Economía, Entre Ríos, Home, La Provincia, Paraná, Política, Sociedad

Impulsan acciones para que el plástico pase de residuo a recurso

“El plástico protege al medio ambiente”. La afirmación puede sorprender, alarmar, disgustar. También puede llegar a ser compartida si se atiende la información que trasmiten y que están dispuestos a acercar tanto a vecinos como a organizaciones y fundamentalmente, a espacios gubernamentales, desde EcoPlas.

“EcoPlas es una entidad técnico profesional especializada en plástico y medio ambiente, que hace más de 20 años difunde información veraz en la materia; trabaja con los gobiernos de todo el país, diputados, senadores y concejales, para promover legislación sustentable: separación, valorización del plástico”. La caracterización corrió por cuenta de la gerenta de Asuntos Gubernamentales y Comunicación, Verónica Ramos. También comentó a EL DIARIO que esta organización tiene un área muy importante que es Educación, por lo que dan clases a niños, docentes, capacitadores ambientales, a legisladores, con relación a “transformar los residuos plásticos en recursos, sacarlos de los rellenos sanitarios, de los basurales a cielo abierto; para que sean un recurso”.

“La contaminación la provocamos nosotros dejándolos abandonados por todos lados. Este recurso puede llegar a dar trabajo”, afirmó Ramos, sin dudar. “En la Argentina se están reciclando 235.000 toneladas de plástico por año, hay un 50% de capacidad ociosa. La industria del reciclado puede dar trabajo y reciclar más”, dijo la entrevistada que de la mirada general pasó a comentar lo que había visto en esta ciudad. “Acá vemos que a esto, en Paraná, hay que trabajarlo. La herramienta de la bolsa verde y negra está aprobada mediante una ordenanza, lo que hay que hacer es ponerla en práctica”. En consecuencia, acotó que aunque “se puede decir que es más fácil prohibir que educar, le decimos a los legisladores que trabajemos en la sustentabilidad, en la responsabilidad social empresaria”.

Visita

Representantes de la entidad llegaron a Paraná, invitados por la Fundación Petropack para promover el uso responsable y reciclado de los plásticos. Comentaron que estaban en conocimiento de que la ciudad tiene mucho por hacer y la provincia también, respecto de la gestión de los residuos. “EcoPlas viene a informar que el plástico es un material noble, inocuo, que se puede reciclar, que hay mucho por hacer, que hay que trabajar en la educación, en la concientización ciudadana. Lo hacen en todo el país y se ve una oportunidad de la mano de Petropack de poder difundir este mensaje”, explicó Ramos.

La Comisión de Tierras de la Cámara de Diputados que preside Gabriela Lena, recibió a los representantes de EcoPlas, acompañados por Inés Artusi, de la Fundación Petropack.

En EcoPlas está toda la cadena de valor del plástico. Los socios son la industria petroquímica que produce la materia prima, a partir de materia prima nacional –gas y petróleo–; los transformadores plásticos que producen todos los productos de ese material a partir de la transformación de la materia prima en los productos finales, representados por la Cámara Argentina de la Industria Plástica; y los distribuidores de plásticos, los que venden a los transformadores pequeños, los fabricantes de aditivos masterbatches y socios adherentes que colaboran. “Son empresas con mucho compromiso con el medio ambiente que están relacionadas con la industria plástica –transformadores– y que aportan a toda la sustentabilidad a la industria plástica y a la valorización de los plásticos. El Ing. Mario Tonelli, director ejecutivo de la entidad, dio el detalle a EL DIARIO.

Cambio cultural

EcoPlas insiste en políticas públicas que empiecen por disponer la separación de los residuos en origen.

El enfoque sobre el tratamiento de residuos plásticos se vincula con la denominada cuarta revolución industrial, que significa un paso de la economía lineal –traer, producir, consumir y tirar– a la economía circular, en la cual todos los residuos no son tales, sino recursos que vuelven en un círculo e ingresan como materia prima en la industria del reciclado plástico, que tiene infinitas aplicaciones, explicó Tonelli. En ese orden mencionó durmientes para ferrocarriles, madera plástica, piedra plástica, bancos de plaza, bolsas de consorcio, caños para el agro, muchísimas aplicaciones con lo que se logra conservar el recurso.

