Pandemia: Hay mucho para rescatar…

31
Los entrerrianos y entrerrianas demostramos que el aislamiento es compatible con la empatía y la solidaridad.

Reflexiones a propósito de la pandemia.

 

Por Paola Netto

 

“Hay una tierra entrerriana que levanta en las mañanas, todo el verde y el rocío da hacia el sol…” dice en su bella canción Rubén Giménez. ¡Y tuvimos que levantarnos una vez más!

Para algunos la pandemia simplemente fue una anécdota más que quedará en algún momento en el recuerdo. Sin embargo, a otros les pegó muy fuerte. En otros casos fue terminal. Creo que este terrible cimbronazo, que no esperábamos, nos sirvió para comprender muchas cosas. Y para darnos cuenta de que hay espacios plurales, que en conjunto con diversos actores sociales, trabajando en forma mancomunada, sí funcionan y son motivo de orgullo en nuestra provincia.

Los entrerrianos y las entrerrianas demostramos que tenemos mucho para rescatar con o sin pandemia y que el aislamiento es compatible con la empatía y la solidaridad.

Desde el comienzo de la pandemia, el Cucaier logró un total de 4 operativos de donación  que posibilitaron  11 trasplantes en la región  centro del país, por la necesaria modificación de los protocolos sanitarios en este contexto tan delicado.  Nuestra provincia viene manteniéndose entre las tres mejores del país en cuanto a índices de donantes y de intervenciones logradas en los últimos años.  Y creo que si bien es para destacar el trabajo comunicacional que realiza desde hace años  la institución; los medios audiovisuales y gráficos, los referentes regionales, las escuelas y las familias demostraron que el trabajo planificado, conjunto y constante nos hizo mejores como sociedad en un aspecto fundamental pensando en la sociedad del presente y del futuro. Demostramos solidaridad en el momento de mayor dolor que un ser humano puede experimentar.

Las organizaciones intermedias,  las ONGs se pusieron en la  trinchera desde los últimos días de marzo, entendiendo que hay veces que no se puede esperar, que cuando el hambre golpea la puerta en un contexto tan adverso es necesaria la respuesta inmediata, la intención acompañada de la acción rápida para combatir el hambre hoy – No mañana, ni pasado-.

En Paraná desde el comienzo de la pandemia, organizaciones sociales como Suma de Voluntades evidenciaron un incremento de la demanda de alimentos de un 35%. A más de 90 días de la pandemia, el aumento es mayor.  El empeño, las donaciones de cada vecino y cada vecina, el trabajo permanente, pensado y articulado también. Demostramos solidaridad cuando la realidad nos atravesó por completo y no perdonó a nadie.

Las y los artistas fueron quienes primero se quedaron sin su fuente laboral y es muy probable que no regresen próximamente a la actividad plena. Entre la incertidumbre, el desconcierto, una economía familiar cayéndose a pedazos y una realidad que golpeó la producción artística como nunca imaginaron, los y las artistas entre cuatro paredes,  junto a sus inseparables instrumentos y el amor por el escenario que aún hoy extrañan, descubrieron el alivio para ellos mismos y el canal para atravesar la pandemia compartiendo con todos lo más hermoso: su música, su humor, su arte.

En definitiva: pusieron en circulación virtual y real nuestra cultura, y junto a ella, las emociones, las risas, las poesías y la compañía. En un momento histórico en donde las palabras que más escuchamos fueron “aislamiento” y “distanciamiento”  ellos pusieron el cuerpo para “acercar”  y “abrazar” con sus voces. Y por eso vamos a estar agradecidos eternamente. Demostraron solidaridad  cuando la soledad y la ausencia  se hicieron presentes en cada casa…

Las preguntas siguen siendo muchas. Las respuestas se hacen esperar. Lo que podemos reconocer como un hecho es  que  no podemos salir de una situación como ésta solos.  Creo que falta mucho todavía y que aún hoy no observamos las consecuencias que esta extraña realidad puede traernos.

Pero también creo que este contexto nos enseñó como comunidad, a poner en práctica diaria valores sociales como la empatía, el respeto y la solidaridad. Como hasta aquí hemos demostrado…

La canción de Rubén Giménez culmina así: “Esta es mi tierra entrerriana que te espera, que te abraza, que te llena el corazón”. Y es así…

Así es nuestra gente, así somos “Nosotros”.