4.7 C
Paraná
jueves, julio 9, 2020
  • Entre Ríos
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    La ardua tarea de darle un final a una causa judicial

    Los juzgados de Transición tienen la difícil tarea de darle un final a las causas que quedaron en proceso tras la implementación del Nuevo Código Procesal en Entre Ríos. Hace diez días se remitieron al archivo judicial 6.000 expedientes. La mayoría tenía estado de resolución de reserva hasta que prescribieran o que se produjera prueba que dinamizara el expediente.

     

    Néstor Belini / [email protected]

     

    El juez de Transición N°1 de Paraná, Carlos Ríos, informó a El Diario sobre la remisión al archivo judicial de expedientes que se encontraban el Juzgado.

    “Fue un movimiento habitual, periódico, que se hace de remisión de expedientes al archivo judicial, en el espacio que ocupa en el Juzgado de Ejecución de Penas, detrás de la Unidad Penal N°1. Son expedientes que tienen el rango procesal de archivado, todos tienen una resolución que puede ser de prescripción o archivo o de otra índole de acuerdo al trámite procesal de la causa”, precisó Ríos, y añadió que con el personal del Juzgado están “trabajando para la finalización de la tarea de la transición, en los dos Juzgados de Transición que quedan en Paraná. Se trata de un trabajo interno que muchas veces no se ve, que lleva mucho trabajo de manipulación de expedientes, de control físico y de una registración informática, para su empaquetamiento y su remisión final al archivo judicial, además de la tramitación de lo que son las causas propiamente dichas, en los dos juzgados hay causas relevantes y de importancia”.

    El movimiento que El Diario pudo registrar el 16 de junio consistió, según explicó el magistrado, en la remisión al archivo de 6.000 expedientes: “La remisión que se hizo en esta oportunidad de acuerdo a un turno que otorga el archivo del Superior Tribunal, consistió en todas las causas que fueron procesadas y archivadas en el año 2019, en nuestro caso de los ex Juzgados de Instrucción 3 y 5 de Paraná. La antigüedad o la data de las causas varía, es muy variable, estamos archivando y procesando causas muy viejas, hay de 2008 y 2009”.

    Además señaló que “están todas las causas que uno va cerrando durante el año, en este caso 2019. Están todos los amparos que se realizan, en tiempos normales son dos por juzgado, ahora estamos más complicados porque están ingresando uno por semana por la cuestión municipal”.

    Ríos indicó que los Juzgados de Transición heredaron 33.000 causas cuando comenzó la tarea de transición, a partir de la implementación del Nuevo Código en la jurisdicción Paraná, en septiembre de 2014.

    Reserva

    Ríos destacó que “la mayoría son causas que estaban reservadas, con resolución de reserva de hace muchos años. Las causas con resolución de reserva eran causas a las que les faltaba prueba para seguir tramitando o instruyendo y con esa resolución se guardaban, se depositaban en algún lugar hasta que operara la prescripción o apareciera alguna prueba que cambiara ese estado. Era una herramienta que tenía el sistema anterior ante la imposibilidad de tramitar todas las causas, es como que se hacía un criterio de selección y las causas que no tenían prueba o no se podía producir prueba, se establecía o se realizaba esa resolución de reserva y se guardaba, como se ve, en los paquetes en un determinado lugar por turno y por año, hasta que prescribiese o se completara la fecha de prescripción, todos los años se prescribían causas”.

    Respuesta

    El cierre de una causa es un proceso complejo que demanda mucho trabajo de selección, análisis y revisión. En este sentido, Ríos sostuvo: “Consideramos importante a cada caso en particular; a través de los años y del equipo de trabajo que se formó y más allá que sean causas viejas, consideramos a cada caso siempre viendo al justiciable detrás, tratando de dar una respuesta de calidad en la medida de lo que se pueda, porque si una causa está reservada sin pruebas, no es que la vamos a prescribir o archivar sin más, sino que tratamos de darle el mejor final. Se hace lo que se considera mejor para cada caso particular”.

    El caso Zappegno

    La aparición de prueba nueva hace activar la causa. Ríos recordó que “en ese paquete de reservas que encontramos nos apareció la causa Zappegno, por la desaparición del director de Arquitectura de la provincia (Mario Zappegno desapareció el 13 de febrero de 2000 y aún no se sabe nada de su paradero), que tenía resolución de reserva y cuando la encontramos pedimos informes y la activamos buscando alguna otra prueba antes de que prescriba”.

    Residual

    El juez Ríos precisó que “en nuestro Juzgado quedan entre 6.000 y 7.000 expedientes más”, que son residuales de los ex Juzgados de Instrucción 3 y 5 de Paraná, que componen el Juzgado de Transición N°1.

    El juez indicó que “esas causas ya están resueltas y ahora se está haciendo todo un trabajo de empaquetamiento, listado, control de efectos, porque esas causas reservadas tenían secuestro de vehículos o de otro tipo de elemento sobre los que hay que disponer su destino final, muchos autos, motos y otros elementos a los que se les da el destino final porque las causas van al archivo, están unos años y de acuerdo a la legislación después se expurga. Se trata de cerrar todas las cuestiones que tienen que ver con la causa, si hay elementos, en causas hemos encontrado pequeñas sumas de dinero, se llama al posible titular o víctima y se le devuelve, se hace todo ese trabajo”.

     

     

    Lo más leído