25 C
Paraná
lunes, agosto 3, 2020
  • Nosotros
Más

    Derribando mitos sobre el yoga

    Es cada vez más popular y muchas personas se suman a cambiar sus hábitos y estilo de vida, buscando una conexión más íntima consigo mismas. Nosotros dialogó con Virginia Cian, instructora de yoga, que cuenta los beneficios y derriba los mitos en torno a esta práctica.

     

    Aldana Badano

     

    Desde hace algunos años cientos de personas buscan alternativas que ayuden a sobrellevar el estrés y la ansiedad propias de una rutina cargada de responsabilidades.

    El yoga y la meditación aparecen como posibles soluciones aunque su práctica esté cargada de mitos, como la necesidad de una elongación privilegiada o la predisposición a dejar la mente en blanco, hasta el prejuicio del aburrimiento.

    Sin embargo, quienes realizan la práctica diaria del yoga y la meditación suelen dar testimonio de sus beneficios y éstos son visibles en su vida cotidiana.

    NOSOTROS entrevistó a Virginia Cian, instructora de yoga formada en el centro ayurvédico La Ventana, de Paraná. Esta joven de 26 años brinda clases y continúa perfeccionándose en otra escuela de yoga.

     

    –¿Cómo fue tu primer acercamiento a la práctica de yoga?

    –Fue hace algunos años, recuerdo que tenía muchas ganas de hacer algo con mi cuerpo y no sabía qué pero estaba segura que no quería ningún tipo de danza porque era lo que ya venía practicando. Fue ahí que me acerqué al yoga sin ningún tipo de expectativa pero con mucha curiosidad porque muchas personas me lo habían recomendado y hasta te diría que con cierto prejuicio porque pensaba que no me iba a gustar.

     

    –¿Y cómo fue esa primera experiencia?

    –Desde mi primera clase de yoga sentí que algo dentro de mí se transformaba. Hay ciertas posturas que hice en esa primera clase en las que sentía que me prendía fuego, como un calor, una luz interna. Desde el día uno que empecé a practicar me sentí super llamada a seguir experimentando y desde ese momento nunca dejé de hacerlo porque el yoga me hizo sentir poder energético cada vez que practicaba o me quedaba en alguna postura estable.

     

    –¿Qué beneficios trae la práctica del yoga?

    –La práctica del yoga, cuando se hace de manera integral, es una ciencia que está al servicio de conseguir salud. El yoga es una ciencia experiencial porque se trata de modificar hábitos que atraviesan nuestras vidas. Los beneficios pueden observarse en la circulación sanguínea, la mejora de la flexibilidad, la fuerza y el aumento de la musculatura, la columna vertebral se flexibiliza y eso genera mejoras en el funcionamiento de los órganos internos, también influye mucho en el sistema hormonal de las personas.

    El yoga es un camino que no es sólo físico sino que despierta muchas emociones y sensaciones y te hace entender que tenemos un cuerpo físico, mental y emocional y que tenemos que alinear estos cuerpos para trabajar en conjunto. Si se lo usa conscientemente nos puede traer un montón de beneficios porque la práctica es tan generosa, tan milenaria, tan ancestral que está disponible para que la usemos para nuestro beneficio, por eso yo recomiendo que todas las personas deben y pueden practicar yoga.

     

    –¿Cuál es el objetivo del yoga?

    –El objetivo es estar en el momento presente con nuestro cuerpo y entender que nuestro cuerpo está permanentemente cambiando como todo en el exterior cambia. Cuando una persona se pone a hacer yoga debe habitar el cuerpo sin expectativas dándole el espacio, tiempo y aire para ser, crecer y eventualmente florecer. La práctica sostenida te lleva por un camino en el que vas entrando en contacto con tu cuerpo y vas entendiendo sus cambios. Realmente agradezco tener esta herramienta y el saber porque es necesario volver a nuestro centro y enfocarnos en lo que es importante.

     

    –¿Creés que es beneficioso practicar yoga durante la cuarentena?

    –Durante este periodo a mí me ayudó mucho estar establecida en la práctica del yoga porque me ha sostenido emocionalmente, ya que permite entrar en contacto con uno mismo y brinda un espacio donde se puede tomar el tiempo para respirar y conectarse con uno mismo y sus emociones.

    Sobre todo en esta época donde se fomenta mucho miedo y en nuestro cuerpo genera hormonas dañinas. Por eso recomiendo no mirar tanto la tele, no hay que entregarse a la paranoia, sino que hay que buscar la conexión con uno mismo. Además, el sedentarismo hace muy mal a nuestro cuerpo y a nuestra postura entonces es necesario movernos.

    Nadie se queda afuera

    –¿Qué mitos del yoga pudiste derribar a partir de la práctica?

    –Hay algunos mitos con respecto a quiénes pueden practicar yoga y considero que son incorrectos porque alimenta estereotipos como que la flexibilidad es necesaria para practicar, cuando en realidad la flexibilidad se adquiere con trabajo y constancia y creo que todos los cuerpos pueden adquirirlo.

    Lo más maravilloso del yoga es que no tiene ninguna prohibición porque las puertas están abiertas para todas y todos, porque cualquier persona con las condiciones físicas o mentales que tenga lo puede practicar. Además es accesible porque siempre hay modificaciones de acuerdo a las capacidades de cada uno.

    Lo más leído