16.1 C
Paraná
viernes, agosto 7, 2020
  • Nosotros
Más

    Seguirá preso en la cárcel el acusado por el femicidio de Julieta Riera

    Fiscalía y querella solicitaron la prórroga de la prisión preventiva en la cárcel de Paraná por 60 días más. La defensa pidió la excarcelación y subsidiariamente, el arresto domiciliario. La acusación destacó que hay nuevas pruebas de cargo. La querella recordó la actitud “censurable” del imputado tras la caída de la chica. Ambas sostuvieron que los riesgos procesales continúan vigentes. El juez hizo lugar al pedido y Christe seguirá alojado en la Unidad Penal N°1.
    El juez de Garantías de Paraná, Mauricio Mayer, resolvió ayer prorrogar la prisión preventiva que viene cumpliendo Jorge Julián Christe, de 31 años, en la Unidad Penal N°1 de Paraná. Christe está imputado por el femicidio de Julieta Riera, ocurrido la madruga del jueves 30 de abril. La joven murió tras caer, arrojada, del octavo piso del departamento 85 del edificio ubicado en calle San Martín 918, de Paraná, frente a Plaza 1° de Mayo. Según la acusación, la chica cayó estando aún con vida. La medida será por 60 días más. El imputado enfrenta cargos por el presunto delito de Homicidio triplemente agravado, por la relación de pareja, por alevosía y por haber sido en contexto de violencia de género, que sólo prevé la pena de prisión perpetua.
    En la audiencia, que se realizó mediante videoconferencia, el fiscal Ignacio Aramberry y la querellante, Corina Beisel, solicitaron la prórroga de la prisión preventiva por el plazo de 60 días en la Unidad Penal (UP) N°1 de Paraná. La defensa, a cargo de Franco Azziani Cánepa y Ladislao Uzín Olleros, solicitó la excarcelación “lisa y llana”, y si el juez entendía que no correspondía, subsidiariamente instaron el arresto domiciliario en la casa de la madre del imputado. Fiscalía informó que aún resta incorporar informes y pericias. Se trata de las conclusiones de la pericia psicológica y psiquiátrica al imputado, la pericia informática de los celulares secuestrados y otra determinada a establecer el recorrido que hizo el cuerpo de Riera, desde el balcón del que cayó o fue arrojada, a la posición final. También restan los informes de una serie de entrevistas telefónicas que mantuvo Fiscalía con varias personas tuvieron primer contacto con el imputado después del hecho, la mayoría funcionarios policiales. El fiscal sostuvo que “la pandemia no es óbice para denegar” la prórroga porque señaló que “no hay riesgo actual de contagio dentro de la UP”.
    La querella adhirió al pedido con iguales argumentos y resaltó la “actitud posterior al hecho del imputado” que al “declarar y someter su declaración a la auscultación de las partes, en lugar de auxiliara a la víctima fue a la casa madre, luego a la casa del abogado y luego hacer la denuncia, es incomprensible e ilógico, es censurable”.
    Christe, 31 años, que estudiaba para piloto comercial al momento del hecho, está alojado en la Unidad Penal N°1. Fiscalía recordó que el 2 de mayo se dispuso la prisión preventiva del imputado por considerar que los riesgos procesales de peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación estaban vigentes. En aquella ocasión Fiscalía sostuvo que “concurrían ambas columnas que autorizan la prisión preventiva: la probable participación del imputado, pero además se advirtió la concurrencia de daños jurídicos, riesgo de fuga y de entorpecimiento”. Ayer recordó: “Sostuvimos que existían riesgos procesales, hoy sostenemos que siguen concurriendo”.
    Ayer el fiscal precisó que “recientemente se modificó el objeto procesal”, aclarando que “no sufrió significativas modificaciones, pero sí es distinto al que se enunció en la audiencia de formulación de cargos”. El funcionario precisó que “las lesiones aparecen más detalladas, pero no hace mella en la acusación ni en la significación jurídica” y señaló que “el hecho le fue intimado. Se produjo nueva imputación y se incorporaron nuevas evidencias cargosa en la investigación”. La defensa negó que su defendido fuese intimado de la nueva acusación. El fiscal sostuvo que “las nuevas evidencias son de claro corte incriminatorio y vienen a a anudarse a las que se ya se mencionaron”. Así, mencionó que “se halló los lentes de la víctima debajo de un colchón, con marchas de sangre y una patilla doblada”.
    Fiscalía destacó que se presentó un informe de ADN que determinó “la existencia del patrón genético del imputado en las muestra halladas”. También resaltó el testimonio de numerosos testigos que le permitieron “catalogar la relación como vínculo de carácter violento, en el que el imputado ejercía violencia de género”. También sostuvo que “la madrugada del 30 de abril Riera fue agredida por el imputado. Con mayor solidez estamos en condiciones de sostener ese vínculo del imputado con el hecho”.
    El fiscal sostuvo que el riesgo precesal de fuga está vigente puesto que el imputado no tiene arraigo, tiene un hijo y una pareja con los que no convive, y destacó que “tiene serias posibilidades de reiniciar su vida incluso fuera del país, puesto que tiene hermana radicada en Paraguay. Estos elementos bastan para tener fuertes sospecha que puede dañar los fines del proceso a través de estas posibilidades”. En relación al entorpecimiento, señaló que “se infiere a partir de la mecánica del suceso y sus características. Volvemos a sostener que basamos la desconfianza en el boicot, puesto que en el lugar se hallaron dos celulares dañados y uno sin el chip, en un departamento era usado esporádicamente por la pareja. Esto constituye una eliminación de objetos de prueba”. El fiscal evaluó que la situación “nos ubica frente a la posibilidad que los celulares tenían prueba” y consideró que “en libertad puede seguir destruyendo, modificando u ocultando prueba”. Así, sostuvo que “esto coadyuva a inferir otras manifestaciones, intimidar o inducir a testigos”. También indicó que potenciales testigos que “han sido entrevistados, pertenecen o han pertenecido al ámbito social del imputado. Tiene acabado conocimiento de los testigos. Muchas de quienes fueron entrevistadas son mujeres, madre, hermana, amiga trabajadora del edificio donde sucedió el hecho”.

    ¿Lapsus?

    La defensa rechazó el argumento de la querella respecto de la actitud de Christe posterior al hecho. Así, manifestó: “cuando declaró dijo por qué no pudo auxiliar a la señorita Riera. Porque desgraciadamente donde cayó, él no podía tener ningún tipo de acceso porque son lugares separados, cayó en el edificio del Instituto del Seguro, por el cual no tiene ningún tipo de acceso del edificio en el que vive él, entonces digamos las cosas como son, no pudo auxiliarla”. Más adelante dijo que si trató de encubrirse se “trató del encubrimiento más tonto de la historia porque después de hacer todo esto fue y dio aviso a la Policía siendo escoltado por los propios funcionarios”. En la misma línea argumental sostuvo: “Si hubiera querido encubrirse hubiese cerrado todo, apagado todo, hubiese modificado la escena y se hubiese ido, cosa que no hizo, fue a la casa de su madre y después a dar aviso a la Policía”. La defensa resaltó que Christe no se cambió la ropa “como se dijo, está debidamente acreditado y fotografiado que fue encontrado con la misma ropa con la que cometió el hecho y fue fotografiado en el baño del edificio. Entonces digamos las cosas como son señor juez, si hay alguien que no ha entorpecido la investigación, es el imputado”.

    Caso Riera: Jorge Christe cumplirá 60 días más en la cárcel

    Lo más leído