«Ficción privada», Andrés Di Tella estrenó su largometraje

96
En su nueva producción, el director argentino apoya su narración en la correspondencia que mantuvieron su padre y su madre.

Andrés Di Tella hace una «Ficción privada» en un viaje epistolar al pasado.

 

El cineasta estrenó el jueves por Cine.ar su último largometraje, con el que cierra una trilogía familiar que en este caso pone en primer plano la correspondencia entre sus padres.

Con el documental “Ficción Privada”, que estrenó el jueves 9 de julio por Cine.ar el director Andrés Di Tella cierra una trilogía familiar que en este caso está basado en la correspondencia entre sus padres y que, advierte, siente “como un legado» al que tiene que «hacerle justicia”.

“Desde el solo hecho de que mi padre era un sudamericano blanco y mi madre una hindú de piel negra y se conocieran como estudiantes en Estados Unidos construyendo un tipo de relación que casi no era posible, fueron una vanguardia del siglo XX en algún sentido”, sostiene el artista en charla con Télam.

“Ellos -insiste Di Tella- estuvieron a la vanguardia de esa vida y ese tipo de relación se fue haciendo posible y hoy aunque las noticias nos instruyen sobre muchísimo racismo, igualmente las cosas un poco se han modificado y tiene que ver con quiénes se han jugado la vida por ese tipo de cuestiones. Ese es el gran trasfondo político de este proyecto y el que yo siento como un legado al que tengo que hacerle justicia”.

“Ficción privada”, que tuvo su premiere mundial el año pasado en el apartado Zabaltegi-Tabakalera del Festival de San Sebastián y pasó por la Competencia Latinoamericana del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, entre otras citas internacionales, podrá verse el jueves 9 y sábado 11, a las 20 por Cine.ar, a partir del viernes 10 por Cine.ar play y desde el 17 en www.puentesdecine.com.

En el filme, un actor (Julian Larquier Tellarini) y una actriz (Denise Groesman) leen, durante varios días y noches, la correspondencia entre Torcuato y Kamala, los padres del director de la película. Las cartas atraviesan las décadas del 50 al 70, registran viajes por el mundo, hablan de amor e idealismo, de dolor y sueños rotos.

Con este intercambio llevado al cine el autor pone en diálogo a otras dos películas suyas: “La televisión y yo” (2002) y “Fotografías” (2007).

“Podría decir ‘Función privada’ es lo que me quedó en el tintero en esta especie de trilogía que se fue armando sin que hubiera un plan y que ahora culmina”, acepta Di Tella. Y explica que “el origen de una película como esta es difícil de rastrear porque es algo muy personal y está en el origen de aquellos otros proyectos que trataban sobre la historia familiar. Primero (en `La televisión y yo´) Torcuato y su relación conflictiva con su propio padre y las dificultades que tuvo para seguir en las huellas del padre o cortarse solo y buscar su identidad e independencia y es un poco lo que hizo al viajar a la India, casarse con mi mamá y ser un intelectual. Y también en `Fotografías´, ya que mi mamá Kamala, viniendo de una familia tradicional de un pequeño pueblito de la India logró en una acción heroica y casi milagrosa romper el destino de una mujer con un matrimonio arreglado y una vida opresiva. Y además participó de experiencias bastante radicales de lo que se llamó la antipsiquiatría e hizo muchas cosas por traspasar los límites aceptados”.

METAMORFOSIS

En cuanto a la forma que eligió para narrar la historia, en la que Larquier Tellarini) y Denise Groesman leen, durante varios días y noches, la correspondencia entre Torcuato y Kamala, los padres del director de la película, Di Tella explica: “Decidí contar con actores para darles vida a esas cartas para evocar esa juventud a través de que sean jóvenes quiénes las leyeran y pasó algo bastante milagroso y es que los actores se compenetraron de tal modo en las cartas, como que los contagiaron con los sentimientos y pasiones de otro tiempo, que siento que las hicieron revivir. Escuchar a Denise Groesman es como si Kamala estuviera hablando, es un fenómeno asombroso”.

Y sobre su elección de los textos escritos por su padre y su madre, indicó: “las cartas son esos fragmentos como si fueran las puntas del iceberg y las vidas y vivencias de mi padre y mi madre son como el gigantesco bloque de hielo que permanece invisible debajo de la superficie y los espectadores tienen que imaginar y completar a través de su propia experiencia, sus propias emociones. En el fondo las cartas y las vidas son como un vehículo para un viaje emocional que los haga reflexionar”.