Deportes

Superclásico: el DT de Boca probó con dos tanques

Guillermo Barros Schelotto ensayó en una parte de la práctica con los dos nueve de área, Ábila y Benedetto, y quedó conforme con vistas al derby del sábado, por la primera final de la Libertadores. Además, Pablo Pérez volvió a trabajar en forma diferenciada. Por el lado de River, Gonzalo Martínez practicó con normalidad.

El entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, ordenó un entrenamiento ayer con vistas a lo que será la primera final de la Copa Libertadores de América, el sábado, desde las 17, en La Bombonera. El DT probó con dos referentes de área Ramón Ábila y Darío Benedetto. Lo hizo en un momento del entrenamiento que el plantel de Boca realizó en el complejo Pedro Pompilio. Si bien el técnico quedó conforme, aunque lo más probable es que solo el ex Huracán sea titular.

El Mellizo dispuso un trabajo de ataque contra defensa en el que el tridente de delantero estuvo integrado por Sebastián Villa, Ábila y Cristian Pavón. En el último tramo hizo ingresar a Benedetto por el colombiano y las conclusiones que sacó el cuerpo técnico fueron favorables.

El que otra vez se entrenó aparte fue Pablo Pérez, quien se recupera de un problema en el talón del pie derecho. Los médicos creen que llegará sin problemas al duelo ante River.

La probable formación de Boca sería: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Nahitan Nández, Wilmar Barrios, Pérez; Villa, Ábila y Pavón.

Más tarde, Barros Schelotto brindó una conferencia de prensa y manifestó que aguardará “hasta último momento” para confirmar la alineación que jugará la primera final.

“No tengo definido el equipo ni quien va a ser el 9 pero sí tengo claro lo que tenemos que hacer”, manifestó el Mellizo.

“Los triunfos contra Cruzeiro y Palmeiras le dieron seguridad a aquel que veía a Boca pero como entrenador sabía que el equipo iba a aparecer en los momentos más duros de la Copa. Yo siempre vi fuerte a Boca”, afirmó Guillermo.

Barros Schelotto, quien se mostró prudente y reflexivo, también valoró la importancia de esta final para un castigado fútbol argentino. “Boca y River pusieron al fútbol argentino en un lugar al que no habían llegado nunca. En el último tiempo fue muy castigado y es importante destacar que, más allá de lo que pase, el mundo habla de esta final”.