El ingeniero entrevistado explicó que cuando se le hace una crítica al plástico porque no se biodegrada, “decimos que esa es una ventaja porque al no biodegradarse, se conserva el recurso, se puede reciclar durante cinco, diez veces, y varias generaciones van a usar el mismo plástico”.

– En este esquema, hay una ventaja con el material en la medida que se dé continuidad a ese círculo, un aspecto que estaría pendiente.

– El principal punto es la educación, también la capacitación y la solidaridad de la gente, que no debería dejar tirado materiales plásticos, sino ponerlos en el contenedor verde o en el de reciclables; separarlo en el hogar, que los centros verdes hagan los fardos y esos fardos vayan a la industria plástica y que ésta cierre el círculo virtuoso de la economía circular.

A la respuesta, Ramos añadió la necesidad de “políticas públicas”, y por eso la agenda en Paraná incluyó reuniones en la Cámara de Diputados y en el Concejo Deliberante local. “Los ciudadanos tienen mucho por hacer y van a aportar en tanto y en cuanto los legisladores elaboren legislaciones sustentables: separación de residuos, gestión de los residuos. Es competencia de los legisladores. Hoy las cosas son voluntaristas en tanto y en cuanto no hay una legislación que lo contenga”, remarcó.

Industria de industria

La Cámara Argentina de la Industria Plástica, integrante de EcoPlas, está constituida por unas 2.800 empresas a nivel país y agrupa a unos 54 mil trabajadores. “Somos conocidos como una industria de industria porque proveemos a otros sectores industriales: 45% destinado a packaging y embalaje, construcción, autopartismo, medicina, deportes, todas industrias que son usuarias de los productos que elabora, que transforma la materia prima”. Junto a los directivos de EcoPlas, estuvo en Paraná el gerente de la CAIP, Sergio Hilbrecht.

Desde la Cámara, aseguran que “no hay plásticos malos, hay plásticos sin reciclar”. Hilbrecht explicó que “todos los envases posconsumo previamente fueron aprobados por ejemplo, para estar en contacto con los alimentos. Están alineados con el Código Alimentario Argentino, en el Mercosur, con Europa, el nivel más exigente, y preservamos el recurso del alimento. Desde ahí es difícil entender cómo el plástico contamina”, comentó sin dejar de advertir que lo que sucede es que “mal dispuesto, al final de la cadena genera un problema y de eso es de lo que habla EcoPlas, de los roles”, enfatizó.

Lo que marcó el gerente es la importancia de “un Estado municipal presente que gestione adecuadamente la totalidad de los residuos sólidos urbanos, que lo componen todos los materiales –nosotros hablamos solo de los plásticos–. Detalló que de la totalidad de los RSU, aproximadamente el 50% es húmedos y el resto se reparte entre otros materiales, representando el plástico entre un 12, un 15%. Hay un resto de otros materiales que también son reciclables. En este panorama, “la gestión del Municipio debe ordenar al ciudadano que separe en origen. Hay otros grandes generadores, otros actores a los que también hay que ordenar. Y simplemente con una recolección diferenciada y plantas de separación, luego aparece la industria recicladora que es la que invierte para que ese recurso se convierta nuevamente en un producto, por lo general de mayor vida útil.

– De modo que esta industria, ¿no es la que genera el problema?

– Nosotros formamos parte de lo que es la solución. EcoPlas diseñó un logo, una manito, que lleva el nombre de cada una de las materias primas que componen básicamente los envases. Ese logo –la mano– que dice polietileno, poliestireno, todos reciclables, indica que los productos son monomaterial y eso facilita la identificación y el posterior reciclado. El problema es con otro tipo de envases que a veces, mezclan distintos materiales. Pero, al ser monomateriales se facilita la separación, recolección y el reciclado. A partir de ahí la economía circular es la que cierra con las inversiones de la industria recicladora. Cuando el vecino saca la basura a la calle, el dueño de esa basura es el Municipio, acá y en cualquier otro lugar del mundo. Por eso, los roles. No hay ninguna industria plástica que se haga cargo de la basura en ninguna parte del mundo.

Hay una ley de envase –en debate– que es la que traccionaría para que la industria fraccionadora cumpla con las tres C (calidad, cantidad y continuidad), sin eso las cosas funcionan inadecuadamente.

¿Usuarios hipócritas?

