.

    ¿CUANDO Y CÓMO? Cuando se le consultó si piensa en cuando volver a entrenar y cómo lo harán, Fausto expresó: “Que buena pregunta” y luego agregó: “Cuesta mucha pensar en esas cosas. En cuando se volverá a entrenar y como serán los protocolos para que se cumplan. Hay que seguir esperando. En mi caso estoy muy ansioso y con muchas ganas de volver”.

    “La cuarentena ha servido para recargar más las pilas y no bajar los brazos”, aseguró el pibe criado en barrio Paraná XIV.

    LA ACTUALIDAD. La temporada que terminó de forma abrupta en marzo, dejó muy bien ubicado al Bicho de la Paternal, su equipo. La próxima temporada el elenco dirigido por Diego Dabove jugará la Copa Libertadores y eso pone muy feliz a Montero, que sobre lo que pasó dijo: “Contento con Argentinos. Por tercer año consecutivo vamos a entrar a una competencia internacional. Las dos etapas anteriores nos tocó entrar a una Copa Sudamericana y ahora la Copa Libertadores será un premio más que superador”.

    “La Copa es importantísima y el club hace mucho que no la juega, se viene un año muy lindo y con muchas expectativas dentro del club”, señalo el volante entrerriano sobre lo que viene.

    TIEMPO DE SUPERACIÓN. Antes de llegar a este buen momento de su carrera, el futbolista debió agachar la cabeza, abandonar primera división y volver a jugar en el ascenso. Sobre su paso por Independiente Rivadavia de Mendoza recordó: “Mi etapa en Independiente me enseño muchísimo. Era complicado porque el equipo estaba peleando el descenso y logramos sostenernos”, a lo que agregó: “Estoy muy contento, porque de estar peleando por no descender al Federal A, a dos años de eso estoy con la cabeza puesta en la Copa Libertadores. Es algo muy lindo, ese paso por Independiente me llevó a recuperar mi nivel, me dio mucha confianza y me trataron diez puntos”.

    Sobre su paso por la Lepra cerró diciendo: “Estoy muy agradecido a esa institución, porque me abrió sus puertas y me dejó volver a mostrarme como profesional”.

    PATRONATO Y LOS DESCENSOS. Fausto también habló de la decisión de la Asociación del Fútbol Argentino de suprimir los descensos. Al respecto confesó: “Terminó beneficiando a todos. Patronato se podrá sostener un año más en la categoría, pero creo que de todas maneras lo iba a lograr. Estaba haciendo una buena campaña y había comenzado a jugar muy bien. No tengo dudas de que se podía haber salvado más allá de lo que se decretó. Contento porque tendrá otra oportunidad de estar en primera división”.

    Para el cierra de la charla, el jugador hizo referencia a los más de cien días que se encuentra en Buenos Aires y no ha podido viajar a Paraná para ver a su familia y hacer las actividades que realiza cuando viene a la capital entrerriana. “Cuando estaba en Mendoza pasó mucho tiempo para volver a Paraná. Como estaba lejos no era fácil ir seguido. Se extraña mucho. La juntada con los amigos, la familia, los asados de los domingos. Todo eso sin dudas que hace falta”, terminó diciendo Montero.

     

     

    FOTO: Jorge Junes.

     

    De la mano de Delfor

    “Siempre lo tengo presente y jamás lo digo”, destacó Fausto a la hora de hablar de cómo se dio su chance de ir a Unión de Santa Fe.

    “Delfor Botello me había conseguido una prueba a través de un amigo de el en Unión. Yo estaba muy ilusionado, pero no tenía ni en que ir”, comenzó diciendo el jugador.

    El preparador físico en aquel entonces de Los Toritos de Chiclana puso su auto y lo llevó a que se muestre. “No me olvido más de ese gesto, el me llevó, me acompaño y me esperó mientras yo hacía la prueba”, contó un agradecido Montero.

    La tranquilidad del lugar donde vive ha sido clave para poder entrenar y sobrellevar de la mejor manera el distanciamiento social.

    Lo más leído