19.4 C
Paraná
sábado, agosto 8, 2020
  • Nosotros
Más

    La aventura de hacer cine en Entre Ríos

    Eliana Digiovani es realizadora audiovisual, participó de diversas producciones y dirigió dos cortometrajes. NOSOTROS conversó con ella acerca de su labor y los desafíos de la producción audiovisual desde nuestra provincia.

    Aldana Badano

    -¿Cómo surgió tu interés por el cine?

    -Aunque siempre estuvo latente mi gusto por contar y escuchar historias, lo del cine surgió por casualidad. Cuando estudiaba teatro, unos nueve años atrás, un compañero que estaba participando en el rodaje de un cortometraje en la ciudad me invitó a acompañarlo. Estuve todo el día metida en el set y conociendo cómo se hacía el trabajo de una película. Me enamoré al instante. Ese día supe que yo tenía que dedicarme a esto.

    -¿Dónde estudiaste cine?

    -Estudié cine en la Escuela de Santa Fe “Fernando Birri”, a la que todos conocen como el ISCAA. Empecé en 2015 y en marzo de este año pudimos presentar nuestra tesis, una animación en stop motion, con la que me recibí de técnica en realización audiovisual.

    – ¿Cuántas producciones tenés en tu haber?

    -Participé en muchas producciones, de diverso tipo y desde diferentes roles. Principalmente me desempeño en las áreas de guion, dirección y producción. Como directora, logré hacer dos cortometrajes: “La herida invisible”, que fue en el marco del Reality “El Mentor” que se emitió por la TV Pública, y “Al caer el sol”, que fue producto de ganar ese concurso, y que fue rodado íntegramente en Paraná, con elenco y equipo local.

    – ¿Crees que es posible vivir de la producción audiovisual en entre ríos?

    -Sí, creo que se puede, pero estando consciente de que supone un gran desafío, que hay que estar dispuestos a asumir. Es una industria  costosa, que recién está emergiendo en nuestra provincia. Además aún no contamos con una ley de cine que nos resguarde. Pero no me cabe duda del enorme potencial que tiene para generar riqueza en el lugar donde se desarrolle, y que puede crear fuentes legítimas de trabajo, además del gran valor cultural que supone tener producción audiovisual propia.

    – ¿Qué le dirías a un/a realizador/a que recién comienza?

    -Le diría que si es lo que le gusta, que no tenga miedo de intentarlo. Soy de las que creen que si haces lo que te gusta, con pasión y  compromiso, el éxito lo tenés asegurado. Y de última, si no sale tan bien, al menos tuviste el coraje de hacer lo que querías. Y probablemente repetiría un consejo que escuché de Celina Murga en un taller de guion allá por 2012: En el mundo del cine hay mucho ego dando vuelta, siempre hay que ser cuidadoso de que el ego no se nos suba a la cabeza. Es un consejo que siempre tuve presente y hasta ahora me ha resultado muy bien.

    Me parece importante que cada uno valore su propia identidad e historia, y se anime a contar la propia o la que sea que le gusta con su impronta personal. No existen historias 100% originales, la originalidad se da cuando tomamos la historia y nos animamos a contarla desde nuestra propia mirada, con nuestros aciertos y errores, con los prejuicios y las virtudes, con lo bello y con lo oscuro, en lo simple y en lo caótico.

    – ¿Cuál crees que es la riqueza de contar historias de Entre Ríos desde nuestra provincia?

    -Tiene el valor de la mirada próxima, la mirada originaria, una mirada que obviamente va a ser muy diferente de la de otro ajeno, que mira con los ojos de un espectador foráneo. No digo que su mirada no sea válida, pero es necesaria la mirada propia, porque supone un nivel de pertenencia e identidad más fuerte y genuino. ¿Quién mejor que yo para contar mi propia historia?

    – Cómo es tu experiencia en el ámbito audiovisual siendo mujer? creés que hay diferencias de género?

    -Mi experiencia personal siendo mujer en este ámbito ha sido positiva, aún a pesar del machismo, porque decidí  desde el principio formarme, prepararme y tomar todas las oportunidades que se me presentase con una convicción inquebrantable. Pero ciertamente hay diferencias ineludibles, que son un reflejo de lo que se ve en el resto de la sociedad.

    Esta actividad históricamente ha sido dominada por los hombres, ya que ellos han sido en su mayoría los que conforman los equipos de rodaje. Dato que en el tiempo sigue siendo una constante, aún cuando en la actualidad se da que más del 60% de los egresados de las escuelas de cine somos mujeres, y sin embargo los que ocupan los roles en la industria en casi un 70% siguen siendo los hombres.  Ni hablar de ocupar cabezas de área… en los últimos años del total de películas nacionales estrenadas, sólo un 20% fueron dirigidos por una mujer

    – ¿Creés que existe riqueza en que las historias sean contadas desde la perspectiva de una directora mujer dentro de una industria tan masculinizada como lo es la audiovisual?

    -Sí, por supuesto. Eso tiene que ver con la pluralidad de miradas y voces. Es absolutamente necesario que exista la diversidad en las historias que contamos, no podemos quedarnos con los discursos hegemónicos. E igual de importante es lograr y conquistar vías de acceso para lograr esas producciones, para que esas pluralidad sea posible, y eso se obtiene con acciones concretas, como estipulando el cupo 50/50 tanto para asignación de financiación, como  en la composición de los jurados y las cabezas de área.

    Los recomendados de Eliana

    Una película: Beginners, del director Mike Mills. Es una de mis favoritas. Es una especie de comedia romántica, que cuenta la historia de Oliver, un joven dibujante, que está viviendo el duelo por la muerte de su padre, quién se declaró gay luego de que falleciera su esposa. El guión está basado en la vida personal del director, y eso le da un nivel de intimidad y sensibilidad impresionante.

    Una serie: la que estoy viendo justo ahora, Dark. Es una serie alemana producida por Netflix, que tiene dos temporadas y en días estrena la tercera. Tiene muchas virtudes notables, pero la que destaco es el entramado del guión. Es una tarea titánica la de lograr que encajen perfectamente la historia de tantos personajes que además se duplican o triplican según el tiempo en el que se encuentran, y que tienen entre sí tantas e intrincadas conexiones a nivel narrativo y de parentesco. Es una locura, que además esta muy bien realizada y tiene un casting impecable.

    Lo más leído