“El plástico avanzó mucho porque aporta en distintos campos. Desde el momento que nos levantamos, el plástico nos acompaña, es inevitable la calidad de vida y por eso se ha desarrollado. Ahora, en un punto los usuarios somos hipócritas porque los utilizamos, y luego cuando termina su vida útil decimos que contamina. No nos hacemos cargo del uso”. La observación fue formulada por Verónica Ramos. La funcionaria de EcoPlas insistió en la entrevista con EL DIARIO en que “el mundo nos está llamando a la economía circular. Una vez que finaliza la vida útil, (el plástico) no puede ir a un relleno sanitario, eso es un crimen ambiental, debe transformarse en otro producto que implica una nueva vida útil y da trabajo, o sea que cierra por todos lados”.

Analizó que “estamos frente a ese cambio de paradigma y por eso Ecoplas y toda la industria difunde este mensaje fundamentalmente frente a quienes tienen que promover políticas públicas. Sabemos que el problema está y en un momento hay que empezar. Pasa en todas las provincias, que hay pobreza, que no se trabaja, que hay basurales a cielo abierto”. Y en ese orden, reiteró que “lo que hay que modificar a través de políticas públicas es la conducta del ciudadano de tirar todo. No se trata de prohibir, sino de enseñar. Parece básico”, reflexionó antes de afirmar que “si necesitan acompañamiento, vamos a estar”.

Al margen

Mario Tonelli, director ejecutivo de la entidad visitante, comentó que en la Argentina, el 45% de los plásticos se consume en envases básicamente para alimentos. Mencionó que según la FAO hay una pérdida de alimentos de aproximadamente el 30% que terminan en desperdiciados por falencias en los envases. Los plásticos alargan la vida útil de todos los alimentos; en góndolas, preservan la higiene de los materiales lo que implica un ahorro importantísimo de alimentos en un mundo donde hay muchos millones de personas que no tienen cómo alimentarse, argumentó.

 

Recursos para reciclar

Tonelli, Ramos e Hilbretch de EcoPlas junto a miembros de la Fundación Petropack en la sede de esa organización. Foto Gustavo Cabral

En el abordaje de la problemática relativa a tomar el plástico como un recurso aparece que se separa poco el residuo por lo cual hay un 50% de capacidad ociosa en la industria recicladora, que no tiene flujo de materiales. A ese dato, suman que eso no hay una ley de envases a nivel nacional.

Si bien falta legislación, la gerenta de Asuntos Gubernamentales de EcoPlas rescató que hay un proyecto –al que consideró muy interesante– en la Cámara de Diputados de la Nación, de la diputada Soria, no solo relativo al plástico sino el resto de los materiales. “Estamos trabajando en conjunto para promover una ley de envases según la cual, el envasador aporta por cada envase puesto en el mercado un dinero y ese dinero conformará un fondo para poder reciclar los envases. También para educación y concientización, como ya existe en Europa hace muchos años, más de 20. En Argentina siempre estamos con temas coyunturales y temas como el ambiente quedan postergados, pero la problemática ya estalló. Entonces es hora que empecemos a trabajar”, concluyó.

Reflexionar sobre el posconsumo

Representantes de la entidad llegaron a Paraná, invitados por la Fundación Petropack para promover el uso responsable y reciclado de los plásticos.

La Fundación Petropack junto a EcoPlas organizó las Primeras Jornadas de Capacitación “Plástico y Medio Ambiente. Separación y Reciclado” declaradas de Interés Provincial mediante el Decreto Nº 3541 Ministerio de Economía.

Estas jornadas se desarrollaron en Paraná, y estuvieron destinadas a capacitar sobre el destino posterior al consumo del plástico, la concientización, el impacto en la economía de la reutilización, reciclado, recuperación, como así también la generación de energía a través de sus residuos.

“La Fundación Petropack trajo a Paraná esta temática que, en el marco de la responsabilidad social que venimos practicando desde 2005, es una cuestión fundamental”, comentó Inés Artusi a EL DIARIO. Agregó que “fue una primera instancia para reflexionar, capacitar, ver lo que se está haciendo con los residuos, y que consideremos al plástico como un recurso y no, como un residuo. La idea es que todos reflexionemos qué hacemos con el después, con el posconsumo. Se trata de encontrar alternativas entre todos y por eso se trabajan distintos públicos, desde emprendedores, empresas, sector gubernamental provincial, municipios. Tratamos de cubrir todos los públicos”.