Condenaron al hombre que trató de matar a la madre con una pala

236
La adicción del condenado a la cocaína fue valorada como un atenuante.

José María Pirola fue condenado este lunes por la mañana a la pena de 10 años prisión.

El juez de Garantías Mauricio Mayer homologó el acuerdo de juicio abreviado al que arribaron con la fiscal Mercedes Nin.

Se consideró como un atenuante el consumo problemático de sustancias psicoactivas que sufre Pirola.

José María Pirola fue condenado  a la pena de 10 años de prisión por el delito de Homicidio agravado en grado de tentativa. Se trata del caso del hombre que intentó matar a su madre golpeándola con una pala. El hecho ocurrió el 16 de mayo a las 23 en la cochera de un edificio, en calle Gualeguaychú de Paraná.

 

El juez de Garantías N°4 de Paraná, Mauricio Mayer, resolvió homologar el acuerdo de juicio abreviado que le presentaron el viernes 3 la fiscal, Mercedes Nin, y la defensa pública, que consensuaron la pena de 10 años de prisión en la Unidad Penal N°1 de Paraná, para José María Pirola, de 41 años, que fue acusado de intentar darle muerte a su madre golpeándola varias veces en la cabeza con una pala ancha.

El magistrado consideró que “la reconstrucción histórica es ajustada a derecho”, añadiendo que “ese resultado que se verificó a partir de la historia clínica del hospital San Martín” en el que consta el informe del médico que atendió a Norma Teresa Pirola, que ingresó en “estado de coma, desestabilizada hemodinámicamente y necesitó asistencia respiratoria en terapia intensiva”.

El juez valoró que el médico concluyó que la paciente “corrió riesgo vital. Demuestra palmariamente este hecho el informe del forense que sostuvo que la paciente corrió riesgo de vida”.

Mayer manifestó que “las prueba llevan a concluir que usted y solo usted está vinculado como autor del hecho”. Esto surge de la “valoración somera de las pruebas troncales”, de las que se derivan las “circunstancias de modo, tiempo y lugar”, que confirman “absolutamente” la autoría del acusado.

El juez señaló que “la pena que usted pudo consensuar con la Fiscalía es el mínimo previsto en la escala penal para este delito, es un delito agravado por el vínculo, está comprobado que es usted es el hijo de la señora Pirola. La pena acordada satisface las previsiones del Código Penal al respecto de los agravantes y atenuantes”.

En este sentido sostuvo que “no hay agravantes, no las advierto; sí entiendo que hay atenuantes para acordar el mínimo, corresponde valorar que consume sustancias psicoactivas, este consumo de lo debe valorar en su favor”, puesto que entendió que “condiciona fuertemente el ámbito en que decidió este acometimiento delictivo, estaba muy condiciona en su libertad de acción por este elemento”.

Mayer valoró que en el legajo “hay prueba en forma independiente que usted haya confesado que cometió el ataque contra su madre”. El juez le leyó el hecho que se le imputó y le precisó las pruebas que se colectaron en la investigación. Pirola fue acusado de que «en fecha 16 de mayo de 2020 siendo aproximadamente las 23, en circunstancias  que Norma Teresa Pirola bajó a la cochera del edificio sito en calle Gualeguaychú 144 de la ciudad de Paraná, con intenciones de retirarse en su vehículo Peugeot 208 a realizar una carga virtual de su teléfono celular, fue sorprendida desde atrás por su hijo quien se encontraba muñido de una pala, y  no obstante el riesgo que ello representa para la vida, la golpeó en repetidas oportunidades en la cabeza,  provocándole traumatismo de cráneo, con herida contusa saturada en región fronto pariental derecha y pabellón auricular derecho, hematoma bipalpebral bilateral y hematoma en cara anterior de ambos brazos.

Posteriormente, José María Pirola, subió hasta el departamento ubicado en el octavo piso, tomó un acolchado color azul, y se retiró del departamento en dirección a calle 9 de julio llevando consigo la pala envuelta en un acolchado, regresando a los pocos minutos a la vivienda sin ningún elemento. Siendo localizada Norma Teresa Pirola aproximadamente a las 00.20 horas, por un vecino, mientras la misma permanecía desmayada y perdiendo sangre en la cochera del edificio».

Mayer consideró que los informes que realizó la División Homicidios a partir de las cámaras de seguridad de los comercios cercanos al lugar del hecho echaron por tierra con la versión que dio Pirola.

Así, manifestó que aquella versión “era inconsistente”. Las imágenes lo exhiben al imputado “transitar con un bulto hacia calle 9 de julio y lo arroja en un contenedor”. Estas imágenes fueron contrastadas con las que Pirola subió a la red social Facebook y arrojaron que se trataba de él. Además, dos familiares también las corroboraron. También se evaluó que quedó probado que Pirola vendió el celular de su madre a un vecino de la zona de calles Intendente Blanda y Banda Oriental de Paraná, zona a la que el ahora condenado acudía a vender pan y a abastecerse de estupefacientes.

 

Aceptó ir a la cárcel el hombre que golpeó a su madre con una pala